Buscar

Vatican News
Bratislava, capital de Eslovaquia Bratislava, capital de Eslovaquia 

La Iglesia eslovaca espera al Papa: alentará nuestra fe

Tras la confirmación de la visita de Francisco a Bratislava y otras tres ciudades eslovacas, del 12 al 15 de septiembre, habla el portavoz de los obispos locales, el padre Kramara. "Es una gran alegría, viene a animar nuestra fe debilitada por el consumismo y el individualismo". En el Santuario Mariano de Šaštin el Papa participará en la peregrinación nacional que los eslovacos defendieron con ahínco durante el comunismo

Fabio Colagrande - Ciudad del Vaticano

El domingo 4 de julio, al final del Ángelus, el Papa Francisco confirmó lo que ya había anticipado en marzo durante el viaje que le trajo de vuelta a Roma desde Iraq: del 12 al 15 de septiembre visitará Eslovaquia. El Papa explicó que el día 12 por la mañana, antes de ir a Bratislava, estará en Budapest, Hungría, para concelebrar la misa de clausura del Congreso Eucarístico Internacional y luego, a partir de la tarde, pasará tres días en la joven república de Europa Central y Oriental. El anunciado por Francisco será el segundo viaje apostólico en 2021 y la cuarta visita de un Pontífice a Eslovaquia después de los tres viajes de Juan Pablo II, que fue a Bratislava en 1990 y luego visitó la República Eslovaca independiente en 1995 y 2003. Don Martin Kramara, portavoz de la Conferencia Episcopal Eslovaca, habló con Radio Vaticano sobre las reacciones a esta confirmación y las expectativas de la Iglesia eslovaca ante el viaje.

Debo decir que todos estábamos ya entusiasmados cuando escuchamos las palabras del Santo Padre en el vuelo de regreso de Iraq, cuando habló de una posible visita a Bratislava. Ya estábamos muy contentos entonces, pero cuando recibimos la confirmación, en el Ángelus del 4 de julio, fue un momento realmente entusiasmante... Estaba comentando las palabras del Papa para nuestra televisión católica y debo decir que estaba tan emocionado que no podía traducir... Luego, las reacciones de la presidenta de la República, la señora Zuzana Čaputová, que inmediatamente expresó su gran alegría, porque el Estado eslovaco también se prepara para recibir al Papa con gran felicidad. Pero el presidente de la Conferencia Episcopal Eslovaca, monseñor Stanislav Zvolenský, también reaccionó inmediatamente, diciendo que para toda la Iglesia es un momento extraordinario. Naturalmente, es un anuncio que trae a la memoria las visitas de San Juan Pablo II, que fueron un gran estímulo para todo el país. Con la misma alegría recibiremos hoy al Santo Padre Francisco, no vemos la hora.

¿Esperaban la visita de Francisco?

Como es sabido, somos un país con un territorio pequeño y sólo en 1993 nos separamos, de forma pacífica, de Checoslovaquia y la República Checa. Luego, con el tiempo, se creó nuestra Conferencia Episcopal y tuvimos una organización eclesial autónoma como Eslovaquia. Podría decir que precisamente por ser un país pequeño no esperábamos este anuncio. En varias ocasiones, de hecho, nuestros obispos habían invitado al Santo Padre y a menudo nuestros fieles nos preguntaban cuándo vendría el Papa Francisco. Pero les contestamos que el Papa tenía otras cosas que hacer, muchos compromisos más importantes que nosotros que afrontar. Les dijimos que no podíamos esperar demasiado su visita.  Por eso, cuando el Santo Padre anunció el viaje fue realmente una gran sorpresa, una gran alegría, porque realmente necesitamos aliento para nuestra fe.

¿Cuáles son los principales desafíos de la Iglesia eslovaca en la actualidad?

Uno de los grandes desafíos que tenemos que afrontar, tras la caída del comunismo, es naturalmente la secularización. El período de persecuciones, sufrido durante cuarenta años de comunismo, en el que la Iglesia estuvo sometida a una gran presión, ya es lejano. Para nosotros fue un momento muy difícil, pero al mismo tiempo la gente sintió una fuerte necesidad de permanecer fiel al Evangelio y al Santo Padre, de combatir por su fe. Hoy que, paradójicamente, por fin hay libertad y nos estamos enriqueciendo desde el punto de vista material, en cierto sentido es más difícil explicar a los jóvenes por qué es importante mantener nuestras raíces, mantener nuestra fe, vivir según la fe, sin correr sólo detrás de las cosas materiales y, por tanto, no tener el consumismo como prioridad. Así que el primer reto para nosotros es precisamente la secularización y el consumismo. Tenemos una gran necesidad de ser alentados en la fe. Luego está el desafío del individualismo, la tendencia a olvidar a los débiles. Por desgracia, cuando mejoramos nuestras condiciones económicas se tiende a olvidar a los débiles, a los que se quedan atrás. Se trata de una advertencia importante y oportuna que el Santo Padre repite muchas veces: no debemos olvidar a los que quedan atrás. Aunque nos encontremos en una situación de desarrollo, debemos tratar de mirar a nuestro hermano y hermana que están en dificultades, y este es también el mensaje de Fratelli tutti. Por supuesto, siempre traducimos al eslovaco las encíclicas, las exhortaciones y todos los documentos del Pontífice y tratamos de distribuirlos y hablar de ellos con la gente. Pero una cosa es hablar de un documento y otra muy distinta es la llegada del Papa en persona que nos hablará cara a cara. Así que, también en este sentido, esperamos un aliento para nuestra fe, por el bien común, para no olvidar a los que se han quedado atrás.

Según se ha anunciado, el Papa visitará no sólo Bratislava, sino también otras tres ciudades...

Naturalmente, la visita comenzará desde Bratislava, que es la capital, pero también la sede de nuestra metrópoli occidental. Porque en Eslovaquia hay dos metrópolis católicas latinas: la de Bratislava y la oriental de Košice. Así que este será el segundo lugar de la visita del Santo Padre. Luego está la metrópoli bizantina, o greco-católica, como la llamamos nosotros, que está en Prešov y que será el tercer lugar visitado por el Papa, que viene a encontrarse no sólo con los latinos sino también con los bizantinos. Pero después de Bratislava, Košice y Prešov, Francisco visitará un santuario muy importante para nosotros: el de Šaštin, en la parte occidental de Eslovaquia, donde cada año, el 15 de septiembre, tiene lugar la gran peregrinación nacional con motivo de la fiesta de la Virgen de los Dolores. De hecho, cuando nuestros obispos se enteraron de que el Papa vendría después del Congreso Eucarístico Internacional de Budapest, que se clausura el 12 de septiembre, esperaban realmente que pudiera participar en esta peregrinación tan importante para nosotros, y Francisco aceptó. En esta ocasión los eslovacos van a rezar a la Virgen de los Siete Dolores, como la llamamos, y es una peregrinación muy importante que la Iglesia eslovaca llevó a cabo con valentía incluso durante el comunismo, a pesar de que el régimen totalitario estaba muy en contra e intentó cancelarla, como canceló todas las órdenes religiosas, pero sin conseguirlo. La peregrinación anual a Šaštin se mantiene hoy en día y se hará el próximo 15 de septiembre, cuando también participará el Papa Francisco.

 

09 julio 2021, 18:13