Buscar

Vatican News
Cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga Cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga 

Pésame del Papa por el fallecimiento del Cardenal Vela Chiriboga

En un telegrama de condolencias Francisco expresa su cercanía a la familia y a la comunidad del Cardenal Arzobispo emérito de Quito que falleció el pasado domingo a la edad de 86 años. El funeral se celebró en la Catedral Metropolitana de la capital de Ecuador

Isabella Piro – Città del Vaticano

Ante la noticia de la muerte del Cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga, Arzobispo Emérito de Quito en Ecuador, el Papa manifestó a su familia y a la comunidad eclesial su cercanía y su profundo pésame. Mediante un telegrama firmado por él, y enviado al Arzobispo de la ciudad, Monseñor Alfredo José Espinoza Mateus, el Pontífice recuerda la abnegación de este pastor que, a lo largo de los años y con fidelidad, comprometió su vida al servicio de Dios y de la Iglesia. Y al impartir su bendición apostólica a todos Francisco escribe:

“Que el Señor Jesús le obtenga la eterna corona de gloria, como signo de la esperanza cristiana en el Señor Resucitado”

Una vida al servicio de la Iglesia y de Dios

El cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga murió el 15 de noviembre, tenía 86 años y, por lo tanto, no era elector. La Conferencia Episcopal local dio a conocer la noticia, pidiendo oraciones en sufragio de su alma y citando un pasaje del Evangelio de Mateo sobre el "buen y fiel servidor del Señor". El funeral del difunto Arzobispo se celebra este martes 17 de noviembre, a las 10:00 a.m., hora local, en la Catedral Metropolitana de Quito.

Nacido en Riobamba el 1 de enero de 1934, siendo el quinto de nueve hijos, después de graduarse en el Colegio Salesiano de su ciudad natal, en 1951 el futuro Cardenal ingresó en el Seminario Mayor de Quito, para luego profundizar su formación teológica, pastoral y litúrgica también fuera del Ecuador, en particular en Bogotá, Madrid y Buenos Aires.

Un largo viaje de fe

Ordenado sacerdote el 28 de julio de 1957, a finales de los años sesenta se convirtió en Director de Cáritas de Riobamba; colaboró con el servicio pastoral para los indígenas y fundó la Escuela de Fátima para la educación de los jóvenes. En 1968 fue nombrado Subsecretario de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana; dos años después, se convirtió en su Secretario general. Llegó a ser Obispo auxiliar de Guayaquil el 20 de abril de 1972, recibió la ordenación episcopal el 21 de mayo del mismo año, mientras el 29 de abril de 1975 se convirtió en Obispo de Azogues. En febrero de 1979 participó como Delegado de la Iglesia del Ecuador en la Tercera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, que tuvo lugar en Puebla de los Ángeles, mientras de 1981 a 1988 fue miembro del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

El 8 de julio de 1989 fue nombrado Ordinario Militar del Ecuador. Por su trabajo, recibió la condecoración de las fuerzas armadas y la policía nacional del Estado ecuatoriano. En 1994, participó en el Sínodo de los Obispos sobre la Vida Consagrada. En el año 2000 fue elegido Presidente de la Fundación Misas para los sacerdotes de Ecuador, una Organización que recoge las intenciones de Misa en los países con mayor disponibilidad de dinero, cuya recaudación se distribuye entre los sacerdotes ecuatorianos más necesitados.

 

El 21 de marzo de 2003 fue nombrado Arzobispo de Quito, donde puso en marcha, entre otras cosas, un proyecto que involucra a todas las parroquias en la educación de los jóvenes. También se dedicó con gran atención a la formación de los sacerdotes, lanzando un curso específico para los recién ordenados. Además, abrió una clínica para ofrecer asistencia médica a los sacerdotes indigentes. El 11 de septiembre de 2010, a la edad de 76 años, renunció al gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Quito y el 20 de noviembre del mismo año el Papa Benedicto XVI lo creó Cardenal, con el título de Santa María en la Vía. En el año 2013 participó en el Cónclave que eligió al Papa Francisco.

Actualización del Colegio de Cardenales

Con la muerte del Cardenal Raúl Eduardo Vela Chiriboga el Colegio Cardenalicio queda constituido por 217 Cardenales, de los cuales 119 son electores y 98 no electores. Y con su fallecimiento de entre los países representados en el Colegio Cardenalicio Ecuador ya no tiene un representante. De manera que actualmente hay 87 países representados.

17 noviembre 2020, 13:38