Buscar

Vatican News

Ejercicios Espirituales, padre Bovati: no sustituir el creer con el saber

La "falta de fe" fue el punto central de la cuarta meditación del Padre Pietro Bovati en el retiro de Cuaresma de la Curia Romana, reunida en Ariccia hasta el próximo viernes. Mientras tanto, la Oficina de Prensa de la Santa Sede anuncia que el resfriado diagnosticado al Papa "está siguiendo su curso, sin síntomas atribuibles a otras patologías" y que Francisco "celebra la Santa Misa diariamente y sigue los Ejercicios Espirituales".

Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

"También en nosotros hay fenómenos de ceguera, de idolatría, que son esencialmente una falta de fe en el Señor Jesús, la incapacidad de vivir verdaderamente confiándonos a Él". Con estas palabras el sacerdote jesuita Pietro Bovati inició su meditación vespertina del 3 de marzo, en estos Ejercicios Espirituales celebrados en Ariccia, partiendo del episodio del becerro de oro, narrado en el Éxodo, y recordando, al igual que en otras meditaciones, la historia de Moisés, el Evangelio de Mateo y los Salmos.

Mientras tanto, desde el Vaticano llega la noticia difundida por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, de que Francisco sigue las meditaciones diarias del predicador jesuita y que el resfriado "sigue su curso, sin síntomas atribuibles a otras patologías".

Al centro de la reflexión de esta tarde, el religioso profundizó sobre el pecado, no como se presenta mayormente como una transgresión de la ley de Dios, sino como una "falta de fe". El primero de los preceptos del Decálogo se refiere, de hecho, a no tener otros dioses en lugar del Dios único y no hacer imágenes de la divinidad. Esta última especificación, explicó el padre Bovati, ha sido considerada anticuada por el pueblo cristiano: consideran el ídolo, el fetiche, un legado del pasado. En cambio, el pueblo ha considerado útil, "también contra las tendencias iconoclastas", recurrir a las imágenes de la divinidad para aumentar la fe. Pero la idolatría sigue siendo "un pecado capital denunciado en toda la tradición del Antiguo Testamento".

Pecado no reconocido

Hay, por tanto, "una ceguera muy grave" que aflige a la conciencia, precisamente porque no se reconoce. Como cuando en el Evangelio de Juan Jesús observa: «Así como ustedes dicen "nosotros vemos", vuestro pecado permanece».

"Es un pecado que no puede ser curado, porque no se reconoce", es más, se niega "y por lo tanto se asemeja -señala el padre Bovati- al pecado contra el espíritu, sin remedio". Hay una fuerte crítica a la hipocresía de los escribas del Evangelio de Mateo, en el capítulo 23, y también a la de los fariseos, "los observadores de la ley que se presentaron al pueblo como modelos a imitar".

La hipocresía es una mentira, porque sustituye las buenas acciones por la apariencia de bondad, distorsiona la práctica devota porque en lugar de ser "para la gloria de Dios", se dirige a la exaltación y el honor del hombre. La hipocresía no sabe juzgar, no sabe lo que es el verdadero discernimiento; es ciega, no conoce la justicia, la misericordia, la fidelidad, identifica la bondad con las prácticas y los cumplimientos materiales.

Escuchar no poseer

Asimismo, a partir del texto del Éxodo, capítulo 32 que narra cómo el pueblo adoraba al becerro de oro, el  predicador reflexiona sobre el fenómeno de la idolatría poniendo de relieve varios aspectos: cómo surge el deseo de certezas, de la preferencia por "ver" en lugar de escuchar la voz del Dios invisible.

Pero el talismán puede tomar la forma de una constitución doctrinal o disciplinaria. Su rigidez, que se considera sinónimo de solidez y perennidad, el aspecto claro y controlable de la doctrina, incluso su calidad intelectual, son apariencias engañosas, si tal construcción reemplaza la escucha humilde y permanente de la voz de Dios que habla como espíritu. Si uno sustituye la creencia por el conocimiento, si uno deja de adherirse a Dios, termina creyendo que posee la verdad, en lugar de buscarla y escucharla con humilde docilidad.

Jesús venció al mundo

La imagen del becerro de oro aplicada a nuestros días, llevó al padre Bovati a hablar sobre la importancia que se da a la imagen pública en el mundo virtual en el que vivimos y en el que con frecuencia nos convertimos en seguidores de un objeto idólatra. 

Por ello, el religioso también advirtió contra el riesgo de practicar un culto que, aunque en teoría sea devoto y espléndido, en su ejecución no sea capaz de acoger la Palabra de Dios que es transformadora. "Las ceremonias bien hechas no son suficientes si no se basan en la auténtica oración que es ante todo escuchar a Dios". 

Central, por último, es la llamada al Evangelio de Mateo, en particular a las tentaciones en el desierto."Jesús sale victorioso y nos enseña el camino para superar nuestra ceguera, señala el biblista. Jesús muestra el camino del siervo. Y el Salmo 106 también recuerda que en la historia de Israel, Dios siempre interviene con gestos de salvación".

Esto es lo que agranda nuestros corazones, que entre nosotros entramos en la acción de la gracia por la bondad del Señor, porque su amor es eterno. Jesús dice: "Ten valor. Yo he vencido al mundo". Y lo ha vencido también por nosotros, para que en el reconocimiento de nuestra poca fe podamos todavía entonar el himno de alabanza, volviendo nuestra mirada amorosa hacia Él, nuestro único Dios, nuestro Salvador.

03 marzo 2020, 19:00