Buscar

Vatican News

Papa a los jóvenes en Skopie: “Soñad, siempre juntos y nunca contra los demás”

El Papa tiene un encuentro ecuménico e interreligioso con los jóvenes en la capital de Macedonia y les invita soñar y no seguir a la “diosa lamentación”, porque los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco sigue de Viaje Apostólico a Macedonia del Norte. Entre sus encuentros destaca el que ha mantenido esta tarde con los jóvenes en el Centro Pastoral Skopie, marcado por una fuerte interactividad entre el Santo Padre y los adolescentes. Ellos, los protagonistas del encuentro, han expuesto ante el Papa sus testimonios e inquietudes; el Papa, por su parte, les ha escuchado y contestado personalmente.

El riesgo de seguir a la “diosa lamentación”

Ante la pregunta de una joven: «¿Sueño demasiado?», el Santo Padre ha expresado a todos los jóvenes que “nunca se sueña demasiado” y que uno de los principales problemas de la actualidad y de tantos jóvenes es que han perdido la capacidad de soñar: “Ni mucho ni poco, no sueñan; y cuando una persona no sueña, cuando un joven no sueña, ese espacio es ocupado por el lamento y la resignación” y esto – ha puntualizado – “lo dejamos para aquellos que siguen a la “diosa lamentación” y la cual es un engaño porque “te hace tomar la senda equivocada”. Además, el Papa les ha pedido “no darse por vencidos”, aun cuando todo parece “paralizado y estancado” o “cuando los problemas personales nos inquietan y los malestares sociales no encuentran las debidas respuestas”.

Y predicando con el ejemplo, Francisco ha recordado uno de sus sueños que se hizo realidad: “Hace unos meses, con un amigo, el Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb, también tuvimos un sueño muy parecido al tuyo que nos llevó a querer comprometernos y firmar juntos un documento que dice que la fe nos tiene que mover a los creyentes a ver en los otros a un hermano que debemos sostener y amar, y no dejarnos manipular por intereses mezquinos”.

Convertirse en artesano de esperanza te da adrenalina

El Papa también ha asegurado que la manera más hermosa de ser joven es “vivir una buena aventura” y que la mayor adrenalina que pueden tener es “empeñarse todos los días, con dedicación, en ser artesanos de sueños, artesanos de esperanza” porque – ha señalado –  “los sueños nos ayudan a mantener viva la certeza de saber que otro mundo es posible y que estamos invitados a involucrarnos y formar parte de él con nuestro trabajo, con nuestro compromiso y acción”. Y para ser más claro, ha puesto el ejemplo de los “artesanos escultores”: “Es necesario ser como esos artistas y convertirnos en buenos escultores de los propios sueños. Un escultor toma la piedra en sus manos y lentamente comienza a darle forma y a transformarla, con dedicación y esfuerzo, y sobre todo con muchas ganas de ver cómo esa piedra, por la que nadie daría nada, se convierte en una hermosa obra de arte”.

No tener miedo a arriesgar sino a vivir paralizados

Durante su discurso, Su Santidad también les ha invitado a “no tener miedo de apostar”, tampoco de “cometer errores” y ha “no paralizarse por inseguridad” porque de lo único que se debe tener miedo es de “vivir paralizados, como muertos en vida, convertidos en seres que no viven porque no quieren arriesgar, porque no perseveran en sus empeños o porque tienen temor a equivocarse.”

“Aun si te equivocas – ha exclamado – siempre podrás levantar la cabeza y volver a empezar, porque nadie tiene derecho a robarte la esperanza”.

Seguir el ejemplo de Madre Teresa

“Pensad en Madre Teresa. Cuando vivía aquí no se imaginaba cómo sería su vida, pero no dejó de soñar y de esforzarse por descubrir siempre el rostro de su gran amor, Jesús, en todos aquellos que estaban al borde del camino. Ella soñó a lo grande y por eso también amó a lo grande”. Otra de las invitaciones del Papa a los jóvenes en Skopie ha sido la de seguir el ejemplo de Madre Teresa asegurando que aunque a veces encontrarán muchos imprevistos “es importante que los afrontéis y busquéis con creatividad transformarlos en una oportunidad” pero “nunca solos” porque – ha expresado – nadie puede pelear solo: “¡Qué importante es soñar juntos! Como hacéis hoy aquí, todos unidos, sin barreras. Por favor, soñad juntos, no solos; con los demás, nunca contra los demás. Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos”.

El “cara a cara” es lo que realmente nos conecta

Seguidamente, Francisco les ha dado algunos sabios consejos. El primero, que experimenten el “cara a cara”: “Hemos entrado en la era de las conexiones, pero poco sabemos de comunicaciones. Muy conectados y poco involucrados los unos con los otros”. En segundo: involucrarse: “la vida pide involucrarse, exige estar y compartir momentos buenos… y no tan buenos”. El tercero: “escuchar y escucharnos”.

Agarrarse a las raíces de nuestra historia

Por último, hablando del “cara a cara”, les ha pedido compartirlo especialmente “con sus abuelos” porque ellos son “las raíces de vuestra historia, de vuestro pueblo y de vuestras familias” ha afirmado el Papa. “ Debéis aferraros a las raíces para tomar el jugo que hará que el árbol crezca y dé flores y frutos, pero siempre desde las raíces” – ha continuado – pero nunca “enterrarse con las raíces”. Al final, su invitación final a “escuchar las raíces” para avanzar en la vida.

07 mayo 2019, 15:57