Buscar

Vatican News
Plaza del Capitolio, Roma. Plaza del Capitolio, Roma.   (Copyright © Nicola Forenza)

Oración por la paz. San Egidio: el mundo necesita palabras de esperanza

Roberto Zuccolini, portavoz de la Comunidad fundada por Andrea Riccardi, presenta el encuentro interreligioso de oración por la paz que tiene lugar en el Capitolio con la participación del Papa. "Las religiones invitarán a la humanidad herida por la guerra y la pandemia a la esperanza".

Fabio Colagrande - Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco participará en el 34º Encuentro Internacional de la Comunidad de Sant'Egidio en el Espíritu de Asís que este año, debido a la pandemia, tendrá lugar en Roma en el Capitolio, en la tarde del 20 de octubre, en una única sesión vespertina.

El evento, titulado "Nadie se salva a sí mismo. Paz y Fraternidad", contará con la participación del Patriarca Bartolomé I junto con representantes del Judaísmo, el Islam y el Budismo. Habrá dos momentos de la reunión: a las 4 p.m. las oraciones de las diferentes religiones en diferentes lugares y el encuentro ecuménico en presencia del Papa en la Basílica de Santa María en Ara Coeli. Luego, a las 17.15 horas, la ceremonia final en la Plaza del Capitolio - con la participación del Presidente de la República Italiana Sergio Mattarella - que terminará con la firma de un llamamiento común por la paz. Las particularidades del evento fueron relatadas al micrófono de Radio Vaticano Italia por Roberto Zuccolini, portavoz de la Comunidad de Sant'Egidio.

La entrevista con Roberto Zuccolini

R. - Estamos viviendo un momento particular para todo el mundo, con el problema de la pandemia y todas sus consecuencias, incluidas las económicas y sociales, y yo diría más en general por el clima de preocupación por el futuro que caracteriza estos meses. Así que esta oración - con el lema "Nadie se salva solo, fraternidad y paz" - tiene precisamente el objetivo de lanzar un gran mensaje de esperanza en estos tiempos difíciles. Pensamos que a pesar de todo había una necesidad real de este momento. Nuestras reuniones por la paz suelen celebrarse, como saben, en tres días, con paneles y mesas redondas, discusiones, reuniones. Este año, sin embargo, sólo tendremos un momento por la tarde, al aire libre, en la plaza del Campidoglio, precedido de un momento de oración ecuménica en la Basílica de Ara Coeli. Pero creemos que también es un momento muy importante al que todo el mundo puede mirar: "fraternidad y paz" son dos palabras que pueden ser dos puntos de referencia para todos.

Un momento difícil de la historia, no sólo por la pandemia, sino también por las viejas y nuevas guerras que están en marcha y a las que el Papa Francisco se refiere a menudo...

R. - Por supuesto. Ha habido conflictos durante tantos años, piense en la guerra de Siria que lleva diez años, pero también en los nuevos conflictos que se han abierto recientemente, como el de Nagorno-Karabaj que preocupa a toda la comunidad internacional. La pandemia no debe hacernos olvidar estas guerras; al contrario, en un contexto como el del coronavirus, las guerras adquieren mayor gravedad. Creo que este día se debe enviar un mensaje al mundo entero de que estas guerras deben detenerse y que deben encontrarse soluciones lo antes posible a través de procesos de paz. Un deseo expresado varias veces por el Papa también en su última encíclica Fratelli tutti.

Como en la tradición de las reuniones de Asís habrá la oración de las diferentes religiones en diferentes lugares y además del mundo cristiano habrá representantes del Islam, el Judaísmo y el Budismo...

R. - Lo confirmo: los judíos rezarán en la Sinagoga y los otros, islámicos y budistas, rezarán a su vez en la Colina Capitolina, en algunas salas de los Museos Capitolinos. Todos ellos de acuerdo a sus propias tradiciones, ya que es en el Espíritu de Asís que hemos estado repitiendo y llevando a cabo durante muchos años, desde 1986. Luego habrá un encuentro con los cristianos, que rezarán en la Basílica del Ara Coeli, inmediatamente después, en la Piazza del Capitolio. Aquí el Papa se reunirá con los diferentes líderes religiosos. Entre ellos también estará el representante del Islam Mohamed Abdelsalam Abdellatif, que recientemente participó en la presentación de la encíclica Fratelli tutti, en representación del rector de al-Azhar, pero también estará el Patriarca Bartolomé I que también participó anteriormente en la oración ecuménica. Habrá representantes de la comunidad judía, como el Gran Rabino Haim Korsia de Francia, habrá budistas con importantes representantes como Shoten Minegishi, Soto Zen budista que ya ha participado en cinco ediciones de las reuniones de oración por la paz. Estamos especialmente contentos de que el Papa Francisco participe en este evento, así como participó el 20 de septiembre de 2016 en la reunión del 30º aniversario de la primera reunión en Asís. El Papa hablará en dos momentos: tanto en el Ara Coeli, durante la meditación y la oración por la paz ecuménica, como en la ceremonia final.

En la ceremonia final escucharemos discursos que nos dirán lo que las religiones tienen que decir al mundo para invitar a todos a mirar al futuro, a la post-pandemia...

R. - Sí, creemos que las religiones tienen mucho que decirle al mundo en este momento. Los líderes de las comunidades religiosas quieren decir a toda la humanidad que con la pandemia tal vez una era termina, pero otra comienza de nuevo y que por lo tanto debemos abrirnos a la esperanza, al futuro. Lo que falta en este tiempo -y pensemos en todas las consecuencias económicas y sociales de la pandemia- es precisamente una apertura a la esperanza. Esto puede verse de manera más dramática, obviamente, en algunos países que sufren de la guerra, como Siria, por ejemplo. Un pueblo sirio que sigue viviendo un momento dramático con siete millones de personas que han abandonado su patria y todas las víctimas que se han registrado en los últimos años. Pero pensemos también en todos los pueblos y familias que se han empobrecido por la emergencia de Covid. Creo que las religiones tienen mucho que decir sobre estos temas y esperamos que también den a todos, el coraje para enfrentar el futuro. De hecho, será un evento que se seguirá en todo el mundo, porque, aunque muchas personas no podamos estar presentes en la plaza, por razones de seguridad sanitaria, el evento se transmitirá en ocho idiomas en streaming y a todo el mundo.

20 octubre 2020, 10:08