Buscar

Vatican News

La revolución más grande de la historia

El punto sobre la actividad del Papa y la Santa Sede. Hoy Francisco celebró la misa en Santa Marta y recibió a los participantes en la Plenaria de la Congregación para la Educación Católica. También destaca la reunión para presentar la próxima apertura de los Archivos Vaticanos relacionados con el pontificado de Pío XII.

Sergio Centofanti - Ciudad del Vaticano

Una revolución educativa que ayude a la humanidad a ser más fraternal, más solidaria, más inclusiva: de ello habló el Papa en su discurso a los participantes de la Plenaria de la Congregación para la Educación Católica con vistas a la jornada del pacto educativo mundial, prevista para el próximo 14 de mayo. Francisco promovió este evento para superar las tendencias actuales de fragmentación y oposición alimentadas por la idolatría del Ego.

Nunca antes - dijo el Pontífice- ha habido tanta necesidad de unir esfuerzos en una amplia alianza educativa para formar personas maduras, capaces de reconstruir el tejido de las relaciones humanas en nombre de la compasión y la responsabilidad. Pero para lograr estos objetivos se necesita valor: "El valor de poner a la persona en el centro... el coraje de formar personas dispuestas a ponerse al servicio de la comunidad. Una revolución educativa que ayuda a encontrar el equilibrio con uno mismo, con los demás, con la naturaleza y con Dios".

La mayor revolución de la historia es la realizada por Jesús: su muerte y resurrección cambiaron el mundo, cambiaron radicalmente la humanidad. En la misa de Santa Marta, Francisco comenta el Evangelio de hoy en el que Pedro confiesa que Jesús es "el Cristo" pero, inmediatamente después del anuncio de que el Hijo del Hombre sufriría mucho y sería asesinado para luego resucitar, comienza a reprochar al Maestro, quien le responde: "¡Apártate de mí, Satanás! Porque no piensas según Dios, sino según los hombres".

"Confesar a Jesús -dijo el Papa en su homilía- es confesar su muerte, su resurrección; no es decir "Tú eres Dios" y basta, me detengo allí, sino confesar que Él vino por nosotros y murió por mí. "Has resucitado. Nos das la vida, nos prometiste el Espíritu Santo para guiarnos. Confesar a Jesús significa aceptar el camino que el Padre ha elegido para Él: la humillación". Y cuando los cristianos no siguen este camino, cometen errores, se vuelven mundanos, de la misma pasta que el mundo. El cristiano, en cambio, es un revolucionario si sigue a Jesús, porque acepta la gracia de su muerte y resurrección que cambia radicalmente su corazón.

La verdadera revolución es cambiar, de estar centrados en uno mismo a centrarnos en los demás. En su tweet para la Jornada Mundial de la Justicia Social, el Papa dice: "La opción por los más pobres y olvidados nos impulsa a liberarlos de la miseria material y a defender sus derechos, pero también a ofrecerles la amistad del Señor, que los ama y les ha dado una inmensa dignidad". Evangelización y promoción humana: ser cristiano "a tiempo completo".

Ayudar a los demás sin hacer ruido. El obispo Sergio Pagano, Prefecto del Archivo Apostólico Vaticano, habla de la gran obra realizada por Pío XII en los años de la Segunda Guerra Mundial, un verdadero "río de caridad" a favor de los más necesitados. Hoy, en la Sala de Prensa del Vaticano, se ha celebrado un "meeting point" con los periodistas para presentar la apertura, el próximo 2 de marzo, del Archivo de la Santa Sede relativo al pontificado del Papa Pacelli (1939-1958). El Arzobispo Pagano, subrayó en entrevista con Radio Vaticano, que los nuevos documentos que estarán disponibles para los estudiosos, podrían confirmar la ayuda ofrecida por Pío XII a los judíos durante ese período.

La leyenda negra de los llamados "silencios" de este Pontífice nació algunos años después de su muerte. Sin embargo, el Prefecto observa que en los Archivos "hay muchos documentos que contienen el agradecimiento del pueblo judío y hablo obviamente, de judíos no bautizados, que permanecieron en su fe y que agradecen al Papa Pacelli por la ayuda prestada". Esto no es una revolución, es simplemente historia.
 

20 febrero 2020, 17:35