Buscar

Vatican News
Najaf se prepara para el encuentro privado entre el Papa Francisco y ayatolá Al-Sistani Najaf se prepara para el encuentro privado entre el Papa Francisco y ayatolá Al-Sistani 

Teóloga Houshmand: encuentro histórico entre Francisco y Al-Sistani

Shahrazad Houshmand, iraní, primera mujer musulmana que se licencia en Teología Fundamental Cristiana, describe la figura del ayatolá Al-Sistani, máxima autoridad chiíta de Iraq, como un hombre de diálogo interreligioso, con el que el Papa se reunirá este 6 de marzo en Nayaf.

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

Hay expectación en Nayaf, la tercera ciudad sagrada para los musulmanes chiíes después de La Meca y Medina y donde se encuentra la tumba de Alí, yerno y primo de Mahoma, por el encuentro privado que mantendrán mañana el Papa Francisco y el ayatolá Sayyid Ali Al-Husayni Al-Sistani. Líder de los chiíes de Iraq, que constituyen más del 60% de la población, es una figura influyente en el chiismo mundial y en todo el país. Al predicar la abstención de las autoridades religiosas de la actividad política directa, se le considera un valioso interlocutor de las distintas corrientes políticas y religiosas del país.

Un hombre de paz

Entre sus intervenciones a favor de la unidad nacional iraquí recordamos su apoyo a las elecciones libres de 2004, que dieron lugar al primer gobierno democrático del país, su invitación en 2014 a unirse para luchar contra el autodenominado Estado Islámico y, el año pasado, su llamamiento a mantener la calma y no recurrir a la violencia en las manifestaciones contra el alto costo de la vida y la inestabilidad política nacional. Para el Papa Francisco, tras el encuentro en 2019 con el gran imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyib, entre los más prestigiosos líderes del islam suní, el de Al-Sistani es un nuevo gran paso en el diálogo con el islam, como explica a Vatican News la teóloga iraní Shahrazad Houshmand, primera mujer musulmana en obtener la licencia en Teología Cristiana Fundamental y miembro del Consejo Femenino del Consejo Pontificio de la Cultura:

Entrevista con Shahrazad Houshmand

R. - Esta reunión es definitivamente una reunión histórica. Al-Sistani es el principal punto de referencia religioso, teológico y jurídico para los musulmanes de Iraq y de otros países. Cubre este papel también para los chiitas de Pakistán, India, el Golfo Pérsico y también para los chiitas de Europa y América. El encuentro entre estos dos grandes líderes religiosos, además de ser una novedad absoluta en el mundo, también es importante porque estos dos líderes religiosos y espirituales también tienen puntos de vista comunes, ya que el Ayatolá Al-Sistani tiene un gran respeto por los creyentes de otras religiones, como hemos visto por el Obispo de Roma en los últimos años. En esta convergencia espiritual y religiosa común tienen a toda la humanidad en el corazón y, sobre todo, seguro que querrán reflexionar sobre la situación de la región. Como sabemos, el Papa Francisco recordará a los cristianos asesinados, pero al reunirse con Al-Sistani quiere lanzar un grito aún más alto y hacer reflexionar a todos los hombres de buena voluntad, incluidos musulmanes y cristianos, sobre el dolor de toda la humanidad. Los dos, en este encuentro fraternal, amistoso y de gran comprensión espiritual, quieren pedir a todos los hombres de buena voluntad que piensen en el dolor del hombre y como hombre digno de ser respetado y amado. Ya hemos visto en la firma del documento excepcional del 4 de febrero de 2019 en Abu Dhabi que entre el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar Al-Tayyeb nació un gran acuerdo sobre el significado religioso profundo y el acto religioso concreto. De hecho, la primera frase que abre ese documento es precisamente el resumen del acto religioso: el creyente y su fe deben llevar a amar y apoyar al prójimo, pero es un amor que se convierte también en apoyo, especialmente hacia los más necesitados. Creo que esta otra reunión con el ayatolá Al-Sistani va exactamente en la misma línea.

Al-Sistani es conocido por sus posturas conciliadoras y sus llamamientos a la reconstrucción de Iraq...

R. - Al-Sistani puede definirse como "rabbani", que significa "hombre religioso sabio", en el sentido de que, además de haber realizado un estudio muy profundo y amplio de la teología, la historia del Corán, la tradición islámica y la jurisprudencia y el derecho, es sobre todo una figura espiritual que reúne y unifica al pueblo iraquí. Es realmente un eje para la seguridad nacional. En su página web y en sus libros pide a todos que sean hermanos. Recomienda a los chiíes que no piensen sólo en el bien de los chiíes, sino también en el de los suníes. Recomienda a chiíes y suníes que no piensen sólo en el bien de los musulmanes, sino en el de los cristianos, etc. Él mismo se declara servidor de los chiitas, de los sunitas, de los kurdos y de los cristianos. Un hombre de tal profundidad religiosa, teológica y espiritual, que se declara servidor de todo el pueblo, con todas sus diferencias, es sin duda un icono de la paz y la unificación.

En este paso más del diálogo con los musulmanes, los pensamientos se dirigen a la Encíclica Fratelli tutti y a la Declaración de Abu Dhabi. Tras el diálogo fraternal con el Gran Imán de Al-Azhar y el mundo suní, ahora se prepara un acercamiento similar con el mundo chií. ¿Cómo se lee lo que ocurre?

R. - Es muy importante, además de que el 20% de los musulmanes del mundo son chiitas. Este acto "franciscano" se convierte también en una invitación y una llamada al diálogo interreligioso. Hemos visto que el propio Papa ha tenido también encuentros muy importantes con sus hermanos cristianos protestantes y que es un hombre que ama la paz, que trae la paz entre las religiones y dentro de las mismas lecturas religiosas. Y ya esto es realmente muy interesante, pero yo diría que la reunión con los chiítas también tendrá frutos muy fragantes y particulares. Hay muchas actividades espirituales muy profundas entre las lecturas chiítas y católicas y creo que este encuentro entre estos dos líderes religiosos, y sobre todo espirituales, también iluminará nuestro camino.

Pasemos a los chiítas iraquíes, que son la mayoría de la población. ¿Cuál es su papel tanto dentro del país como con otros creyentes chiíes?

R. - Los chiitas iraquíes e iraníes siguen la misma escuela teológica y creen en doce imanes. Los chiitas iraquíes esperan el regreso del último Imán, el duodécimo, y las ciudades iraquíes de Nayaf y Karbala son muy significativas para el mundo chiita en general, especialmente para el de Iraq. Sin embargo, las diferencias entre los musulmanes suníes y chiíes no son tan profundas, porque la verdadera diferencia está en la sucesión del profeta Mahoma. Prácticamente para los sunnitas la sucesión se produjo a través de una libre elección democrática, en cambio para los chiitas la sucesión de un profeta no puede producirse a través de una votación, sino que el nombramiento viene directamente del cielo o a través de la figura del propio profeta Mahoma. Esta es la centralidad de la diferencia entre las lecturas chiítas y sunitas.

¿Cuál es la diferencia con las comunidades chiitas iraníes, donde el chiismo está estrechamente vinculado a la vida política y social? ¿Cuáles son las diferencias con el iraquí?

R. - Tras la revolución de 1979, los ulemas y ayatolás chiíes, especialmente con la figura de Jomeini, elaboraron una nueva tesis de unidad entre política y religión. La orientación política y social también debe estar bajo la mirada directa del mundo religioso. En cambio, en Iraq esta teoría no ha llegado y no se ha practicado. Hay una distinción entre el poder religioso y el político. A pesar de ello, como sabes, el ayatolá Al-Sistani también tiene un papel clave en la dirección política. Aunque no tiene poder político, su poder espiritual también influye fuertemente en la idea política y especialmente en la unidad nacional

06 marzo 2021, 07:05