Buscar

Vatican News

Pia Luciani: mi tío solía decir que había que "bajar, bajar" y amar a la gente

"Fue un segundo padre para mí". Así comenta la sobrina de Luciani la promulgación del decreto que reconoce la curación milagrosa atribuida a la intercesión de Juan Pablo I. El Papa Luciani será proclamado Beato.

Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

"Siempre le hemos considerado un santo, incluso cuando estaba vivo, y ahora que se le ha reconocido como beato es una gran satisfacción para nosotros". Con palabras vibrantes de emoción y afecto, la nieta de Juan Pablo I, Pia Luciani, reacciona a la noticia de que el Papa Francisco ha autorizado a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el decreto que reconoce un milagro atribuido a la intercesión de Juan Pablo I.

Pia Luciani es la primera de los 12 hijos de Edoardo, hermano de Albino Luciani. Ha visitado a su tío muchas veces en los diferentes lugares donde fue llamado a servir a la Iglesia.

¿Quién ha sido tu tío para ti?

Para mí fue un segundo padre. Él y mi padre eran completamente diferentes. Papá era bueno para algunas cosas, el tío era bueno para otras: el tío tenía más paciencia para escuchar. Recurrimos a él cuando necesitamos una buena palabra. Cuando podíamos discutir con papá, él era siempre el punto de referencia. Incluso le pedíamos algunos consejos cuando teníamos que tomar decisiones.

Albino Luciani fue un hombre de profunda fe: ¿qué legado les ha dejado en este sentido a ustedes, nietos, el Papa de la sonrisa?

Siempre estaba sonriendo, incluso cuando tenía pensamientos, nos animaba incluso cuando teníamos dificultades. Nos escuchó, nos aconsejó y luego nos animó a ser pacientes, a afrontar las cosas y a creer en la ayuda del Señor. Así que fue muy agradable hablar con él y confiar en él. Le visitaba a menudo. Dijo que debíamos ser pacientes y comportarnos bien, no sólo por nosotros mismos ante el Señor, sino también para dar un buen ejemplo a los demás.

¿Visitó a su tío durante los años en que fue Patriarca de Venecia, y luego también como Papa, en Roma?

Asistí a la Universidad de Lumsa y, después, todos los años la Universidad ofrecía cursos de actualización para profesores -yo daba clases en la escuela secundaria-, así que siempre iba a Roma por estos motivos. Ese año también bajé al curso y en esa ocasión también fui a ver a mi tío. Comimos juntos, hablamos... Fue la última vez que lo vi. Cuando era Patriarca de Venecia, iba a menudo, pero había empezado a visitarlo incluso cuando estaba en Vittorio Veneto. Era una persona de gran caridad y amor hacia los demás, además de ser fiel al Señor. Una vez que fui a visitarlo a Venecia, la monja me pidió que le dijera a su tío que le dejara comprar calcetines para él: "Sus calcetines están todos rotos", dijo. Le dije: "Pregúntale, tú que estás aquí...". La monja me contó que lo había intentado, pero que él le había dicho: "Hermana, eres tan buena con la aguja, encuentra la manera de arreglarlas de nuevo y luego con este dinero haremos feliz a algún pobre. Cuando ya no aguanten más, vamos a ver qué podemos hacer". 

Así que se preocupaba mucho por los pobres. También había estado en África....

Se relacionaba con personas de casi todo el mundo. Te lo puedo decir porque yo coleccionaba sellos y él me apartaba los sobres con los sellos. Algunos vinieron de Australia, otros de África y otros de América Latina. Uno vino de Polonia, de la secretaría del que después de él iba a ser Papa. Así que ya tenía muchas relaciones. Tenía una visión muy amplia y estaba al tanto de situaciones prácticamente en todo el mundo. Estaba muy interesado y trataba de aconsejar a sus sacerdotes también: si había una necesidad en África, si alguien quería bajar...

La experiencia del Concilio Vaticano II también fue fuerte para él...

Fue una experiencia maravillosa para él. Le gustaba mucho estar entre toda esa gente, también porque tenía muchas curiosidades, quería ampliar sus conocimientos. Así que, si encontraba a alguien que también estuviera dispuesto a hablar, a expresar sus experiencias, a contarlas, tal vez le diría: antes de ir a casa, ven que te llevaré a mi hermano, ven que te llevaré a mi diócesis para que conozcas mi país y mi diócesis.

En su escudo destaca la palabra Humilitas. Humildad: ¿una palabra central en la vida de su tío?

Solía decir que hay que mantenerse "bajo, bajo", porque cada uno tiene sus límites y sus defectos -que hay que tratar de eliminar, por supuesto-, pero incluso en comparación con los demás no hay que creerse superior. Aunque tenía una gran cultura, aunque tenía enormes talentos, siempre estaba "en el rincón". Una vez le acompañé a una reunión. En un momento dado alguien dijo: 'No entiendo, el Patriarca de Venecia no está aquí, no ha llegado todavía, suele ser puntual...'. Entonces descubrieron que estaba en el fondo de la sala. Pensaban que llegaría en un coche con mucha pompa, pero en cambio estaba en un rincón, rezando el Rosario mientras esperaba que empezara la asamblea.

¿Cómo vivió su muerte, tras sólo 33 días de pontificado?

Le teníamos mucho cariño y por eso para mí fue un gran sufrimiento. Fui la primera en ser informada porque mi padre, que entonces era presidente de la Cámara de Comercio de Belluno, estaba en Australia. Afortunadamente, antes de ir a Australia había venido a Roma para despedirse de su hermano. Como él no estaba y yo era la hija mayor, me informaron de la muerte de mi tío. Fue un gran shock para todos.

¿Cuál cree que es el legado, la palabra, que el Papa Luciani dice a la Iglesia de hoy?

Diría que hay que poner el mayor esfuerzo que podamos y luego dejar el resto al Señor. También cuando teníamos algún problema nos decía: "Compórtate así, aunque los demás no sean siempre correctos contigo, trata de serlo, trata de querer a la gente".

13 octubre 2021, 11:56