Buscar

Vatican News

Luník IX, el gueto gitano rechazado por todos, espera la bendición del Papa

En las afueras de Košice hay un barrio de 5.000 personas de origen gitano que se ven obligadas a vivir en condiciones de degradación y pobreza, sin gas, electricidad ni agua corriente. Una porción de tierra de la que todo el mundo ha huido, excepto los salesianos que llevan a cabo una importante labor pastoral desde 2008. Esta tarde la visita del Papa: "El mayor acontecimiento jamás vivido aquí".

Salvatore Cernuzio - Ciudad del Vaticano

Todo el mundo ha huido siempre de Luník IX. Los soldados y policías, a los que el régimen comunista había asignado casas a finales de los años 70, han huido. Los profesores, exasperados por las clases de niños indisciplinados y despistados, han huido. Los sacerdotes, enviados en misión por la diócesis, han huido, al igual que los propios gitanos, acosados por la usura, las luchas entre clanes, el racismo, pero sobre todo por las degradantes condiciones de vida en edificios en ruinas que carecen de calefacción y agua potable.

Un éxodo que ha reducido la población a la mitad 

Parece que nunca amanece en este gueto de las afueras de Košice, el equivalente eslovaco a una barriada, una favela, un barrio de chabolas. Concebido inicialmente como un barrio de viviendas para los miembros del ejército, y luego, por ley nacional el 1 de octubre de 1990, establecido como un distrito urbano separado con su propio gobierno autónomo, hoy esta franja de tierra alberga la mayor densidad de población romaní de Eslovaquia y probablemente de toda Europa. Hay unos 4.300 habitantes, una cifra difícil de establecer dado que muchos de ellos se marchan a Bélgica o Inglaterra o a alojamientos improvisados en la ciudad, pero que nacen otros tantos cada mes. Hasta hace unos años, había casi 8.000 habitantes, pero esta cifra se ha reducido a la mitad desde el éxodo que comenzó en el año 2000.

Niños abandonados a su suerte

Es demasiado difícil luchar diariamente contra la miseria más negra, que toma la forma de los siete u ocho edificios ruinosos y llenos de hollín, contra los que destacan los colores brillantes de la ropa colgada en los balcones. Del vientre de estos edificios surgen los rostros de niños cubiertos de suciedad: juegan en los riachuelos de un río seco, lleno de basura, o deambulan por los bosques de los alrededores. 800 de ellos están matriculados en la escuela, pero van cuando les apetece, escapando del control de sus profesores y padres.

 En el interior de un edificio en ruinas en Luník IX
En el interior de un edificio en ruinas en Luník IX

Salesianos en misión desde 2008

Luník IX es un lugar olvidado por los hombres, pero no por Dios, como atestigua la presencia de un grupo de salesianos, los únicos que no han huido en los últimos trece años. Desde el 1 de octubre de 2008, llevan a cabo una intensa actividad pastoral destinada a garantizar la educación y la formación de jóvenes y niños, que de otro modo estarían resignados a un destino delictivo. Incluso los seguidores de Don Bosco necesitan irse un día a la semana o un fin de semana entero, si no un mes, para "respirar otro aire". Lo que traducido significa: salvaguardar su propio bienestar psicológico.

Don Pedro, el cura gitano

El Papa Francisco llegará a esta realidad herida esta tarde, para una de las etapas más significativas de su viaje a Eslovaquia. "Peter Bešenyei, un sacerdote que ha consagrado su vida al servicio de los gitanos, dijo a Vatican News. Ha escrito libros ("El silencio de los gitanos" y "Matemos al racista que llevamos dentro") y lleva años apoyando la causa de la comunidad. Le contará al Papa la vida y las dificultades del gueto y, sobre todo, las actividades del Centro Pastoral Salesiano que dirige. Una especie de barrio dentro del barrio, construido gracias al municipio de Košice e inaugurado en 2012. Actualmente consta de una casa para los sacerdotes que viven y duermen allí, un gimnasio, un espacio para reuniones de grupo y la Iglesia del "Cristo Resucitado". Para los gitanos es un punto de referencia: pueden encontrar de todo en su interior, incluso una lavandería.

 El padre Peter Bešenyei, el sacerdote que dedicó su vida a servir a los gitanos
El padre Peter Bešenyei, el sacerdote que dedicó su vida a servir a los gitanos

Los salesianos son, en definitiva, una garantía para los eslovacos que ignoran, o pretenden ignorar, la existencia de Luník. "Alguien empezó a venir a ayudar. Los propios gitanos han ido rompiendo poco a poco el muro de la desconfianza hacia el exterior.

La llegada del Papa

"Todo el mundo está contento de que el Santo Padre venga. Dicen: "Ni los ministros ni los presidentes han conseguido hacer cambios aquí. Sólo el Papa lo ha hecho". Indirectamente, Francisco ha mejorado sus vidas", dice el padre Peter. "Muchos gitanos no son creyentes, pero reconocen la autoridad moral del Papa. El hecho de que vaya a visitarles a sus casas hace que vean al Papa como una figura cercana. ¿Puedo invitarle a comer? ¿Puedo invitarle a una cerveza?", preguntan. Están contentos... contentos sobre todo con el cambio material. Pero nos gustaría que el cambio fuera sobre todo espiritual. Los gitanos son creyentes por naturaleza, confían en un ser superior, y nosotros aprovechamos cualquier circunstancia para llevarles el Evangelio. Por ejemplo, cuando vienen a pedirnos que bauticemos a sus hijos, aunque lo hagan casi como si fuera un ritual mágico. Para nosotros, sin embargo, es una ocasión pastoral...".  Y en Luník vivimos sobre todo de las ocasiones.

La vida cotidiana en el barrio gitano Luník IX de Košice
La vida cotidiana en el barrio gitano Luník IX de Košice

Entrevista desde Eslovaquia al portavoz de los Salesianos de Don Bosco 

"El encuentro del Papa con los gitanos será un acontecimiento muy significativo para toda Eslovaquia, no sólo para la Iglesia. La elección del Papa de reunirse precisamente con esta comunidad gitana nos invita a realizar una conversión más profunda hacia esta minoría gitana. En segundo lugar, también esperamos un fuerte llamamiento del Papa a los propios gitanos para animarles a dar pasos hacia una convivencia más abierta y concordante. En tercer lugar, esperamos que las palabras del Papa sean también una forma de reconocimiento público de todos los que trabajan en la pastoral gitana en Eslovaquia" ha dicho el padre Rastislav Hamráček, portavoz de los Salesianos de Don Bosco, a uno de nuestros corresponsales en Eslovaquia. 

 

14 septiembre 2021, 10:10