Versión Beta

Cerca

s. Juliana Falconieri, virgen, fundadora de las Mantellates

s. Juliana Falconieri s. Juliana Falconieri 

Juliana tenía un talento indiscutible. Era hermosa. Una de esas mujeres que pueden hacer que los hombres pierdan la cabeza, sin importar la época. Esa en la que Juliana vive es la Edad Media y su ciudad es la Florencia de Dante Alighieri, que es contemporánea. Una ciudad en la que, mientras se desarrolla la amarga lucha entre los Güelfos y los Gibelinos - choque vértice entre la tiara y la corona - una fuerza que burbujea desde abajo se está extendiendo cada vez más, y tiene ganas de traficar con su genio emprendedor. Juliana es parte de esto porque el apellido es Falconieri y los Falconieri en Florencia a finales del siglo XIII eran una familia rica de mercaderes.

La niña con el manto

Pero no sólo el dinero vive en el Palacio Falconieri. Les envuelve una riqueza inmaterial y poderosa, la fe cristiana, que ya ha llevado a una descendencia de la familia a despojar todo y consagrarse a Dios. Alessio Falconieri, uno de los siete fundadores de los Siervos de María, es el hermano del padre de Juliana y ella se queda fascinada por la elección de vida del tío, tan alejada de los esquemas de una familia comprometida en hacer dinero. La niña crece despreocupada de su belleza, por la que conquista propuestas de matrimonio que rechaza con gracia oportuna. Juliana se siente atraída por la vida religiosa y frente a la apariencia de moda de las mujeres florentinas, prefiere el abrigo oscuro ancho del tipo que usa su tío. La misma vestimenta que pronto comienzan a llevar otras chicas de la rica burguesía que siguen a Juliana, más inclinadas, como ella, a servir a los pobres que a ser reverenciadas por ellos.

Amor en la Florencia que odia

Las "Manteladas", la cambian de nombre: para la Iglesia se convierten en la rama femenina de los Siervos de María. Mujeres de contemplación de rodillas, de caridad continúa en las calles. Que los miércoles y viernes de cada semana no tocan comida y los sábados están satisfechas con pan y agua. Florencia aprende a conocerlas, sembradoras de armonía en la red de venganzas cruzadas que ensangrienta la ciudad de Giglio. Los sacrificios de las "Manteladas” son como la única ofrenda para el final de esta era de odio. Juliana, en comparación con sus compañeras, tiene algo más que ofrecer. Hace tiempo que comenzó a sufrir con el estómago. Dolores punzantes, de esos que desgarran el temperamento más firme. Poco a poco, la chica del manto, a estas alturas ya mujer y guía durante décadas de su convento, ni siquiera es capaz de tragar ese poquito de comida que le sirve para sustentarse.

La "marca" morada

Así, el 19 de junio de 1341 parece el eje de una historia absurda. A esa mujer de Dios, a punto de apagarse, se le niega la posibilidad de recibir la Eucaristía por miedo a que no pueda tragarse la hostia consagrada. Juliana pide que se la coloque en su pecho, como solía hacer con los enfermos en el momento en que el sacerdote acompañaba el gesto con la oración. Pero, se dice, que algo increíble sucede con Juliana. La hostia desaparece. Juliana respira y, al recomponer el cuerpo, las monjas descubren una gran mancha púrpura al nivel del corazón del tamaño de la hostia, como si ésta se hubiera impreso en su cuerpo. Aún hoy, las "Manteladas" llevan en su hábito religioso esta marca en memoria de la última prodigiosa comunión de su fundadora. Clemente XII la canoniza en 1737.