Buscar

Vatican News

La JMJ del 2000 y el llamado de Juan Pablo II

Hace veinte años la fuerte invitación a la multitud en esa inolvidable Vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Roma, a no resignarse, hecha por San Juan Pablo II, un joven entre los jóvenes. El recuerdo de aquellos días en la entrevista a Gigi De Palo, hoy presidente del Foro de Asociaciones Familiares.

Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

Las imágenes de la extensión de Tor Vergata, atestada de más de dos millones de personas, especialmente jóvenes, y la figura de Juan Pablo II que, a pesar de su edad y cansancio, participa en la Vigilia y, al día siguiente, en la Misa, permanecen impresas en la memoria de muchos. Se alegra con el entusiasmo de los jóvenes, su alegría desbordante, los observa y mueve sus manos al ritmo de la música y el canto de "Jesucristo tú eres mi vida". Viejo y, sin embargo, por dentro, con la fuerza de la juventud. Serio porque conoce el poder y el alcance del mensaje que atestigua y los muchos dramas que atraviesan la existencia del hombre, y al mismo tiempo sonriente y sobre todo lleno de esperanza. Sus palabras proféticas de esa noche no se perdieron. Y ver esas imágenes de nuevo sólo puede traer lágrimas de emoción a los que participaron en ellas.

Defenderás la vida y la paz

Era el año 2000. Hace veinte años, en un paisaje mundial muy diferente. Los que eran jóvenes entonces, hoy son padres, sacerdotes, consagrados o consagradas. En la vigilia de ese sábado 19 de agosto, el Papa dijo que Roma no olvidaría ese "alboroto" y ciertamente los muchachos del JMJ, a menudo llamados "papaboy", no lo han olvidado. Los llamó "centinelas de la mañana", confiándoles una misión concreta:

Las palabras del Papa:

En el curso del siglo moribundo, los jóvenes como tú fueron convocados a las reuniones del océano para aprender a odiar, fueron enviados a luchar unos contra otros. Los diversos mesianismos secularizados, que trataron de reemplazar la esperanza cristiana, resultaron ser verdaderos y propios infiernos. Hoy han venido a afirmar que en el nuevo siglo no se prestarán para ser instrumentos de violencia y destrucción; defenderán la paz, pagando incluso personalmente si es necesario. No se resignarán a un mundo en el que otros seres humanos mueren de hambre, siguen siendo analfabetos y carecen de trabajo. Defenderás la vida en cada momento de su desarrollo terrestre; te esforzarás con toda tu energía en hacer esta tierra cada vez más habitable para todos.

De Palo: no te resignes en el Tercer Milenio

Entre los miles de jóvenes presentes, Gigi De Palo, hoy presidente del Foro de las Familias, esposo y padre de cinco hijos, que también participó en la organización de la JMJ, recuerda cómo las palabras del Papa esa noche grabaron su vida.  "Fue un poco un testamento espiritual - dice De Palo - fue una invitación a no resignarse al Tercer Milenio". Un discurso "todo orientado al futuro", en el que el llamado a no resignarse era central. Y no resignarse fue una generación compuesta hoy por muchas madres y padres a pesar de las dificultades: "si me casé y tuve hijos, le debo mucho a esa noche", subraya de nuevo el presidente del Foro.

Palabras, las del Papa, de que "no podemos dejarnos escapar, eso no puede ser descartado como el pasado", señaló. Sólo el uso del verbo al futuro expresaba, entre otras cosas, la gran confianza en la juventud del Papa Wojtyla, bajo cuyo pontificado nacieron las Jornadas Mundiales de la Juventud. Un tema central, el de la confianza, que hoy en día parece faltarle a los jóvenes. Haberles dado confianza ha dado en cambio frutos: "Sentí una persona que me dio confianza y sentí que estaba devolviendo esta confianza. Y esta relación de confianza no termina aquí, sino todo lo contrario", señala de nuevo De Palo.

Es a Jesús a quien buscas cuando sueñas con la felicidad

En esa memorable Vigilia el Papa animó a los jóvenes, recordándoles que aún era posible creer, a pesar de las dificultades, incluso en los años dos mil que se abrían entonces. Era posible creer con la ayuda de la gracia, diciendo el "sí" a Jesús:

En realidad, es Jesús a quien buscas cuando sueñas con la felicidad; es Él quien te espera cuando nada te satisface de lo que encuentras; es Él quien te atrae tanto; es Él quien te provoca con esa sed de radicalidad que no te permite adaptarte a los compromisos; es Él quien te empuja a dejar las máscaras que hacen la vida falsa; es Él quien lee en tu corazón las decisiones más verdaderas que otros quisieran sofocar. Es Jesús quien suscita en vosotros el deseo de hacer de vuestra vida algo grande, la voluntad de seguir un ideal, el rechazo a dejaros tragar por la mediocridad, el valor de comprometeros con humildad y perseverancia a mejoraros a vosotros mismos y a la sociedad, haciéndola más humana y fraternal.

Prenderás fuego al mundo

Como en cada JMJ, los chicos pasaron la noche en la explanada arreglándose con sacos de dormir y colchonetas. Al día siguiente, el 20 de agosto, en la misa, la llamada del Papa dirigió la proclamación del Evangelio a esa valiente joven, patrona de Italia y de Europa:

Estoy seguro de que también ustedes, queridos amigos, serán iguales a los que les han precedido. Llevarán el anuncio de Cristo al nuevo milenio. De camino a casa, no se dispersen. Confirme y profundice su adhesión a la comunidad cristiana a la que pertenece. Desde Roma, desde la ciudad de Pedro y Pablo, el Papa los acompaña con afecto y, parafraseando una expresión de Santa Catalina de Siena, les dice: "Si son lo que están destinados a ser, prenderán fuego al mundo entero".

Palabras que no han dejado de tener eco y que en estos 20 años han continuado y siguen dando fruto.

JMJ 2000
JMJ 2000

 

 

20 agosto 2020, 12:01