Buscar

s. Fidel de Sigmaringen, sacerdote mártir

"Si me matan, aceptaré gustosamente la muerte por amor a Nuestro Señor. Lo consideraré una gran gracia ".

Mark Reyd, el futuro fraile Fidel, nació en 1577 en la familia burgomaestre de su ciudad. Es el más talentoso de los hermanos y por eso su padre lo hace estudiar. En 1604, un noble le confió la instrucción de algunos niños, entre los cuales sus propios hijos, y con estos niños, Mark inventa una especie de escuela itinerante entre Italia, España y Francia. Regresará a su hogar solo seis años después para graduarse en derecho y convertirse en el abogado de todos aquellos que no podían pagar uno.

De abogado para los pobres a fraile.

A los 34 años sorprende a todos y pide ser ordenado sacerdote. Pero quiere más: ingresa con los capuchinos de Friburgo, la orden religiosa que vive más rígidamente el espíritu franciscano original. Aquí cambia el nombre Mark por Fidel y comienza a vivir una vida de ayuno, penitencia y vigilias de oración. Como fraile, ocupó diversos cargos, estudió teología y se convirtió en guardian del convento de Weltkirchen, donde fue admirado por su valentía para atender a los enfermos durante la epidemia de peste. Pero, entre los fieles, el fraile Fidel es mejor reconocido como predicador pues con sus palabras siempre fuertes y ancladas a la Palabra, obtiene numerosas conversiones combatiendo contra las herejías. Sus discursos son simples y directos, entendibles por escritores y campesinos, pero sobre todo acompañados por el ejemplo de una vida orientada a la santidad.

La misión en la Suiza calvinista.

La voz del fraile Fidel es tan cristalina que se le confía una tarea delicada: ir a predicar en Rezia, una región que incluye el actual cantón suizo de los Grisones, el Tirol y parte de Baviera. Aquí, durante algunos años, había echado raíces el calvinismo, una doctrina similar a la Reforma Protestante, encabezada por el teólogo francés Giovanni Calvino. Las luchas entre calvinistas y católicos eran ya algo cotidiano y un fraile que predicaba el regreso a la fe de los padres difícilmente era bien visto. Un día, incluso durante la misa, alguien le dispara, pero no se desanima y continúa su misión. Incluso si él sabe que sus días están contados.

Fiel hasta el final, como su nombre.

El 24 de abril de 1622, el fraile Fidel acepta la invitación de los calvinistas de ir a predicar a Séwis. Él no sabe que es una trampa. Las peleas comienzan, pero él continúa, quiere completar su sermón. Veinte soldados armados lo rodean cuando abandona la iglesia y le ordenan que reniegue lo que acaba de decir, pero él no acepta tal cosa. Golpeado en la cabeza, es todavía traspasado con la espada, y apenas tiene tiempo para perdonar a sus asesinos. Fiel hasta la muerte, como su nombre lo indicaba. Cuando el maestro de novicios se lo impuso, había citado algunas palabras del Apocalipsis, que resultaron ser proféticas: "Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida". Todo parece haber terminado allí, pero no lo fue así, porque como sucede a menudo, la sangre de los mártires fecunda la tierra y, por lo tanto, la muerte del fraile Fidel consigue una rápida reconciliación entre católicos y calvinistas y el regreso de muchos a la fe de los padres.