Buscar

Vatican News

Los 51 años de sacerdocio del Papa Francisco

El Papa Francisco celebra hoy 51 años de sacerdocio. Jorge Mario Bergoglio fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969. El Pontífice descubrió su vocación el 21 de septiembre de 1953: era el día de la memoria litúrgica de San Mateo, y el joven Jorge Bergoglio, de diecisiete años, al pasar por la parroquia a la que iba, sintió la necesidad de confesarse. Experimentó la presencia amorosa de Dios en su vida, sintió el descenso de la misericordia de Dios, que con una mirada de amor tierno, lo llamó a la vida religiosa, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola

Tiziana Campisi-Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Hoy hace 51 años, Jorge Mario Bergoglio fue ordenado sacerdote, pocos días antes de cumplir 33 años (17 de diciembre); once años antes, el 11 de marzo de 1958, entró en el noviciado de la Compañía de Jesús, en el que emitió su profesión perpetua el 22 de abril de 1973.

Descubrimiento de su vocación

El Pontífice descubrió su vocación el 21 de septiembre de 1953: era el día de la memoria litúrgica de San Mateo, y el joven Jorge Bergoglio, de diecisiete años, al pasar por la parroquia a la que iba, sintió la necesidad de confesarse. Encontró un sacerdote que no conocía y esa confesión le cambió la vida.

"Esto fue para mí una experiencia de encuentro: descubrí que alguien me estaba esperando. Pero no sé qué pasó, no me acuerdo, no sé por qué estaba ese sacerdote allí, a quien no conocía, por qué sentía ese deseo de confesarme, pero la verdad es que alguien me esperaba - dijo Francisco el 18 de mayo de 2013 en la Vigilia de Pentecostés en la Plaza de San Pedro con los movimientos, las nuevas comunidades, las asociaciones y los grupos de laicos -. Me esperaba desde hace tiempo. Después de la confesión sentí que algo había cambiado. No era el mismo. Había oído una voz, una llamada: estaba convencido de que tenía que ser sacerdote".

Bergoglio experimentó la presencia amorosa de Dios en su vida, sintió su corazón conmovido y sintió el descenso de la misericordia de Dios, que con una mirada de amor tierno, lo llamó a la vida religiosa, siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola. Fue este episodio de su vida el que inspiró la elección de su lema como Pontífice "miserando atque eligendo" - ya utilizado como obispo - tomado de las Homilías de San Bede el Venerable, un sacerdote (Homilía 21; CCL 122, 149-151), que, comentando el episodio evangélico de la vocación de san Mateo, escribe: "Vidit ergo lesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me" (Vio a Jesús publicano y como lo miró con sentimiento de amor y lo eligió, le dijo: Sígueme).

El Papa a los sacerdotes

El Papa Francisco se dirige a menudo a los sacerdotes en sus homilías y discursos. Este año, en particular, los mencionó varias veces refiriéndose a la actual pandemia y a su compromiso dedicado al lado de los fieles que viven una dura prueba debido a la emergencia sanitaria. En una carta dirigida el 31 de mayo al clero romano, al que le hubiera gustado encontrar en la misa crismal aplazada por las restricciones impuestas por Covid-19, Francisco se dirigió a los pastores del pueblo de Dios que han tocado con sus propias manos el dolor del pueblo, "para estar más cerca", "para compartir y confirmar el camino".

"Como comunidad presbiteral -escribió el Papa- no hemos sido ajenos a esta realidad y no la hemos observado desde la ventana; empapados por la tormenta que se desató, habéis sido ingeniosos para estar presentes y acompañar a vuestras comunidades: habéis visto venir al lobo y no habéis huido ni abandonado el rebaño. Francisco instó a los sacerdotes a la sabiduría, la previsión y el compromiso común, y mirando al futuro especificó que "será indispensable desarrollar una escucha atenta pero esperanzada, serena pero tenaz, constante pero no ansiosa que pueda preparar y allanar los caminos que el Señor nos llama a recorrer". "Como sacerdotes, hijos y miembros de un pueblo sacerdotal, nos corresponde asumir la responsabilidad del futuro y proyectarlo como hermanos", concluye la carta.

Luego, hablando el 20 de junio a los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud en Lombardía, Francisco recordó "el celo pastoral y la solicitud creativa de los sacerdotes" que "han ayudado a la gente a continuar en el camino de la fe y a no quedarse solos ante el dolor y el miedo". "Admiré el espíritu apostólico de tantos sacerdotes, que fueron con el teléfono, tocando puertas, llamando a las casas: '¿Necesitas algo? Haré tus compras...". Mil cosas - dijo el Papa - cercanía, creatividad, sin vergüenza. Estos sacerdotes que permanecieron cerca de su pueblo en el cuidado y el compartir diario: eran un signo de la presencia consoladora de Dios". Luego agregó: "Desafortunadamente, muchos de ellos murieron, al igual que los médicos y el personal paramédico". Finalmente, se dirigió a los sacerdotes enfermos que "gracias a Dios están curados" y a todo el clero italiano, "que dio pruebas de coraje y amor al pueblo".

13 diciembre 2020, 13:31