Buscar

Vatican News
Dibujos hechos por niños y jóvenes para el Via Crucis presidido por el Papa Francisco este viernes 2 de abril 2021 Dibujos hechos por niños y jóvenes para el Via Crucis presidido por el Papa Francisco este viernes 2 de abril 2021 

La pasión de Jesús dibujada para el Papa por los niños de las familias de "Il Tetto"

Las voces de los niños y jóvenes que han creado las ilustraciones que acompañan a las meditaciones del Vía Crucis, que veremos en la Plaza de San Pedro mañana a las 21 horas. Alessandro, el autor del Cristo de la portada: "Sonríe, porque el mal también se puede ver de otra manera, y se gana".

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Jesús coronado de espinas, pero sonriendo, y la mano de Pilatos que lo entrega a sus torturadores para la crucifixión. Es la portada del folleto "Con el corazón y los ojos de los niños" sobre las meditaciones del Vía Crucis que el Papa preside el Viernes Santo en la Plaza de San Pedro, un dibujo que salió del lápiz de Alessandro. Un joven de 18 años que vive en una de las casas-familia y apartamentos gestionados por la cooperativa "Il Tetto Casal Fattoria" de Roma, una realidad que ha involucrado a una treintena de los casi 100 niños y jóvenes con dificultades familiares que acoge, en la propuesta de ilustrar el Vía Crucis 2021 presidido por Francisco.

Jesús condenado a muerte por Pilato, dibujado por Alessandro, de 18 años
Jesús condenado a muerte por Pilato, dibujado por Alessandro, de 18 años

Las casas familiares en la campiña romana de Castel di Leva

Alessandro estará mañana en la plaza con Olivia, de 16 años, de origen ruso, que también llevará la cruz en algunas estaciones, Tiziano, de 12 años, y Simone, de 9 años, que estará entre el público. Los encontramos con Adira, de 14 años (para los menores los nombres son todos ficticios), en la primera estructura de esta cooperativa social fundada en 1984 como asociación de voluntarios, en la campiña del sur de Roma, a pocos kilómetros del Santuario del Divino Amor.

"Del mal se puede salir inmediatamente comenzando una nueva vida"

"Decidí representar a Jesús sonriendo -nos dice- porque nos ha enseñado muchas veces en su vida que no todo el mal viene a perjudicar, y que también podemos tener una visión diferente del mal. Nos dice que nuestra forma de actuar puede convertirse en un ejemplo para los demás y puede ser tomada como una invitación a comenzar una nueva vida". Esto es exactamente lo que Alessandro y sus amigos intentan hacer en "Il Tetto" junto con sus amigos y educadores. Olivia llegó hace poco más de un mes, y eligió dibujar al Cristo Resucitado "porque está relacionado con el hecho de que una persona también puede levantarse de un periodo oscuro, y yo he vivido muchos en mi vida. Estoy saliendo de una de ellas, y por eso me ayudó mucho hacer este dibujo".

Jesús resucitado, dibujado por Olivia, 16 años
Jesús resucitado, dibujado por Olivia, 16 años

Olivia y Jesús resucitado: "Un renacimiento como mi llegada aquí"

La niña explica que dibujó a Jesús saliendo del sepulcro "y una luz muy brillante que venía hacia él", como ha visto en algunos cuadros. Pero quiso insertar, detrás de él, "un marco con la parte del Evangelio que habla de su resurrección". Me gustaba la imagen -explica- y también era significativo insertar algo que hablara de la resurrección de Cristo". Un renacimiento, como su vida desde que llegó a "Il Tetto". "Aquí estoy a gusto y me siento muy cómodo con personas que siempre me escuchan, que siempre están aquí para mí. Y eso es algo que nunca ocurrió en mi casa, porque a la gente que estaba conmigo no le importaba lo que hacía, mis intereses."

Adira y Cyrene: "Mis amigos lo hicieron por mí

Todos ellos disfrutaron dibujando junto a sus compañeros en las distintas casas-familia, que son cinco, creadas por la cooperativa, y en los 8 apartamentos del proyecto de "autonomía acompañada" para adultos. "Por primera vez me he parado a pensar en aspectos de la vida que no se suelen tener en cuenta", interviene Alessandro. Adira, de 14 años, eligió la cuarta estación, porque al igual que Jesús, que fue ayudado por Simón de Cirene para llevar la cruz, "fui ayudada por mis amigos en un momento difícil, y para mí fue muy importante". Me parecía que no podía hacerlo, pero juntos lo conseguimos".

Algunos educadores y directivos de la cooperativa con los niños de "Il Tetto"
Algunos educadores y directivos de la cooperativa con los niños de "Il Tetto"

Simone: "El Papa nos ha hecho un hermoso regalo"

Y todos, si pudieran, el viernes por la tarde en la Plaza de San Pedro, le dirían al Papa "gracias, porque nos ha hecho un hermoso regalo, pidiéndonos que dibujemos para él", como Simone, de 9 años, que habla de su Jesús llevando la cruz y de "algunas personas tirándole piedras". Me dio pena porque le hicieron mucho daño". A Tiziano, de doce años, le gustaría decirle a Francisco que "es una buena persona y tiene una mente libre".

Volver a situar a los niños en el centro de nuestros pensamientos

"Creo que el Papa ha querido recoger sus dibujos y sus reflexiones, y los ha querido acompañar en el Vía Crucis para hacerlos volver al centro del pensamiento de nosotros los adultos -nos dice Caterina Amendola, responsable de la comunicación de "Il Tetto"- en un año en el que en todo el mundo se han vivido grandes privaciones en la socialidad y en las relaciones. Nos dice: empecemos de nuevo desde los niños". Caterina recuerda las palabras de Jesús cuando dice: "Dejad que los niños vengan a mí". Y, pensando en los dibujos y las palabras de los niños, añade: "Su mirada es clara y auténtica, tienen una forma de ver la realidad muy diferente a la de nosotros, los adultos, que tenemos más estructuras y más convicciones. Nos ayudan a ver cosas que ya no vemos".

Caterina Amendola, responsable de comunicación de "Il Tetto"
Caterina Amendola, responsable de comunicación de "Il Tetto"

Muchos dibujos de los encuentros de Jesús en el Vía Crucis

De los dibujos, Caterina recuerda las numerosas imágenes dedicadas "a los encuentros que Jesús realiza durante su viaje" y los diferentes sentimientos ligados a estas relaciones, desde la ira hasta la compasión y la amistad. Así nos cuenta la preparación de los dibujos de los treinta niños y jóvenes participantes.

Entrevista con Caterina Amendola (Il Tetto)

R. - Comenzamos con un relato de 14 pasos del camino que recorre Jesús y su experiencia. Es una historia de sufrimiento, de abandono, de caídas, pero también de amistad, de alivio y de esperanza. Este fue el punto de partida de nuestra participación en el Vía Crucis con el Papa Francisco, a partir de una historia que les contamos a los niños y de esta historia ellos tomaron lo que más les había llamado la atención y lo convirtieron en un dibujo, poniendo un poco de su propia historia y experiencia. No involucramos a los más pequeños, empezamos a partir de los 7-8 años. A continuación, cada educador contó su historia, en función de los niños que tenía delante, modulando un poco su discurso y escuchando también sus preguntas, que son diferentes según las distintas edades.

El Vía Crucis de Francisco, a través de los ojos y el corazón de los más pequeños

¿Qué le ha llamado la atención de los dibujos que han hecho los niños?

R. - Lo que surge en primer lugar es la atención que los niños prestaron a las relaciones entre los distintos personajes, a los encuentros que Jesús hace en el camino y también a lo que surge de estas relaciones: el dolor de la madre que ve sufrir a su hijo, más que el gesto de ayuda y amistad al llevar la cruz, la compasión y también la ira y la violencia de la multitud. Ciertamente en los dibujos algunos han representado las emociones que se ven en esta historia, algunos han sido muy precisos en su representación, han hecho casi un cómic de la historia. En particular, sobre la crucifixión, uno de los niños hizo una cruz negra muy hermosa, muy poderosa y muy evocadora.

Los niños de "Il Tetto" se dedican a dibujar el Vía Crucis para el Papa
Los niños de "Il Tetto" se dedican a dibujar el Vía Crucis para el Papa

¿Podemos decir que veían a Jesús como uno de los suyos y que empatizaban un poco con su sufrimiento?

R. - Creo que todos vivimos con cruces y estos jóvenes tienen a sus espaldas viajes agotadores y cuesta arriba, y han tenido que llevar grandes cargas. En cambio, aquí, en "Il Tetto", encuentran la amistad, el compartir y también el alivio de caminar juntos. Nuestro deseo es que esta experiencia haya sido para todos ellos una oportunidad de reflexionar un poco sobre su historia. Entonces son cosas que maduran con el tiempo. Nuestros chicos no son todos católicos, así que para algunos significó descubrir una historia que no conocían y para otros fue una forma de profundizar, de reflexionar sobre algunas cosas que quizás nunca habían descubierto, también sobre la historia de Jesús.

¿Cómo se puede incluir esta experiencia, que es única, en el viaje que estás haciendo con ellos de crecimiento y curación de las heridas que han sufrido?

R. - Su viaje es obviamente personal. Cada uno de ellos tiene una historia diferente, diferentes edades, diferentes culturas, diferentes familias. Para cada uno de ellos hay un camino y un proyecto de acompañamiento, para un crecimiento más sereno. Esta experiencia es ciertamente intensa, y la participación en el Vía Crucis con el Papa Francisco será sin duda un recuerdo imborrable. Cada uno lo vive de una manera diferente y para todos ellos es seguramente una gran emoción y un feliz recuerdo.

Entrada a la primera casa de familia de "Il Tetto"
Entrada a la primera casa de familia de "Il Tetto"
02 abril 2021, 12:19