Buscar

Vatican News
8 aniversario de la visita del Papa Francisco a Lampedusa, Italia 8 aniversario de la visita del Papa Francisco a Lampedusa, Italia 

Francisco: hace ocho años, desde Lampedusa, la indicación de una ruta

Lampedusa fue el primer lugar al que el Papa quiso llegar, el 8 de julio de 2013, impulsado por el deseo de llevar consuelo y cercanía a los migrantes y refugiados que desembarcaron en la isla. Pero también para apoyar a la comunidad lampedusiana comprometida con la acogida de los recién llegados. Desde Lampedusa, el Pontífice lanzó un reto al mundo para superar la indiferencia hacia los más débiles. En la entrevista con Paolo Beccegato, de Cáritas italiana, la lectura de esa histórica visita.

Adriana Masotti - Ciudad del Vaticano

Hace ocho años el Papa Francisco visitó Lampedusa, su primer viaje como Papa fuera del Vaticano. Un evento inolvidable que reveló al mundo qué idea de Iglesia tenía Francisco y cuál sería el estilo de su pontificado. En esta ocasión, el aniversario ve al Papa hospitalizado en el Gemelli, por lo que no se recordará, como en años anteriores, con una misa dedicada a los migrantes. El 8 de julio de 2020, el Papa Francisco lo había celebrado en la capilla de la Casa Santa Marta, en presencia del personal de la sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. El año anterior había presidido la celebración en el altar de la Cátedra de San Pedro, con la participación de migrantes, refugiados y trabajadores a su lado.

La petición de perdón por el sufrimiento de los inmigrantes

El Papa había sentido que tenía que ir a la isla, símbolo de dolor y esperanza para tantos, conmovido por las recurrentes noticias de migrantes que han muerto tratando de cruzar el Mediterráneo, tan recurrentes como para pasar casi desapercibidas. "Una espina en el corazón" para el Papa. Desde Lampedusa, Francisco habló de la "globalización de la indiferencia", de nuestra incapacidad para derramar lágrimas por las mujeres, hombres y niños víctimas del mar y de nuestro egoísmo. El viaje a la isla pretendía despertar las conciencias para que no se repitiera lo que tantas veces había ocurrido: sabemos que no fue así. Ese día su oración fue para pedir al Señor "perdón por la indiferencia hacia tantos hermanos y hermanas", "perdón por los que se han acomodado y encerrado en su propio bienestar que lleva a la anestesia del corazón", "perdón por los que con sus decisiones a nivel mundial han creado situaciones que llevan a estos dramas", y para que la comunidad internacional tenga "el valor de acoger a los que buscan una vida mejor".

Un gruppo de migrantes atraviesa el Mediterráneo
Un gruppo de migrantes atraviesa el Mediterráneo

Beccegato: la relevancia de las palabras del Papa

La visita de Francisco a Lampedusa fue una petición de conversión dirigida a la Iglesia y al mundo, una llamada a sentir el dolor de los demás en su propia piel. Hace un año, Cáritas Italia eligió la fecha del 8 de julio para lanzar, junto con FOCSIV, la campaña "Danos hoy nuestro pan de cada día", con el fin de recaudar fondos para los más pobres del mundo, campaña que se relanzará hoy a través de un seminario web. La inmigración es un drama que "requiere ser afrontado no con la lógica de la indiferencia, sino con la lógica de la hospitalidad y del compartir para proteger y promover la dignidad y la centralidad de todo ser humano", dijo el Papa en Lampedusa, incluyendo, junto a los migrantes y refugiados, a todos los excluidos y olvidados.

Entrevista con Paolo Beccegato

Paolo Beccegato, el 8 de julio de 2013, el Papa pronunció palabras fuertes, acompañadas de gestos de gran cercanía a los migrantes y refugiados que aún llevaban en sus ojos el dolor por los compañeros de viaje que no habían llegado. ¿Podría comentarlos para nosotros?

Esas palabras del Papa siguen siendo terriblemente pertinentes. Sobre todo, porque, a pesar de la pandemia, el fenómeno de las migraciones y, en particular, el número de refugiados sigue aumentando año tras año, y los refugiados son aquellos que se ven obligados a abandonar sus hogares, especialmente a causa de las guerras y de las graves violaciones de los derechos humanos. Así que, de alguna manera, el Papa expresa su total conciencia de que esto es una prueba de fuego de lo mal que están las cosas en el mundo. Los fenómenos migratorios son como un espía, señalan un gran malestar de la humanidad, queramos o no entenderlo. Por eso dice entonces: cuidado con la indiferencia, cuidado con acostumbrarse a las muertes en el mar y a los dramas que ocurren en el mundo porque esta es la realidad, nos toca tomar conciencia de ella y hacer algo para cambiar.

Esa visita fue una fuerte provocación para todos. ¿Qué ha madurado desde entonces en la Iglesia en ese sentido?

Ese viaje fue emblemático de su visión de la Iglesia y creo que ha cambiado mucho. Se trata de un cambio interior, profundo y espiritual de nuestra percepción de nuestro ser Iglesia, también porque su mensaje es por ahora constante en el contenido y en el estilo, pensemos también en el tema de la ternura o de la bondad bien expresado en la última encíclica Fratelli tutti, el tema de la amistad social. Así que creo que se está produciendo una especie de metamorfosis interior, me viene a la mente San Pablo cuando habla de este "revestirse de Cristo". El Papa nos lleva por este camino de una Iglesia que recuerda a las primeras comunidades, una Iglesia que en la misión, en la salida al mundo entero es de hecho plenamente ella misma.

Pero luego también en la práctica se han puesto en marcha procesos de solidaridad, pienso, por ejemplo, en los corredores humanitarios o en las parroquias y comunidades que se han sentido urgidas a abrir sus casas...

Sí, ciertamente en Italia y me atrevo a decir que en todo el mundo: el tema de la acogida es otro mensaje muy fuerte de Francisco y estos nuevos instrumentos, los corredores humanitarios, permiten entrar de forma legal y segura en Italia y en Europa. La acogida en nuestras parroquias, en nuestras comunidades ha crecido, pero no olvidemos que alrededor del 80, 85% de los desplazados permanecen dentro de los países donde hay guerras y violencia, mientras que los refugiados que huyen a través de las fronteras, permanecen en su gran mayoría en los países vecinos. Hemos recibido noticias, por ejemplo, de que la situación en Afganistán está a punto de estallar y, por tanto, habrá miles de personas que seguramente se volcarán en Irán y Pakistán primero, y luego llegarán en un porcentaje muy pequeño aquí, por lo que este mensaje del Papa no se aplica sólo a la Iglesia, sino que es un mensaje universal que nos obliga de alguna manera a arremangarnos, pero el Papa nos hace hacerlo con la conciencia de la dignidad que merecen estas personas y reconociendo los derechos que antes se les negaban.

 De hecho, lo que ha faltado o no ha estado a la altura es la respuesta al llamamiento de Francisco desde el punto de vista político...

Quiero subrayar dos cosas: con respecto a la pandemia, los migrantes y los refugiados se encuentran entre los grupos más vulnerables y también los más afectados y menos protegidos. Precisamente por eso, el 8 de julio de 2020, en recuerdo del viaje del Papa a Lampedusa, lanzamos la campaña: "Danos hoy nuestro pan de cada día", pensando en la pandemia, pero también pensando en que con la pandemia el hambre en el mundo ha vuelto a aumentar y la pobreza absoluta ha aumentado de una manera mucho más decisiva que antes, por lo que de alguna manera una vez más este viaje nos ha ayudado a abrir más los ojos y también a hacer algo concreto. En cuanto a las instituciones: ciertamente, sobre todo las de Europa y las de los países más ricos del mundo, donde, de hecho, el tema de la inmigración también es fuertemente explotado por la política, las instituciones podrían ciertamente hacer mucho más. Yo diría que en general hoy hay una mayor recepción del lenguaje del Papa y también una cultura que creo que en los últimos años ha dado pasos adelante para no discriminar sistemáticamente a las personas, pero desde el punto de vista político de la legislación, de los tratados, de reglamentos - pienso en el Tratado de Dublín y otros - los avances han sido ciertamente escasos y de hecho aún hoy el fenómeno se gestiona sustancialmente en la ola de emergencias que se suceden o por las tragedias en el mar o por los desembarcos, pero de hecho no existe una legislación que haya implementado de manera integral las indicaciones del Papa Francisco, por lo que aún queda mucho por hacer.

De hecho, seguimos contando las víctimas de los naufragios, luego está el tema de Libia, está la Unión Europea a menudo ausente. También hemos visto toda la polémica sobre las ONG de hace un tiempo. ¿Qué podemos decir de todo esto?

Por un lado, ese lenguaje violento contra las ONG, la polémica sobre las operaciones de rescate en el mar, las acusaciones incluso de vínculos con los traficantes, esa fase está un poco superada, afortunadamente. Pero el fondo no ha cambiado y, como decía antes, en primer lugar, están las enormes desigualdades: estas personas proceden principalmente del África subsahariana y en parte de Asia debido a dos grandes factores, las enormes diferencias socioeconómicas con los países más ricos y las guerras, la violencia, la negación de los derechos humanos, por lo que hay que buscar las causas profundas del fenómeno migratorio. Luego están los países de tránsito, como todo el norte de África, en particular Libia y Túnez, pero también los países inmediatamente anteriores, pienso por ejemplo en Chad y Malí, con los que Europa ha firmado tratados esencialmente para contener los flujos migratorios. Estos acuerdos, a veces muy costosos para la Unión Europea, como el de Turquía, se disfrazan a menudo de acuerdos de cooperación internacional al desarrollo, pero en realidad sirven para contener los flujos migratorios y, como sabemos muy bien, en algunos casos no se preocupan por las condiciones de vida de los migrantes en estos países. Ciertamente, por lo tanto, si miramos el mundo en la perspectiva del Papa Francisco, es decir, la protección de la dignidad de la persona, incluso estos acuerdos en muchos casos deben ser completamente rehechos

08 julio 2021, 10:45