Buscar

Vatican News

El Papa: gracias hermana Norma, ángel de los migrantes entre EEUU y México

El Papa envió un vídeo mensaje dirigido a la misionera de Jesús y directora de la Catholic Charities en el Valle del Río Grande. La organización ha acogido a más de 20.000 personas a lo largo de los años y trabaja para reunir a las familias separadas en la frontera. El Papa Francisco: "Gracias por acoger a quienes huyen de verdaderos infiernos sociales".

Salvatore Cernuzio - Ciudad del Vaticano

Cinco veces dice "gracias" el Papa Francisco en un video mensaje a la hermana Norma Pimentel, misionera de Jesús y directora de Catholic Charities en el Valle del Río Grande, la frontera entre México y Estados Unidos, donde llegan cada día cientos de miles de migrantes de América Latina. Y es precisamente la acogida y el cuidado de numerosos hombres y mujeres, niños, ancianos y familias separadas, que huyen de una realidad de penuria y pobreza y buscan una vida mejor, lo que fundamenta la misión de la hermana Norma, basada en el principio evangélico de "fui forastero y me acogisteis".

"Gracias por su equipo"

Precisamente por esta labor de fe y humanitaria, el Papa quiso agradecer a la religiosa con un mensaje de vídeo en respuesta a una carta que la hermana Pimentel había enviado al Pontífice el pasado 3 de mayo.

 

"Gracias por lo que usted y todo su equipo están haciendo", dice el Pontífice, en el clip en español. "Gracias por acogerlos, por recibir a estos migrantes que vienen buscando una vida mejor, vienen a progresar, otros vienen huyendo de verdaderos infiernos sociales. Gracias hermana, gracias por tu equipo".

Los migrantes: acogidos, protegidos, acompañados e integrados

El Papa Francisco reiteró los cuatro verbos sobre los que debe articularse la respuesta común a la emergencia migratoria: "Acoger, proteger, acompañar e integrar." "Los migrantes deben ser acogidos, es decir, deben ser protegidos, deben ser acompañados y deben ser integrados", subraya el Papa. Y vuelve a dar las "gracias" a la hermana Norma Pimentel y a su equipo "por lo que hacen con todos los migrantes que vienen a pedir ayuda para vivir con más dignidad." "Los acompaño desde aquí, rezo por vosotros y por todas las personas que los acompañan en este trabajo", concluyó Francisco. "Que Dios te bendiga... Que Dios te bendiga mucho".

En primera línea en el Valle del Río Grande

La hermana Pimentel es un rostro familiar en Estados Unidos, conocido como el "ángel" de los migrantes. Con sus sandalias en los pies, su pelo blanco y corto, su hábito de misionera. En las redes sociales -donde es muy activa- se la puede ver lidiando con niños y mujeres embarazadas, o dialogando con Obispos, magistrados y jueces federales. Durante tres décadas ha estado en primera línea para apoyar a los refugiados y migrantes en esa franja de tierra que separa Texas de México, donde tantos han encontrado la muerte a lo largo de los años, como demuestra la imagen -tan dramática que ha quedado grabada en la memoria colectiva- del padre que se ahogó en el río con su hija pequeña en junio de 2019.

Comidas calientes y ropa limpia para los desplazados

Desde 2015, la hermana Norma ha sido directora ejecutiva de "Caridades Católicas del Valle del Río Grande", una organización asociada a Caritas Internationalis, abierta en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón.

Entre esas cuatro paredes, hasta ahora -informa el sitio web oficial- se ha acogido a más de 23 mil personas vulnerables. La monja dirige los esfuerzos para proporcionar refugio y albergue las 24 horas del día, para ofrecer una comida caliente incluso a 300 personas a la vez o la oportunidad de ducharse y cambiarse de ropa limpia. El centro también distribuye medicamentos y otro tipo de asesoramiento o ayuda de emergencia a todos aquellos que luego desean continuar su viaje. A veces todo lo que estas personas necesitan es un poco de consuelo.

La alegría de ver a las familias reunidas

Un consuelo que la Hermana Norma nunca deja de proporcionar, incluso cuando parece que le faltan las fuerzas. Todos los días, relató la religiosa en una entrevista con Vatican News, llegan autobuses llenos de migrantes. A menudo son familias separadas en la frontera que los voluntarios intentan reunir, yendo a buscar números, contactos, documentos. "Es una experiencia increíble poder estar presente con estas familias que han sufrido tanto, han experimentado la pérdida de sus hijos, sin saber si los volverían a ver, y los niños llorando y de repente juntos de nuevo y experimentar con ellos ese momento de alegría y gracia que Dios les ha reunido. Que formemos parte de esto es magnífico", dijo la hermana Pimentel en la entrevista.

Entre las personas más influyentes de 2020 según la revista Time

El trabajo realizado por la misionera fue también el centro de un cortometraje, titulado "Oh Mercy", dedicado a la crisis migratoria y filmado en el campo de refugiados mexicano de Matamoros, donde la hermana Norma presta sus servicios. Por su compromiso, el año pasado la revista Time la incluyó en su lista de las cien personas más influyentes de 2020.

28 mayo 2021, 19:14