Buscar

Vatican News

El Papa en la catequesis: como Abrahán, aprendamos a rezar con fe

En la audiencia general de esta mañana, el Papa continuó con el ciclo de catequesis sobre la oración, dedicando su reflexión a la figura del patriarca Abrahán, quien vivió la oración en continua fidelidad a la Palabra de Dios.

Ciudad del Vaticano

“Aprendamos de Abrahán a rezar con fe: escuchar, caminar, dialogar hasta discutir, pero siempre dispuestos a aceptar la Palabra de Dios y a ponerla en práctica”. Fue la invitación del Papa Francisco en la catequesis del primer miércoles de junio. Continuando con el ciclo de catequesis sobre la oración, el Pontífice, desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, reflexionó sobre la figura y la vocación del patriarca Abrahán, a quien Dios le habló y le pidió que emprendiera un camino “que suena absurdo”, instándolo a “desarraigarse de su patria” con la promesa de darle una tierra nueva y una descendencia numerosa, “como las estrellas que salpican el cielo”.

Abrahán hombre de la Palabra

El patriarca escucha la voz de Dios, se fía de su palabra y parte. “Y con esta partida suya nace una nueva forma de concebir la relación con Dios” – afirma Francisco. “Abrahán es, por lo tanto, el hombre de la Palabra”:

Cuando Dios habla, el hombre se convierte en el receptor de esa Palabra y su vida en el lugar donde esa pide encarnarse. Esta es una gran novedad en el camino religioso del hombre: la vida del creyente comienza a concebirse como vocación, es decir como llamada, como lugar donde se cumple una promesa; y él se mueve en el mundo no tanto bajo el peso de un enigma, sino con la fuerza de esa promesa, que un día se cumplirá. Y Abrahán creyó en la promesa de Dios. Creyó y fue, sin saber a dónde iba, así dice la Carta a los Hebreos. Pero se confió.

La fe de Abrahán se convierte en historia

El Obispo de Roma señala que el Libro del Génesis permite descubrir cómo Abrahán vivió la oración en continua fidelidad a esa Palabra, que Dios le dirigía a lo largo de su camino. “Podemos decir que en la vida de Abrahán la fe se hace historia”, afirma el Papa y agrega:

Dios ya no es más visto sólo en los fenómenos cósmicos, como un Dios lejano que puede infundir terror. El Dios de Abrahán se convierte en "mi Dios", el Dios de mi historia personal, que guía mis pasos, que no me abandona; el Dios de mis días, el compañero de mis aventuras; el Dios Providencia.

La experiencia de Dios

Siguiendo con su reflexión, Francisco, hablando sin texto escrito, invita a cuestionarse:

Yo me pregunto y les pregunto: ¿nosotros tenemos esta experiencia de Dios? ¿El "Dios mío", el Dios que me acompaña, el Dios de mi historia personal, el Dios que guía mis pasos, que no me abandona, el Dios de mis días? ¿Tenemos esta experiencia? Pensémoslo un poco.

A continuación, el Papa cita un texto del Memorial de Blaise Pascal en el cual el filósofo expresa “no una reflexión intelectual que un hombre sabio puede concebir sobre Dios, sino el sentido vivo y experimentado de su presencia”, anotando el momento exacto de esta realidad: la tarde del 23 de noviembre de 1654. "No el Dios abstracto o el Dios cósmico, no" - subraya el Papa. "Es el Dios de una persona":

“Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, no de los filósofos y de los sabios. Certeza, certeza. Sentimiento. Alegría. Paz. Dios de Jesucristo”

Abrahán, hombre de acción

El Santo Padre evidencia además el modo de rezar de Abrahán: rezaba también con acciones, erigiendo altares que recordaban el paso del Señor en su vida, signo de la cercanía y la familiaridad con Dios:

Así Abrahán se convierte en familiar de Dios, capaz también de discutir con Él, pero siempre fiel. Habla con Dios y discute. Hasta la prueba suprema, cuando Dios le pide que sacrifique a su propio hijo Isaac, el hijo de la vejez, el único, el heredero. Aquí Abrahán vive su fe como un drama, como un caminar a tientas en la noche, bajo un cielo esta vez desprovisto de estrellas. Y tantas veces nos sucede también a nosotros, de caminar en la oscuridad, pero con la fe. Dios mismo detendrá la mano de Abrahán ya lista para golpear, porque ha visto su disponibilidad verdaderamente total.

Hablar con Dios como un hijo con su papá

Finalmente, Francisco insta a aprender a rezar como Abraham, a dialogar con Dios, incluso a discutir, como él también discutió. E insiste:

No tengamos miedo de discutir con Dios; además, diré algo que suena a herejía. Muchas veces he escuchado a la gente decirme: "Pero sabe, me sucedió esto y me enfadé con Dios". "¿Pero tú tuviste el valor de enojarte con Dios?"  "¡Sí, me enojé!" Pero esta es una forma de oración, porque sólo un hijo es capaz de enojarse con su padre y volver a encontrarse con él. (...) Con Dios, aprendamos a hablar como un hijo con su papá; escucharlo, responder, discutir. Pero transparente, como un hijo con su padre. 

Los saludos a los fieles de lengua española

Como de costumbre el Santo Padre saludó a los fieles de diversas lenguas que siguen la catequesis a través de los medios de comunicación. Esta fue su invitación a los fieles de lengua española:

“Pidamos al Señor que nos conceda aprender a orar con la misma fe de Abrahán, que seamos dóciles y disponibles a acoger su voluntad y a ponerla en práctica, como hijos e hijas que confían en su providencia paterna. Que Dios los bendiga.”

03 junio 2020, 10:20