Cerca

s. Maximiliano M. Kolbe, sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales y mártir

S. Maximiliano M. Kolbe, 1936 S. Maximiliano M. Kolbe, 1936 

Los primeros años de vida

Maximiliano Kolbe nació el 7 de enero de 1894 en Zduńska-Wola, en una región polaca controlada por Rusia. El padre, un tejedor, y la madre, una partera, son cristianos fervientes: en el Bautismo eligen para él el nombre de Raymundo. Asiste a la escuela franciscana de Leópolis. En 1910 ingresó en la Orden de los Frailes Menores Conventuales, tomando el nombre de Maximiliano. Enviado primero a Cracovia y luego a Roma, permaneció allí durante seis años, graduándose en filosofía en la Universidad Gregoriana y en teología en el Colegio Seráfico. Fue ordenado sacerdote el 28 de abril de 1918.

La Milicia de la Inmaculada

En Roma, mientras jugaba al balón en campo abierto, empezó a perder sangre de la boca: tenía tuberculosis. La enfermedad la acompañará por el resto de su vida. Con el permiso de sus superiores, fundó la “Milicia de la Inmaculada”, una asociación religiosa para la conversión de todos los hombres a través de María. De regreso a Polonia, en Cracovia, aunque se graduó con todas las calificaciones, debido a su mala salud no puedo enseñar ni predicar, ya que no podía hablar mucho tiempo. Siempre con el permiso de sus superiores, se dedicó a la promoción de la “Milicia de la Inmaculada”, reuniendo a numerosos miembros entre los religiosos de su Orden, profesores y estudiantes de la Universidad, profesionales y campesinos.

El éxito de la revista “El Caballero de la Inmaculada”

Durante la Navidad de 1921, el Padre Kolbe fundó en Cracovia un periódico de pocas páginas, “El Caballero de la Inmaculada”, para difundir el espíritu de la “Milicia”. Trasladado a Grodno, a 600 kilómetros de Cracovia, creó una pequeña imprenta para imprimir el periódico, con máquinas viejas: con esta iniciativa consiguió atraer a muchos jóvenes, deseosos de compartir un estilo de vida franciscano inspirado en María. El periódico se difunde cada vez más. En Varsovia, gracias a la donación de tierras del conde Lubecki, fundó “Niepokalanów”, la “Ciudad de María”. El centro se desarrolló rápidamente: desde las primeras cabañas se pasó a los edificios, la antigua imprenta fue reemplazada por nuevas técnicas de composición e impresión. El “Caballero de la Inmaculada” pronto alcanzó una circulación de millones de ejemplares, mientras que se crearon otros siete periódicos.

La Ciudad de María en Polonia y en Japón

Con el ardiente deseo de expandir su Movimiento Mariano más allá de las fronteras polacas, Kolbe se fue a Japón, donde fundó la “Ciudad de María” en Nagasaki. Aquí, tras la explosión de la primera bomba atómica, los huérfanos de Nagasaki habrían encontrado refugio. Colabora con judíos, protestantes y budistas, seguro de que Dios siembra semillas de verdad en todas las religiones. También abre una casa en Ernakulam, en la costa occidental de la India. Para tratar la tuberculosis, regresó a Polonia a Niepokalanów.

Niepokalanów, refugio para refugiados y judíos

Después de la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, los nazis ordenaron la disolución de Niepokalanów. A los religiosos obligados a abandonar el centro, el P. Kolbe sólo les recomienda una cosa: “No olviden el amor”. Se quedaron alrededor de unos 40 frailes que transforman la ciudad en un lugar de acogida para los heridos, los enfermos y los refugiados. El 19 de septiembre de 1939, los alemanes sacaron al Padre Kolbe y a los otros frailes, llevándolos a un campo de concentración, de donde fueron liberados inesperadamente el 8 de diciembre. De vuelta en Niepokalanów, reanudaron su asistencia a cerca de 3500 refugiados, de los cuales 1500 eran judíos. Después de unos meses, sin embargo, los refugiados fueron cazados o capturados y el propio Kolbe, después de negarse a obtener la ciudadanía alemana para salvarse, fue encarcelado el 17 de febrero de 1941 junto con cuatro frailes. Después de ser maltratado por los guardias de la prisión, se vio obligado a vestir un hábito civil, porque el hábito franciscano “molestaba” a los nazis. El 28 de mayo fue trasladado al campo de exterminio de Auschwitz. Bajo el número 16670, fue puesto junto con los judíos porque era sacerdote y estaba a cargo del trabajo más duro, como el transporte de los cadáveres al crematorio.

La vida en Auschwitz y el testimonio en el búnker

Su dignidad como sacerdote anima a otros prisioneros. Un testigo recuerda: “Kolbe era un príncipe entre nosotros”. A finales de julio fue trasladado al Bloque 14, donde los prisioneros se dedicaban a la cosecha en los campos. Uno de ellos logra escapar: por eso diez prisioneros fueron destinados por los nazis al búnker de la muerte. El Padre Kolbe se ofreció a cambio de uno de los “elegidos”, un padre de familia, su compañero de prisión. La desesperación de los condenados se transforma en oración común dirigida por el Padre Kolbe. Después de 14 días sólo cuatro permanecen con vida, incluyendo al Padre Maximiliano. Entonces los guardias deciden acortar su agonía con una inyección de ácido fenólico. El Padre Kolbe ofreció su brazo, diciendo “Ave María”: estas fueron sus últimas palabras. Es el 14 de agosto de 1941.