Buscar

Vatican News
Ziqqurat en Ur de los Caldeos. Iraq Ziqqurat en Ur de los Caldeos. Iraq 

Iraq, desde Ur de los Caldeos sobre los pasos de Abraham

El Viaje Apostólico de Francisco logrará lo que Juan Pablo II no pudo realizar a pesar de su gran deseo: una visita al lugar que lleva a Abraham, a los orígenes de nuestra fe. En la parada prevista en la Llanura de Ur, patrimonio de las tres religiones monoteístas, donde se celebrará el encuentro interreligioso, se concretizan las esperanzas de paz y fraternidad expresadas en la última Encíclica.

Antonella Palermo - Ciudad del Vaticano

Entre la visita al Gran Ayatolá Sayyid Ali Al-Husayni Al-Sistani en Nayaf y la Santa Misa en la Catedral Caldea de San José en Bagdad, el papa Francisco se detendrá el sábado 6 de marzo en la Llanura de Ur para el encuentro interreligioso. Este evento promete ser muy evocador por el esplendor del lugar y de gran importancia simbólica por las referencias a los inicios de la alianza de Dios con el hombre.

Ur de los Caldeos es un lugar ligado a la figura de Abraham, y en virtud de ello con fuertes connotaciones en lo que respecta al diálogo entre confesiones, si se considera que judíos y musulmanes también lo miran como modelo de sumisión incondicional a la voluntad de Dios (cf. Nostra Aetate, 3). El deseo, expresado el 29 de junio de 1999 por Juan Pablo II en su "Carta sobre la peregrinación a los lugares vinculados a la historia de la salvación", de poder visitar Ur de los Caldeos en el Año Santo del 2000, no se hizo realidad a causa de la guerra. Veintiún años después, Francisco está llegando a donde ningún Pontífice ha llegado antes.

El yacimiento arqueológico y su potencial cultural

Antigua ciudad de la baja Mesopotamia, situada a 15 km al oeste del actual curso del Éufrates, en el lugar hoy llamado por los árabes Tell el-Muqayyar, "el montículo de brea", a mediados del siglo XIX Ur fue inmediatamente identificada, gracias a unas inscripciones encontradas, con "Ur de los Caldeos", considerada la patria de Abraham. Hasta 1919 no se llevó a cabo una verdadera expedición arqueológica, cuando H. R. Hall realizó excavaciones allí, sacando a la luz notables restos de la época prehistórica. Interrumpido por falta de fondos, el trabajo se reanudó unos años más tarde con misiones del Museo Británico y la Universidad de Pensilvania. La dirección fue confiada a Leonard Woolley, quien, en los doce años en que la gigantesca obra permaneció abierta (1922-1934), realizó asombrosos descubrimientos al desenterrar 16 tumbas de la élite de Ur; la más extraordinaria fue un ziqqurat muy bien conservado, fechado en el tercer milenio a.C., cuando formaba parte de un complejo de templos que servía de centro administrativo. Fue uno de los grandes centros urbanos de la civilización sumeria y siguió siendo una ciudad importante hasta la conquista de Alejandro Magno. Sólo en la provincia de Dhi Qar, además de Ur, hay otros 47 yacimientos de gran valor arqueológico. El antiguo emplazamiento de Ur, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tiene un gran potencial para el desarrollo socioeconómico de la gobernación de Thi Qar. La asociación "Un ponte per" (Un puente para) también ha puesto en marcha proyectos para sacar a la zona del grave desempleo juvenil. "Sumereen" pretende crear un acceso seguro y sostenible y promover Thi Qar como destino turístico ecológico, aumentando el interés de los visitantes por la zona.

Referencias bíblicas

Las escasas referencias se concentran en el Génesis, donde la expresión Ur de los Caldeos sólo aparece dos veces (en el capítulo 11 y luego en el capítulo 15 en relación con la historia de Abraham). También en la oración de Nehemías en el capítulo 9 hay otra mención a este lugar: de aquí fue sacado Abraham por el Señor. También podríamos añadir otra cita en la que Josué, en el hermoso capítulo 24, durante el relato de la alianza en Siquem, recuerda a los israelitas la historia de los Padres, y recuerda que Abraham fue sacado de la tierra más allá del río: podemos imaginar que esa es la referencia geográfica. Incluso entonces se destaca el distanciamiento que Abraham experimentó de los dioses de los pueblos que vivían más allá del río. ¿Pero en qué sentido podemos decir que el significado de Ur de los Caldeos es más "teológico" que "histórico"?

La biblista Sor Grazia Papola, profesora de Sagrada Escritura en el Instituto de Ciencias Religiosas de Verona, advierte que en realidad no tenemos la posibilidad de reconstruir desde el punto de vista de lo que entendemos como "historia" las vicisitudes de los patriarcas. "Idealmente, en la ficción narrativa, para una cronología que podemos encontrar en el texto bíblico, deberíamos situar aproximadamente los acontecimientos de los patriarcas en torno a 1800 a.C.", explica. "Es evidente que sería imposible pretender reconocer y reconstruir los acontecimientos de esa época también porque no tenemos pruebas arqueológicas que podamos atribuir a los personajes de los que habla el relato bíblico y también sabemos que los caldeos parecen haber aparecido en los acontecimientos históricos alrededor del año 900 a.C., por lo tanto, muchos siglos después". ¿Entonces?

El significado teológico del lugar

El texto bíblico es preciso cuando dice que es el padre de Abraham, Terach, quien parte de Ur con destino a Canaán, luego se detiene en Carran y después vuelve a partir hacia Canaán. El narrador no estaba tan interesado en informarnos sobre el viaje de Abraham, en hacer una crónica del mismo, en darnos exactamente todo su itinerario", explica la monja, "sino en insertar la historia de Abraham en un marco que hoy diríamos que es un marco de historia de la salvación". La historia, en esencia, se convierte en algo significativo para la vida de los receptores de la misma. Y este es un punto clave para cualquier lectura bíblica. Así que no es un relato histórico, a nivel de los documentos, pero decimos que es un relato verdadero y teológico porque entendemos que la referencia a los caldeos cobra importancia en una época determinada de la historia de Israel". El nombre de caldeos suele encontrarse como término que indica a los babilonios, el pueblo que protagonizó la caída del reino de Judá y, en particular, la de Jerusalén. "Cuando se presenta a Abraham como salido de Ur de los Caldeos, entonces, no interesa tanto si nuestro antepasado salió de ese lugar en términos exactos y probables", dice Papola. Lo importante es la posibilidad de reconstruir la figura del antepasado -el padre del pueblo, el que recibió la bendición original y que también llega a mí- como un hombre que abandonó el lugar que idealmente es el punto de partida de los exiliados que regresaron de Babilonia a Jerusalén.

Abraham, paradigma del exilio

A la luz de esto, Abraham se convierte en una figura modelo para los exiliados. "Es como si pusiera en el origen de mi historia el itinerario de un hombre decisivo para mi vida, en relación con el cual puedo reconocerme y puedo comprender el sentido de mi relación de fe con el Señor", explica el religioso. Al igual que él salió de Ur de los Caldeos, se detuvo en Carrán y continuó hacia Canaán, también nosotros, desde el exilio, podemos afrontar este viaje respondiendo a una llamada de fe y aceptando el don de la tierra que nos estaba destinado en este padre. Si se omitieran las referencias iniciales a la historia de Abraham, se podría pensar que se trata de uno de los muchos nómadas que vivían en la tierra de Canaán. Es este comienzo de la historia -que lo presenta como procedente de otra tierra- el elemento decisivo. "Abraham representa el ideal de quien decide abandonar Babilonia -en la que también había oportunidades desde el punto de vista económico y en la que las ciudades eran extraordinariamente bellas- y con valentía se dirige a la tierra que el Señor le indicará para habitarla de forma absolutamente singular".

El viaje de Abraham
El viaje de Abraham

Abraham el emigrante

Según el texto hebreo, Abraham es un gher, un "extranjero", que se identifica con el emigrante de hoy. Esta condición -señala la biblista- se experimenta en virtud de un llamamiento que no es sencillo: dejar los lazos con su padre y su hogar le expone a un espacio vacío, que en su caso será llenado por la presencia del Señor y el cumplimiento de la promesa. Abandonar la propia tierra significa para Abraham la pérdida de derechos, de protección legal, del apoyo de su parentela, de garantías de seguridad, de estabilidad, de certeza de subsistencia. "Abraham no sólo asume este estatus, sino que lo mantendrá, porque en la tierra de Canaán seguirá siendo siempre un extranjero", subraya Papola. El valor precioso y simbólico que Abraham lleva consigo es la capacidad de mantener lazos positivos con quienes habitan la tierra sin ejercer ningún tipo de opresión, pero también manteniendo una dignidad muy elevada.

El valor "ecológico" de la vida: sentirse huésped

"Vivir en la tierra sin tomar posesión de ella, sin utilizarla para el propio interés, sino conservándola siempre como una promesa, como un regalo", esto es lo que nos enseña Abraham con su historia. Al final de su vida, comprará un terreno, negociándolo con los habitantes del lugar, y será el lugar de enterramiento de Sarah y luego el suyo propio: como si dijera -explica Sor Grazia- que la tierra sólo se posee al final, sólo cuando estamos muertos. Detrás del respeto a la tierra hay un importante principio ecológico: Abraham es vulnerable y está expuesto a la violencia de otros, pero no se apodera de la tierra. Vive esta dimensión con tal profundidad que encarna ambos papeles: el del que se deja acoger y el del que acoge. Aquí la Hermana Grace cita la hermosa historia del capítulo 18, en la que Abraham acoge a tres misteriosos personajes que -dice- podríamos leer como extranjeros venidos de otros lugares y a los que Abraham acoge con una extraordinaria generosidad, con un increíble excedente, recibiendo la promesa de un futuro.

Chagall, "Abraham y los tres ángeles"
Chagall, "Abraham y los tres ángeles"

Chagall, "Abraham y los tres ángeles".

La autopresentación de Dios

En la tercera aparición de Ur de los Caldeos en el libro del Génesis la formulación se encuentra en una expresión en la que el Señor se presenta a Abraham (en el capítulo 15).

"Yo soy el Señor, tu Dios, que te sacó de Ur de los Caldeos y te doy posesión de esta tierra".

Para el lector bíblico aquí se evoca otra historia, la del éxodo, de Egipto, de la casa de la esclavitud. En definitiva, "Abraham es también la anticipación de un nuevo éxodo y Dios el que libera, el que hace nacer una vida nueva, una vida plena marcada por la libertad".

03 marzo 2021, 10:20