Buscar

Vatican News
Frey Giacomo Dalla Torre muerte telegrama pésame Papa Francisco Frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, 80º Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta, murió este 29 de abril en Roma a la edad de 75 años.   (ANSA)

Orden de Malta. El Papa: Gran Maestre, hombre íntegro dedicado a los pobres

En un telegrama, Francisco habla de los dotes de amor hacia los más necesitados y de la fidelidad al Evangelio del jefe de la Orden fallecido este 29 de abril en Roma. Entrevista con el embajador de la Soberana Orden de Malta ante la Santa Sede, Antonio Zanardi Landi

Francesca Sabatinelli - Ciudad del Vaticano

Un "hombre diligente de cultura y de fe" de quien se recuerda la "fidelidad integral a Cristo y al Evangelio" y "generoso compromiso" vivido en su cargo "para el bien de la Iglesia" así como su "dedicación a los que más sufren". Este es el retrato que el Papa Francisco hace en un telegrama de condolencia de Frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, 80º Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta que murió este 29 de abril en Roma a la edad de 75 años. Había sido elegido para ocupar un puesto en la cúspide de la Orden durante dos años, después de haber pasado un año al timón como Lugarteniente del Gran Maestre desde abril de 2017 hasta mayo de 2018, y luego asumió la plena responsabilidad en un momento crítico marcado por una crisis institucional que había causado profundas desavenencias.

Frey Giacomo, fallecido prematuramente tras una breve enfermedad, es recordado por su temperamento apacible, pero a la vez determinado, calidad que permitió a la Orden iniciar una nueva fase de renovación y evolución, a partir de la revisión de la Carta Constitucional. Su estar "al servicio de la Orden y de las personas necesitadas", como solía repetir, le hizo comprometerse con los más desfavorecidos, como los sin techo de la estación de Termini en Roma, donde distribuía comidas, o incluso participar en las peregrinaciones organizadas por la Orden, como la peregrinación internacional con los enfermos a Lourdes, o las peregrinaciones italianas a Loreto y Asís.

El servicio constante a la Iglesia

La dirección de la Soberana Orden de Malta, como Lugarteniente interino, está ahora en manos de Frey Ruy Gonçalo do Valle Peixoto de Villas Boas, que recuerda a Frey Giacomo como la gran figura inspiradora para muchos miembros y voluntarios de la Orden. De su cordialidad y bondad habla también el embajador de la Orden ante la Santa Sede, Antonio Zanardi Landi.

R. - Creo que el dolor es compartido por todos en la Orden de Malta, porque Frey Giacomo era un hombre de unión, un hombre de diálogo, y había logrado hacerse no sólo apreciar sino verdaderamente amar por todos. El cargo de Gran Maestre de la Orden de Malta es un cargo visible, es un cargo de importancia protocolaria, pero él interpretó su papel con gran sencillez, gran humildad personal, lo vio como una prestación de servicio a la Orden, a la Iglesia y creo que veía a la Orden en su naturaleza primera de Orden religiosa, volviendo a los tiempos de su fundación y redescubriendo su verdadera misión, que es la de la cercanía a los últimos y para la glorificación del Señor.

Él mismo siempre había estado al lado de los pobres, también recordamos el hecho de que por la noche iba a dar testimonio de la cercanía de la Orden de Malta a estas personas...

R. - Esto era algo que le importaba mucho, lo que también le hizo renunciar a otros compromisos, a otras ocupaciones, se preocupó mucho de mantener la regularidad de su presencia en la Estación Termini para la distribución de ayuda a los desamparados. 

Embajador, el Gran Maestre siempre dio testimonio también de una gran fidelidad a la Santa Sede...

R. - El Gran Maestre se sintió un hombre de la Santa Sede, también interpretó su función como la de un puente entre la Orden de Malta y la Santa Sede. Hay una larga historia familiar, todos sabemos que el hermano de nuestro difunto Gran Maestre fue rector de la Lumsa, fue presidente del Tribunal Vaticano, durante muchos años trabajó y sirvió a la Santa Sede. El padre del Gran Maestro trabajó para la Santa Sede, su abuelo fue director de L'Osservatore Romano durante 40 años. Así que creo que Frey Giacomo se sintió realmente parte de la gran operación del gobierno central de la Iglesia y que quería servirla con todo su espíritu, con todas sus habilidades y con su inteligencia. Durante muchos años, incluso antes de convertirse en un miembro profeso de la Orden de Malta o incluso en un miembro del Smom, trabajó y vivió junto a los hombres de la Santa Sede.

Usted, Embajador, tenía una importante relación personal con el Gran Maestre, además de pertenecer a la Orden de Malta...

R. - Fue una de las primeras personas que conocí cuando llegué a Roma, hace unos 50 años, cuando aún no era miembro de la Orden de Malta. El origen regional común - su familia era de Treviso, mi familia era originaria de Veneto y Friuli - siempre nos ha hecho sentir de alguna manera conectados. Siempre nos hemos mantenido en contacto a lo largo de todos estos años. Lo aprecié particularmente, y estuve cerca de él, cuando era Gran Prior de Lombardía y Venecia, donde su ser veneciano, de alguna manera, pudo florecer convirtiéndolo en amigo de todos, apreciado por todos. Siempre fue afectuoso con todos, este afecto era uno de los rasgos característicos de su personalidad, no hubo un momento en que nos encontráramos en que no me confiara sus saludos para mis hijos. Y esta fue una constante suya. Otra cosa, más reciente, ha creado un nuevo vínculo entre nosotros: soy, entre otras cosas, el presidente de la Fundación Aquileia, entre los primeros patriarcas de Aquileia había cuatro Dalla Torre, que están enterrados en una capilla de la Basílica. Con nuestro difunto Gran Maestre Frey Giacomo, pensábamos visitar a los cuatro grandes patriarcas Dalla Torre. Por desgracia, el cielo lo ha dispuesto de otra manera, nuestro Gran Maestre nos dejó muy prematuramente, después de unos meses de enfermedad y no pudimos realizar este proyecto común nuestro.

30 abril 2020, 11:00