Buscar

Vatican News

Ese puñal que se detuvo a unos pocos centímetros del corazón de Pablo VI

Hace 50 años, el 27 de noviembre de 1970, el ataque al Papa Montini, que acababa de desembarcar en Manila para el viaje más largo de su pontificado

VATICAN NEWS

Un hombre vestido de sacerdote sosteniendo un crucifijo con una mano y un puñal con la otra. Un Papa de 73 años que se enfrenta al viaje más largo de su pontificado. Un ataque frustrado gracias a la pronta reacción de los colaboradores del Papa. Ocurrió hace cincuenta años, en noviembre de 1970, cuando Pablo VI visitó Asia y Oceanía. La peregrinación está motivada por la primera conferencia de los obispos de Asia del Este y tenía como objetivo el encuentro con la gente que vive al otro lado del globo, con un mensaje que aclaraba el significado de la inculturación de la fe y el enriquecimiento de la comunión de toda la catolicidad.

Fue el propio Pablo VI quien presentó a los fieles, durante una audiencia general, el itinerario del viaje, que tiene como primera parada tres días en Manila, luego un parada en una isla de la Polinesia, luego tres días en Sydney, Australia, y luego en Yakarta, la capital de la Indonesia musulmana. Desde allí un vuelo a Hong Kong, "por unas horas, esperamos para testimoniar todo sin distinciones al gran pueblo chino la estima y el amor de la Iglesia Católica y la nuestra". Finalmente, la última parada programada es Colombo. Un largo y exigente viaje pero, explica el Papa Montini, "el poder y el deber han encendido la voluntad".

Pablo VI partió el 26 de noviembre y el avión hizo una escala técnica en Teherán, donde el Pontífice fue cordialmente recibido por el Sha de Persia Reza Pahlavi. También se decidió hacer una parada no programada en Dhaka, en el entonces Pakistán Oriental, para una reunión con las víctimas de un tifón: Montini quería entregar una importante suma de dinero para las actividades de socorro, que incluía el producto de una colecta recogida a bordo del avión entre los periodistas que lo acompañaban en el viaje.

En la mañana del 27 de noviembre, tan pronto como aterrizó en el aeropuerto de Manila, Pablo VI sufrió un ataque que podría costarle la vida. "Para cada viaje -recuerda el secretario especial Don Pasquale Macchi en sus memorias- el Papa fue advertido de que se planeaba algún posible ataque, desde el viaje a Tierra Santa hasta el Lejano Oriente. El Servicio Secreto también alertó a la Secretaría de Estado. Y cada vez el Papa se enfrentó a los viajes sin ninguna preocupación, confiando en Dios". Esta vez, sin embargo, el Papa fue herido.

"Mientras saludaba a las autoridades, a los cardenales y a los obispos", escribió su secretario, "el Papa fue atacado por un pintor boliviano, Benjamín Mendoza y Amor, de treinta y cinco años, vestido de sacerdote, que tenía en la mano un crucifijo de oro y en la otra, escondido por un paño, un kriss (daga malaya con hoja de serpiente). Con un golpe hirió al Papa en el cuello, afortunadamente protegido por la rigidez del cuello clerical, y con otro en el pecho cerca del corazón".

En una nota escrita por el propio Pontífice ese día leemos: "Si recuerdo bien, después de los saludos a las personalidades alineadas... veo confusamente a un hombre... que se acercó impetuosamente a mí. Pensé que era uno de los muchos que querían saludarme o besar mi mano, o decir algo... Tan pronto como estuvo delante de mí, me dio con ambas manos, dos golpes formidables en el pecho, e inmediatamente dos más, para que yo sintiera los fuertes latidos".

Así es como Don Macchi revive esos momentos: "Por mi parte, pensando que era un fanático, me precipité sobre él con cierta violencia para inmovilizarlo y lo arrojé a los brazos de la policía, impidiéndole así dar más golpes. El Papa, después de un primer momento de desconcierto, sonrió suavemente... Y también veo su mirada sobre mí, velada por un ligero reproche a mi impetuosidad. Luego continuó hacia el escenario para el primer discurso, sin mencionar el ataque: su hábito blanco, sin embargo, estaba manchado por una mancha de sangre". También fue decisiva la intervención del obispo Paul Marcinkus, organizador de los viajes papales, que atacó al asaltante.

Fue el propio Pablo VI, en la nota escrita el día del atentado, quien escribió: "Se subió al coche. Vi entonces en mi manga (¿a la izquierda?) unas pequeñísimas gotas de sangre, y me di cuenta de que una de mis manos debía haber tocado algo manchado de sangre, tal vez la mano del asaltante desconocido. Seguí sintiendo los golpes en mi pecho, pero nada más. Llegó a la catedral. Cuando me puse las vestiduras traté de lavar las huellas ensangrentadas de la mano, sin darme ninguna otra razón de lo que realmente había sucedido".

Después de la ceremonia, llegado a la nunciatura, el Papa puede finalmente ser visitado. Todavía es él que cuenta: "Pude desnudarme, y entonces me di cuenta de que la camisa empapada de sudor tenía una gran mancha de sangre en el pecho, debido a una pequeña herida, justo cerca de la región del corazón, superficial e indolora: la camisa había contenido la hemorragia, no abundante después de todo. Otra herida, aún más pequeña, casi un rasguño apareció, a la derecha, en la base del cuello".

"Inmediatamente medicado por el cuidado del buen y muy profesional profesor Mario Fontana", continúa Pablo VI, "las dos heridas fueron cerradas y medicadas en los días siguientes, y pronto sanaron... Una pequeña aventura de viaje, un poco de ruido en el mundo (sabía que en Italia, a la llegada de la noticia, el Parlamento suspendió la sesión) y una gran gratitud a los que se interesaron por mí; pero sobre todo gracias al Señor que me quiso seguro y me concedió continuar el viaje".

El médico del Papa, al ver las heridas, le puso la vacuna del tétanos, lo que provocó un ataque de fiebre. Y aconsejó a Pablo VI que suspendiera sus compromisos de la tarde. Sin embargo, Montini "decidió que el programa se desarrollara según lo previsto para no defraudar las expectativas de la gente y mantener el secreto sobre lo ocurrido". Así que el Papa fue a reuniones con el Presidente Marcos, con el cuerpo diplomático y con una delegación de Formosa.

Las noticias del ataque hacen el giro del mundo, pero la Santa Sede no confirma que el Papa fue herido. El atacante declaró: "Siento haber fallado, lo haría de nuevo si tuviera la oportunidad". Fue liberado de prisión unos años después, gracias a que el Vaticano no había formado una parte civil.

27 noviembre 2020, 07:00