Buscar

Vatican News

Argentina, la oración del Papa por los enfermos de Covid

"Los bendigo, vayan adelante así" son las palabras con las que el Papa animó al grupo de compatriotas del movimiento "Entretiempo", que le escribieron para contarle que ellos rezan a diario el Rosario por las personas afectadas por el coronavirus, una experiencia nacida de forma espontánea.

Alessandro De Carolis - Ciudad del Vaticano

Incluso una nota puede marcar la diferencia entre el dolor y el consuelo, sobre todo si la dirección es Casa Santa Marta y el destino el otro lado del océano. Y más aún si ese "¡adelante!", completo con signo de exclamación, que destaca en blanco y negro, llega a un país como Argentina, que ha sido absorbido por la vorágine de la pandemia de manera muy grave.

Respuesta al día siguiente

Todo ocurrió en un espacio de tiempo muy corto. Hacia el mediodía del 27 de julio, Rodrigo Fernández Madero, del movimiento argentino Entretiempo, envió un correo electrónico al Papa para contarle una iniciativa que había surgido sin que nadie la hubiera planeado, pero que era el resultado de los duros momentos que se vivían en todo el mundo: la noticia de amigos comunes enfermos de Covid, la propuesta de rezar el Rosario por ellos, enlazados a distancia, y las filas de los "iniciadores" que rápidamente se engrosaron y continuaron cada día de la misma manera. El 28 de julio llegó la carta de Francisco: "Querido hermano, gracias por tu correo electrónico. Y muchas gracias por rezar el rosario. A ti y a todos los amigos de Entretiempo les envío un cordial saludo y mi bendición. Sigan con el buen trabajo". "Han pasado menos de 24 horas y el Papa me ha contestado", hizo saber con asombro Fernández Madero a la agencia católica argentina AICA, que informó del intercambio de mensajes con el Pontífice y envió también la imagen de la nota manuscrita.

"El Papa se ocupa de nosotros".

El 14 de julio, Argentina superó la triste barrera de los 100.000 muertos por el coronavirus y se sumaron otros 5.000, tras los cerca de 300 fallecidos en las últimas 24 horas. El vertiginoso pico de contagios se había producido entre abril y mayo y ahora, como en casi todas partes, es la variante del Delta la que preocupa. Para este grupo de devotos argentinos de la Virgen María, la solidaridad del Papa ha aliviado una gran preocupación. "Me parece un gesto de inmenso amor por su parte", dijo Fernández Madero a AICA, "el habernos dedicado este tiempo tan rápido, teniendo en cuenta todo lo que tiene que hacer, para ocuparse de esta parte de la Iglesia, en Buenos Aires". Un "hermoso gesto" que nació el pasado 3 de junio tras la hospitalización de dos amigos de Entretiempo por complicaciones derivadas del coronavirus. "Desde ese día, todas las noches a las 22 horas, nos conectamos a través del Zoom para rezar los misterios del rosario. Al principio éramos unos 100, y ahora hay días en que tenemos más de 250 conexiones. Y no faltan personas que "estaban lejos de la vida de fe".

30 julio 2021, 15:00