Buscar

Vatican News

Francisco reza por Colombia tras los episodios de violencia

"Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han causado muertos y heridos. Hay muchos colombianos aquí en la plaza, recemos por su patria", dijo el Papa tras rezar el Regina Coeli. En sus saludos, el Pontífice rezó por la paz en Jerusalén así como por las víctimas del atentado en Kabul, Afganistán. También recordó la beatificación del juez Rosario Angelo Livatino quien fue asesinado por la mafia por no "corromperse" y saludó a todas las madres del mundo que hoy celebran su día especial.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Tras rezar la oración mariana del Regina Coeli, en el VI Domingo de Pascua, el Papa Francisco pronunció sus habituales saludos a los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.

Colombia en el corazón de Francisco

En esta ocasión, el Santo Padre dedicó un pensamiento especial al pueblo colombiano que en los últimos días ha sufrido estallidos de violencia y descontento social a causa de la reforma tributaria: "Quiero expresar mi preocupación por las tensiones y los enfrentamientos violentos en Colombia, que han causado muertos y heridos. Hay muchos colombianos aquí en la plaza, recemos por su patria", dijo Francisco.

Paz en Jerusalén y el atentado en Kabul

Por otro lado, el Pontífice manifestó que sigue con especial preocupación los acontecimientos que están teniendo lugar en Jerusalén.

 

"Rezo para que sea un lugar de encuentro y no de enfrentamientos violentos, un lugar de oración y de paz. Invito a todos a buscar soluciones compartidas para que se respete la identidad multirreligiosa y multicultural de la Ciudad Santa y prevalezca la fraternidad. La violencia sólo genera violencia. Basta de enfrentamientos", pidió el Papa.

Asimismo, el Obispo de Roma rezó por las víctimas del atentado terrorista que tuvo lugar ayer en Kabul: "Una acción inhumana que golpeó a tantas jovencitas a la salida de la escuela. Recemos por cada uno de ellas y por sus familias. Y que Dios conceda la paz a Afganistán".

Beatificación del juez Rosario Angelo Livatino

En su alocución, Francisco también recordó que hoy, en Agrigento, ha sido beatificado Rosario Angelo Livatino, mártir de la justicia y de la fe.

“En su servicio a la comunidad como juez recto, que nunca se dejó corromper, se esforzó por juzgar no para condenar sino para redimir. Su trabajo lo puso siempre bajo la protección de Dios; por eso se convirtió en un testigo del Evangelio hasta su heroica muerte. Que su ejemplo sea para todos, especialmente para los magistrados, un estímulo para ser fieles defensores de la legalidad y la libertad. ¡Aplaudamos al nuevo Beato!”

El Papa saluda a las madres y a los afectados de fibromialgia

Igualmente, como cada domingo, el Pontífice saludó a todos los romanos y peregrinos, agradeciéndoles por su presencia y en particular, saludó a las personas que padecen fibromialgia: "Les expreso mi cercanía y espero que crezca la atención a esta enfermedad a veces olvidada", dijo.

Antes de despedirse, el Papa dedicó unas palabras especiales a las madres que en Italia y en otros países del mundo como Perú, Brasil y Colombia, hoy celebran el "Día de la Madre".

"Este domingo se celebra el Día de la Madre en muchos países. Saludamos a todas las madres del mundo, incluso a las que ya no están con nosotros. ¡Aplaudamos a las madres!", concluyó Francisco deseando a todos un buen domingo.

09 mayo 2021, 12:30

¿Qué cosa es el Regina Coeli?

La antífona del Regina Coeli (o Regina Caeli) es una de las cuatro antífonas marianas (las otras son el Alma Redentoris Mater, el Ave Regina Coelorum y el Salve Regina).

Fue el Papa Benedicto XIV, en 1742, en prescribir que fuera recitada en vez del Ángelus y estando de pie, como signo de victoria sobre la muerte, durante el Tiempo Pascual, es decir, del domingo de Pascua hasta el día de Pentecostés.

Es recitada, como el Ángelus, tres veces al día: al alba, a mediodía y al ocaso, para consagrar la jornada a Dios y a María.

Esta antigua antífona se remonta, según una pía tradición, al VI o al X siglo, mientras su difusión está documentada desde la primera mitad del XIII siglo, cuando es introducida en el Breviario franciscano. Está compuesto por cuatro breves versos cada uno de los cuales se concluye con el Aleluya, y es la oración que los fieles dirigen a María, Reina del Cielo, para gozar con ella de la resurrección de Cristo.

El Papa Francisco, el 6 de abril de 2015, justamente durante la oración del Regina Coeli el día después de Pascua, ha aconsejado cual debe ser la disposición del corazón cuando se recita esta oración:

“… nos dirigimos a María invitándola a alegrarse, porque Aquel que ha llevado en su vientre ha resucitado como había prometido, y nos encomendamos a su intercesión. En realidad, nuestra alegría es un reflejo de la alegría de María, porque es Ella que ha custodiado y custodia con fe los eventos de Jesús. Recitemos pues esta oración con la emoción de los hijos que son felices porque su Madre es feliz”.

Últimos Ángelus / Regina Coeli

Leer todo >