Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Papa Francisco audiencia trabajadores vaticano El Pontífice saluda a los trabajadores reunidos en el Aula Pablo VI.  (AFP or licensors)

El Papa recibe en audiencia a los trabajadores del Vaticano

"Sin el trabajo de ustedes, la labor de la Iglesia no va adelante", les dijo el Pontífice durante su audiencia en el Aula Pablo VI.

La mañana del jueves 21 de diciembre, el Papa Francisco recibió en audiencia en el Aula Pablo VI a los trabajadores del Vaticano a quienes dedicó unas profundas palabras de agradecimiento por el trabajo que realizan: “Sin el trabajo de ustedes la labor de la Iglesia no saldría adelante, no se podría llevar a cabo la predicación del Evangelio para ayudar a tanta gente. Ustedes son parte de esta cadena que lleva adelante nuestro trabajo de Iglesia”, dijo el Pontífice.

Siendo consciente de la actual crisis laboral que afecta no sólo a Italia y a Europa, sino al mundo entero, el Santo Padre habló también de la situación de precariedad que afecta a algunos trabajadores del Vaticano. Manifestando su preocupación, Francisco recordó que no quiere trabajo en negro para ningún empleado de la Santa Sede y pidió perdón en caso de que estas circunstancias sigan teniendo lugar dentro de la estructura de la institución eclesiástica, ya que, según dijo, “ se trata de un problema de conciencia porque no es posible tener por un lado la Doctrina Social de la Iglesia, y por otro, hacer estas cosas que no están bien”.

El trabajo, la familia, las habladurías y el perdón; fueron los cuatro puntos que destacó el Obispo de Roma en su discurso espontáneo a los trabajadores.

Palabras del Papa a los trabajadores del Vaticano

En primer lugar, el Sucesor de Pedro resaltó la importancia de considerar el trabajo como “un camino hacia la santidad, la felicidad, una senda que nos lleva siempre hacia adelante y nos da dignidad”. En este sentido el Papa los alentó a conservar el trabajo y empeñarse en realizarlo de la mejor manera posible.

En segundo lugar, Francisco los animó a “custodiar siempre la familia”. Haciendo alusión a los trabajadores del Vaticano como “una única y gran familia”, el Santo Padre hizo hincapié en la necesidad imperativa de que se ponga, antetodo, el bienestar de la familia, también el de la “familia laboral”,a pesar de las discusiones, problemas, separaciones y conflictos que puedan surgir en el día a día.

En tercer lugar, el Pontífice puso atención en un foco conflictivo que tanto daño hace a las personas en general, así como a las Instituciones en particular y del cual el Vaticano no está exento : las habladurías y chismes.

“El chismoso es un terrorista, porque hace como los terroristas: tira la bomba y se va, esta explota y daña a los demás, la bomba  es la lengua”, dijo el Papa advirtiendo sobre la gravedad de promover este tipo de comportamiento tan dañino, para el cual existe un antídoto muy efectivo que nos ayuda a evitar caer en esta tentación: “morderse la lengua”. 

“ El chismoso es un terrorista, porque hace como los terroristas: tira la bomba y se va, esta explota y daña a los demás ”

Por último el Santo Padre propuso el perdón, como el elemento estrella que debe brillar en esta Navidad y del cual no debemos sentir miedo, ya sea al pedir perdón, como al perdonar: “No tengan miedo, tampoco ustedes de pedir perdón, si la conciencia les llama la atención por algo, busquen un buen confesor y hagan una buena limpieza”, fue el consejo del Santo Padre.

Teniendo presente en su pensamiento, de modo especial a los enfermos, el Papa concluyó deseando a todos una Feliz Navidad, "llena de la verdadera alegría que brota del interior del corazón". Asimismo, impartió su bendición apostólica a todos los trabajadores y les recordó que no se olviden de rezar por él.

21 diciembre 2017, 17:29