Cerca

Vatican News

“Quien ama a Dios debe buscarlo en los pobres”, el Papa a Carmelitas

El Papa francisco encontró en el Vaticano a los participantes en el Capítulo General de la Orden Carmelita. El tema central de la reflexión capitular es "Ustedes son mis testigos" (Is 43,10); de generación en generación: llamados a ser fieles a nuestro carisma carmelita (cf. Const 21).

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Papa saludó a los participantes en el Capítulo General de la Orden Carmelita y los animó señalando tres líneas de acción: “La primera línea es la fidelidad y la contemplación (...) La segunda línea es el acompañamiento y la oración (...) la tercera línea: ternura y compasión”.

Fidelidad y compasión

Francisco evidenció la tradición contemplativa del carmelo enraizada en la relación personal con Dios, así como afirmó que “El estilo carmelita de vivir la contemplación te prepara para servir al pueblo de Dios a través de cualquier ministerio o apostolado. Lo que es seguro es que, hagas lo que hagas, serás fiel a tu pasado y estarás abierto al futuro con esperanza si, "viviendo en obediencia a Jesucristo" (Regla 2), tienes en tu corazón especialmente el camino espiritual de las personas”.

Acompañamiento y oración: Jesús es el centro de la vida

“Carmelo es sinónimo de vida interior. Los místicos y escritores carmelitas han comprendido que "estar en Dios" y "estar en sus cosas" no siempre coinciden”, afirmó el Papa. Por esta razón les pone en guardia contra la tibieza y la mundanalidad que “puede penetrar en la vida consagrada cuando los consejos evangélicos se convierten sólo en una rutina y el amor de Jesús ya no es el centro de la vida”. Y el Papa insiste: “este Capítulo es una ocasión providencial para recibir del Espíritu Santo la fuerza para luchar juntos contra estas trampas”.

El Papa recuerda a San Juan de la Cruz, quien invita a “Ir al centro más profundo”, a donde la llama vive de amor. Por eso, “El verdadero profeta en la Iglesia es el que viene del "desierto", como Elías, rico en el Espíritu Santo, y con la autoridad que tienen los que han escuchado en silencio la sutil voz de Dios”.

Francisco les recuerda a los carmelitas que su larga tradición es un valor con mucha actualidad: “Nuestro mundo tiene sed de Dios y ustedes, carmelitas, maestros de oración, puededn ayudar a muchos a salir del ruido, de la prisa y de la sequedad espiritual. Por supuesto que no se trata de enseñar a la gente a acumular oraciones, sino de ser hombres y mujeres de fe, amigos de Dios, que saben caminar por los caminos del espíritu”.

La vida comunitaria fue un aspecto sobre el que Francisco se detuvo: “La belleza de la vida comunitaria es en sí misma un punto de referencia que genera serenidad, atrae al pueblo de Dios e inyecta la alegría de Cristo resucitado. El verdadero carmelita transmite la alegría de ver en el otro a un hermano para ser sostenido y amado y con quien compartir la vida”.

Ternura y compasión

La tercera línea delineada por el Papa insiste en que “El contemplativo tiene un corazón compasivo. Cuando el amor se debilita, todo pierde sabor. El amor, atento y creativo, es un bálsamo para los que están cansados y agotados (cf. Mt 11, 28), para los que sufren abandono, el silencio de Dios, el vacío del alma, el amor roto”. "Quien ama a Dios debe buscarlo en los pobres", en los "hermanos de Jesús", como decía el Beato Angelo Paoli.

El Papa advierte sobre esta realidad: “Debemos tener cuidado con el contemplativo que no es compasivo. La ternura, al estilo de Jesús (cf. Lc 10,25-37), nos protege de la "pseudo-mística", de la "solidaridad del fin de semana" y de la tentación de alejarnos de las heridas del cuerpo de Cristo. Las heridas de Jesús todavía son visibles hoy en día en los cuerpos de nuestros hermanos y hermanas que son despojados, humillados y esclavizados”.

Y cierra su reflexión afirmando: “Hoy es necesaria una revolución en la ternura (cf. Evangelii gaudium, 88; 288) que nos haga más sensibles a las noches oscuras y a los dramas de la humanidad”.

21 septiembre 2019, 12:49