Cerca

Vatican News
El Santo Padre festeja su cumpleaños con los niños asistidos por el Dispensario Pediatrico Santa Marta El Santo Padre festeja su cumpleaños con los niños asistidos por el Dispensario Pediatrico Santa Marta 

El Papa: Custodiar la alegría de los niños

Un tierno cumpleaños festejó el Santo Padre Francisco junto con los pequeños asistidos por el Dispensario Santa Marta. En esta ocasión el Romano Pontífice dio tres pautas para que los niños crezcan bien: custodiar la alegría de los niños, hacer que hablen con los abuelos y enseñarles a hablar con Dios.

Griselda Mutual - Ciudad del Vaticano

Informe

En el Domingo de la Alegría a las diez y media de la mañana en el Aula Pablo VI, el Santo Padre festejó su octogésimo primer cumpleaños junto con los niños asistidos por el dispensario pediátrico “Santa Marta”.

"La alegría de los niños es un tesoro", afirmó el pontífice, en medio de un clima festivo y alegre en el que no faltaron los globos de colores ni la danza, tal como refiere nuestro compañero Alessandro Gisotti presente en el evento: "algunos niños bailaron con el Papa, dos niñas llevaron una inmensa caja de la cual salieron los globos de colores".

A esas bellas imágenes se sumó luego un espectáculo circense, y por último una gigantesca pizza de cuatro metros de largo, llevada al Papa por algunos niños vestidos como pizzeros.

Custodiar la alegría de los niños

El Santo Padre dio tres pautas para que los niños crezcan bien, la primera de ellas, custodiar su alegría, porque, dijo, "la alegría es como una tierra buena que hace crecer bien la vida, con buenos frutos", y por ese motivo "debemos hacer de todo para que ellos sigan siendo alegres".

Hacer que hablen con los abuelos

La segunda pauta fue "hacer que hablen con los abuelos". Porque los abuelos tienen memoria, tienen raíces, y serán precisamente ellos quienes darán las raíces a los niños, explicó el Papa. "Por favor, -pidió- que no haya niños desraizados, sin memoria de un pueblo, sin memoria de la fe, sin memoria de tantas cosas bellas que hizo la historia, sin memoria de los valores". "Que los niños aprendan a hablar con los ancianos, a hablar con los abuelos", reiteró.

Enseñarles a hablar con Dios

El tercer y último consejo en esta ocasión, fue el de enseñar a los pequeños a hablar con Dios: "que aprendan a decirle lo que sienten en el corazón", dijo al concluir el Pontífice, y, tras pedir a los pequeños "que coman los cuatro metros de pizza", "porque los hará crecer", rezó junto a ellos a la Madre de Dios y les impartió su bendición.

La fundación Dispensario Santa Marta ofrece gratuitamente a las familias en dificultad asistencia pediátrica. Nace con la bendición de Papa Pio XI y es confiado desde sus  inicios, a las hermanas Hijas de la Caridad de san Vicente de Paúl. El hoy Papa Emérito Benedicto XVI lo vuelve Fundación en 2008 con estatutos propios y con la protección del Sumo Pontífice.

Preside actualmente la Fundación, el Limosnero de Sus Santidad, S.E. Monseñor Konrad Krajewski, y está bajo la dirección de la Hermana Antonietta Collacchi, HdC. 

17 diciembre 2017, 15:05