Buscar

Vatican News

En Mosul, el compromiso de la UNESCO con la reconstrucción del futuro

El jefe de la Agencia de las Naciones Unidas que trabaja en Iraq, cuenta el cuidadoso trabajo que se está realizando desde el patrimonio cultural hasta el contexto de la vivienda para dar al país la esperanza de volver a la normalidad tras la destrucción de la guerra.

Massimiliano Menichetti - Ciudad del Vaticano

Paolo Fontani, director y representante de la UNESCO en Iraq esperaba el encuentro del Papa en Mosul, ciudad símbolo de la destrucción y el sufrimiento causados por la guerra. Si, como dijo el Papa entre los escombros de esta ciudad, "la esperanza es más fuerte que la muerte", la UNESCO, con su compromiso con la reconstrucción artística, cultural pero también de la vivienda, va en esta dirección. "Reconstruir con piedras -dice- es símbolo de la reconstrucción de los corazones y la visita del Papa trae esperanza en este sentido". En sus palabras, la reconstrucción tiene su propio elemento importante en el trabajo realizado y el mensaje que contiene, con una mirada también en el camino de la reconciliación y el diálogo interreligioso.

Cultura y diálogo entre religiones

El compromiso en Mosul es titánico porque la destrucción fue titánica, explica Fontani, y todos los esfuerzos se concentran ahora en la recuperación de los edificios religiosos, tanto cristianos como musulmanes, iglesias y mezquitas, un inmenso patrimonio. "La ciudad necesita renacer", dice, "y la visita del Papa a Mosul aporta esperanza a un pueblo que, a pesar del sufrimiento que ha padecido, tiene una gran "voluntad de hacer". Fontani también ilustra el diálogo silencioso y casi oculto que existe entre los edificios de las distintas religiones, afirmando que en Iraq siempre ha existido un mosaico pacífico de convivencia que la violencia de los últimos años no logrará oscurecer.

El Papa en Mosul: la fraternidad es más fuerte que el fratricidio

En palabras del representante de la UNESCO, también existe un vínculo entre el trabajo de reconstrucción en Iraq y la reunión de Abu Dhabi que terminó con la firma del Documento sobre la Hermandad Humana en 2019. Desde entonces, han nacido proyectos conjuntos -explica- que permiten a la UNESCO concretar el camino de la fraternidad tan deseado por los líderes religiosos. Se trata de fortalecer las relaciones entre las religiones también a través de la cultura, explica Fontani. El compromiso de la Unesco también está en el ámbito de la vivienda: "Hay un esfuerzo, gracias a la ayuda de la UE y de los Emiratos -explica- que ya ha permitido reconstruir 45 casas y otras 75 dentro de este mes". Lo que más le importa a la Unesco es "que las personas vuelvan a vivir juntas y redescubran su identidad".

Entrevista con Paolo Fontani

R. - La reconstrucción de Mosul es algo titánico: han visto el nivel de destrucción de la ciudad. Está claro que queremos conservar el mayor patrimonio posible: habrá una parte que se refiere más al patrimonio religioso y que incluye la mezquita de al-Nouri, el minarete de al-Hadba, pero también dos iglesias: la iglesia de al-Tahera, donde nos encontramos hoy, y la iglesia y el convento de al-Saa'a, "Nuestra Señora de las Horas", que pertenece a la Orden de los Dominicos. Son símbolos: son símbolos para la reconstrucción de la ciudad, que evidentemente no sólo necesita piedras, sino que también necesita una reconstrucción en el corazón y en el alma de la gente. Creo que la visita del Papa es importante: trae esperanza, trae -a un pueblo que quiere reconstruir- trae aún más ganas de hacer. Nosotros, como Unesco, también construimos casas, es decir, casas del patrimonio...

Las dos estructuras que ha mencionado antes -la mezquita y la iglesia- prácticamente se hablan entre sí...

R. - Sí... en realidad, son los dos: el campanario, que tenía el famoso reloj que daba las campanadas cada 15 minutos y daba un poco de tiempo a toda Mosul, y en el otro lado estaba el icónico minarete, que lleva ahí desde 1180 y era un punto de referencia geográfico para todo el mundo: sabías dónde estabas en la ciudad de Mosul mirando el minarete. Y los dos -el campanario y el minarete- están a unos cientos de metros de distancia, por lo que también es un diálogo religioso, un diálogo de una ciudad que siempre ha tenido el multiculturalismo en el centro de su existencia, desde hace dos mil años. Por lo tanto, lo ocurrido es un episodio que es bueno cancelar, pasar por encima para volver a vivir en este espíritu de paz. Es como diría el Papa -y este es el ejemplo que utilizamos, el de la fraternidad humana...

La acción de la Unesco está relacionada en cierto modo con el encuentro que el Papa mantuvo en Abu Dhabi ...

R. - Sí: el encuentro de 2019, una visita histórica, fue importante, porque ya tuvimos que trabajar aquí con los Emiratos para reconstruir la mezquita de al-Nouri y el minarete; en aquella ocasión, tras la visita del Santo Padre, se decidió por parte del gobierno de los Emiratos que la UNESCO construyera también dos iglesias: creo que es una especie de homenaje no sólo al Santo Padre, sino a la idea misma del discurso del diálogo entre religiones.

Un puente, entonces ...

R. - Un puente entre religiones que se ha reforzado también con el diálogo con al-Azhar, un diálogo importante. Estamos aquí sólo para ayudar a que este diálogo se construya a sí mismo y, creo, para transformar un diálogo en un ejemplo concreto sobre el terreno. Por ejemplo, en la iglesia de al-Tahera, donde nos encontramos: nuestro ingeniero jefe es musulmán, al igual que hay cristianos trabajando en la reconstrucción de la mezquita de al-Nouri. Pensamos que este diálogo en lo cotidiano, en el día a día, en el trabajo, en la convivencia es una manifestación tangible de lo que queremos hacer.

También está reconstruyendo casas...

R. - Sí, estamos reconstruyendo las casas: en este caso especialmente con la ayuda de la Unión Europea que ha financiado, muy generosamente, como ya han hecho los Emiratos; de momento, en la primera fase, hemos empezado con 45 casas; este mes empezaremos otras 75. En realidad, hablando de puentes, lo que intentamos crear es un camino patrimonial, físico y no sólo virtual, entre la mezquita de al-Nouri y la iglesia de al-Tahera. Por lo tanto, también estamos creando un pavimento que estará hecho de lo que llamaríamos "adoquines" y que refleja un poco lo que era el patrimonio histórico: por lo tanto, físicamente se podrá caminar desde al-Nouri hasta al-Tahera, las dos reconstruidas, a través de un camino simbolizado también por la reconstrucción de las casas y el patrimonio de lo que era en todo caso una ciudad bastante grande, con un centro histórico muy importante.

¿Qué es lo especialmente importante para usted?

R. - Para la Unesco, lo importante, evidentemente, no es sólo y exclusivamente el patrimonio: el patrimonio es sólo el símbolo de una identidad cultural. Lo que pretendemos es que la gente redescubra su identidad, que vuelva a convivir y también, hay que decirlo, hay un aspecto económico en todo esto: queremos demostrar que la cultura y el patrimonio pueden convertirse en un motor de desarrollo económico. Hasta ahora, ya hemos empleado a 800 personas en las obras; sólo en la reconstrucción de las casas trabajan estos días 250 personas. Y al final de estos dos-tres años, habremos empleado a más de 2-3 mil personas. Creo que eso es importante. Entonces, estamos utilizando arquitectos locales, ingenieros locales, artesanos locales, estamos trayendo de vuelta a algunos trabajadores que ya no existían: en el procesamiento del alabastro, de la madera... Creo que todo esto está realmente ligado a la identidad de la ciudad y entonces hablamos, de hecho, no sólo de piedras sino de corazones.

07 marzo 2021, 11:56