Buscar

Vatican News
El Papa Francisco celebra la Santa Misa en Santa Marta en el séptimo aniversario de su visita a Lampedusa El Papa Francisco celebra la Santa Misa en Santa Marta en el séptimo aniversario de su visita a Lampedusa  (Vatican Media)

Cercano en la distancia. Un año atrás, la primera misa en directo desde Santa Marta

El 9 de marzo de 2020, en pleno apogeo de la pandemia, los medios de comunicación del Vaticano transmitieron, a instancias del Papa, la misa matutina en Santa Marta. Desde hace más de dos meses, con la suspensión de las celebraciones por miedo al contagio, Francisco no hace faltar su proximidad. Se convierte en una cita importante para los fieles de todo el mundo, incluso en China asisten a la celebración. "La asistencia con Jesús, cada mañana, fue -explica el vaticanista Lucio Brunelli- el verdadero centro del consuelo que el Papa llevó a las jornadas de tantas personas."

Benedetta Capelli - Ciudad del Vaticano

Se dice "como un rayo en un cielo despejado" cuando un acontecimiento cambia repentinamente la vida de uno. Los relámpagos también traen luz y entonces en ese resplandor se puede vislumbrar un horizonte de esperanza. Está la pandemia que asfixia, inmoviliza la existencia, obliga a alterar el equilibrio en el trabajo, en la casa y también quita la nutrición de la Eucaristía. Es una elección, esta última, que surge de la necesidad de frenar los contagios. En Italia las cifras son impresionantes, casi mil personas mueren cada día. La luz se enciende sobre la dedicación de los médicos, las enfermeras, las señoras de la limpieza, los empleados de los supermercados y se atenúa sobre la vida de los más frágiles, los ancianos "memoria" y "raíces profundas" para el futuro, como el Papa ama llamarlos.

Es en este desconcierto que todos sienten, en la soledad que tantos experimentan, en el miedo a enfermar, que Francisco elige hacerse vecino. Ofrece su cercanía como padre permitiendo que cualquiera participe, a partir del 9 de marzo de 2020, en la misa de las 7 de la mañana que, cada día, celebra en la Casa Santa Marta. Ese acontecimiento, hasta entonces relatado de forma resumida por las crónicas de los medios de comunicación vaticanos y reservado a pequeños grupos, pasa a estar al alcance de todos. El Papa celebra la Eucaristía en directo por televisión, mostrando inmediatamente el significado de esa elección:

En estos días, ofreceré la Misa por los enfermos de esta epidemia de coronavirus, por los médicos, los enfermeros, los voluntarios que tanto ayudan, los familiares, por los ancianos que están en residencias, por los presos que están encerrados. Recemos juntos esta semana, esta fuerte oración al Señor: "Sálvame, Señor, y dame misericordia. Mi pie está en el camino correcto. En la asamblea bendeciré al Señor".

La Iglesia con el pueblo

"Oración fuerte": dice Francisco, una oración que sale de su Casa para convertirse en respiro del mundo. Una sola voz que une, que fortalece a la comunidad, que ayuda a no rendirse a la desesperación. Cada día el Papa tiene un pensamiento para los que están en dificultad: las madres embarazadas, los niños que están lejos de la escuela y con prisa ni siquiera han saludado a los profesores y compañeros, los artistas dotados de "gran capacidad de creatividad" que "por la vía de la belleza -dijo el 27 de abril de 2020- nos muestran el camino a seguir".

Ese tomar de la mano al rebaño perdido tiene un eco increíble, incluso en China siguen diariamente las misas del Papa. El 18 de mayo, después de más de dos meses y con la posibilidad de retomar las celebraciones presenciales, Francisco interrumpió esta costumbre porque, como había dicho el 17 de abril, "el ideal de la Iglesia está siempre con el pueblo y con los Sacramentos. Siempre". Un año después, ¿cómo leer la elección del Papa de que se transmita la misa en Santa Marta? Así lo expresó el vaticanista Lucio Brunelli, ex director de Tv2000:

R. - Fue una elección verdaderamente profética y providencial. Eran días muy especiales, experiencias que no tenían precedentes en nuestras vidas y en las de millones de personas. Estábamos confinados en nuestras casas, atemorizados, y todos los días a las 6 de la tarde el boletín de noticias nos horrorizaba con el número de muertos que crecía, crecía, y también estábamos sin los Sacramentos, lo que también era una experiencia absolutamente inédita para millones de personas. No podíamos confesarnos, no podíamos ir a misa y, desde este punto de vista, el sí del Papa a la retransmisión en directo de la misa en Santa Marta fue un gran consuelo en la vida cotidiana. No era sólo un consuelo "sentimental", sino que era un consuelo para la fe, cuyo centro -que a menudo olvidamos- es la figura, la presencia misma de Jesús. Esta frecuentación con Jesús, cada mañana, fue el verdadero centro del consuelo que el Papa trajo a mis días y a los de muchos italianos.

Los medios de comunicación siempre han recogido las intenciones de oración del Papa, que estaban dedicadas a las figuras más expuestas al virus, pero no se puede subestimar el peso de las homilías, que eran quizás el corazón mismo de ese consuelo que menciona...

R. - Las intenciones eran importantes porque realmente nos hacían sentir a todos más unidos, así que las enfermeras, los ancianos, las familias que estaban en casa con niños eran importantes por la concreción de la que hablábamos antes, pero el corazón de estas misas eran las homilías, el comentario del Evangelio que hacía el Papa con esa concreción por lo que parecía estar allí cada día, mezclados con la multitud que seguía a Jesús en Palestina, descubriendo cada día un aspecto, una profundidad.

¿Cómo ha cambiado la percepción de la figura del Papa y en particular del Papa Francisco, si es que ha cambiado, según usted?

R. - Me llamó la atención que muchos amigos y conocidos que tenían prejuicios contra el Papa Francisco, en ese período, cambiaron un poco de opinión. Descubrieron un Papa Francisco diferente en comparación con ciertos esquemas y ciertos estereotipos que habían seguido. En particular, el estereotipo del Papa político, tanto cuando se le alaba como cuando se le denigra, siempre aprisionado en un esquema, considerado en la derecha como el Papa amigo de los comunistas, en la izquierda en cambio valorado como el Papa ecológico, que defiende los derechos de los inmigrantes. En esos días fue como si todos hubiéramos descubierto el verdadero corazón de este Pontificado, que es esencialmente religioso, en el sentido profundo y concreto del término, el regreso al Evangelio. Nunca como en esos dos meses y nueve días, desde el 9 de marzo hasta el 18 de mayo, creo que el Papa Francisco ha estado tan cerca, ha entrado en el corazón de las personas y que éstas hayan comprendido lo que él expresa más profundamente.

Al día de hoy son muchos los que escriben a los medios de comunicación del Vaticano para pedirles que vuelvan a narrar la misa de Santa Marta y que restablezcan ese hábito interrumpido en el momento en que fue posible volver a la iglesia y celebrar la misa en presencia. Es como si hubiera un sentimiento de vacío que hay que compartir....

R. - Fue un poco decepcionante la interrupción de las misas en Santa Marta, aunque la motivación del Papa era muy fuerte y muy verdadera. El día en que se devolvió a los fieles la posibilidad de participar en la misa, se detuvo sin demora, creo que su razón es muy importante porque el riesgo de una Iglesia "virtual" podría surgir en todos nosotros, mientras que en cambio es esencial en la vida cristiana la pertenencia física a la comunidad y también al Sacramento. Ha sido una experiencia excepcional desde todos los puntos de vista, soy un periodista que siempre ha tratado con información religiosa, esta experiencia ha sido importante también desde el punto de vista de los números. Desde que Rai 1 decidió retransmitir la misa en directo, al principio era solo Tv2000 y luego el streaming de los medios vaticanos, hemos visto unos índices de audiencia increíbles, superiores al 23% que, sumados a los de Tv2000, han llevado a más del 30% los italianos que han seguido la misa por la mañana en Santa Marta, sin ningún comentario, entre otras cosas. Esta es también una experiencia que me impactó mucho, fue una misa que llegó desnuda y cruda y esta fue también su fuerza. Incluso los espacios de silencio, que aparentemente podrían haber parecido más antitelevisivos, como el momento de la adoración eucarística, incluso ahí la atención no decaía porque el Papa consigue tocar cuerdas profundas, las cuerdas de la fe que son la verdadera fuente de consuelo, de la esperanza que sentíamos y de la que sentimos la necesidad también hoy.
 

09 marzo 2021, 12:43