Versión Beta

Cerca

Vatican News

El pueblo de Nicaragua y las vocaciones religiosas al centro de la oración del Papa

Tras rezar la oración del Regina Coeli, el Santo Padre expresó su preocupación por la tensión social que afecta a Nicaragua, y pidió rezar por este pueblo, así como por las vocaciones religiosas en la Iglesia

Ciudad del Vaticano

Tras rezar la oración mariana del Regina Coeli, el Santo Padre expresó su preocupación ante lo que está sucediendo en estos días en Nicaragua, donde tras llevarse a cabo una manifestación social, se produjeron enfrentamientos que también causaron algunas víctimas.

"Expreso mi cercanía con la oración por este amado país y me uno a los obispos para pedir que cese toda violencia, se evite un derramamiento inútil de sangre y que las cuestiones abiertas se resuelvan pacíficamente; con sentido de responsabilidad", dijo Francisco.

En el marco del IV Domingo de Pascua y de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones que este año lleva como tema "Escuchar, discernir, vivir el llamado del Señor", el Obispo de Roma invitó a agradecer a Dios porque "Él continúa suscitando en la Iglesia historias de amor por Jesucristo, para alabar su gloria y servir a sus hermanos".

"Hoy, en particular, agradecemos a los nuevos sacerdotes a quienes ordené recientemente en la Basílica de San Pedro y le pedimos al Señor que envíe muchos "buenos obreros para trabajar en su viña, y que multiplique las vocaciones a la vida consagrada y al matrimonio cristiano".

Por último, el Papa saludó cordialmente a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, algunos provenientes de Roma, Italia y de tantos otros países, dirigiendo un pensamiento especial a los de Setúbal, Lisboa, Cracovia y las Hermanas Pías Discípulas del Divino Maestro llegadas de Corea; así como a los peregrinos de Castiglione d'Adda, Torralba, Modica, Cremona y Brescia; sin olvidar al coro parroquial de Ugovizza; los confirmandos de Gazzaniga, Pollenza y Cisano sul Neva.

Antes de despedirse desde la ventana del Palacio Apostólico acompañado por el nuevo grupo de sacerdotes, el Santo Padre deseó a todos un buen domingo y un buen almuerzo, pidiendo como es habitual, que no se olviden de rezar por él 

El Papa después del Regina Coeli
22 abril 2018, 12:22