Versión Beta

Cerca

VaticanNews
Papa Francisco Jornada Mundial de los Pobres Misa El Pontífice celebra una misa con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres.  (AFP or licensors)

Homilía del Papa: “Todos somos mendigos del amor de Dios”

El Santo Padre celebra la primera Jornada Mundial de los Pobres con una misa en la Basílica de San Pedro

de Raúl Cabrera

Homilía completa del Papa

En el marco de la celebración de la primera “Jornada mundial de los pobres” (instituida por el Papa Francisco con la carta apostólica “Misericordia et misera” al final del Jubileo extraordinario de la Misericordia), este 19 de noviembre, XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, el Obispo de Roma celebró la Santa Misa en la Basílica de San Pedro.  Reflexionando sobre el Evangelio de hoy, que nos habla de dones, el Papa recordó que todos somos destinatarios de los talentos de Dios, «cada cual según su capacidad». “En efecto -precisó-  debemos reconocer que tenemos talentos, somos «talentosos» a los ojos de Dios. Por eso ninguno puede creerse tan pobre que no pueda dar algo a los demás”.

Por eso el Santo Padre alertó sobre la indiferencia hacia los pobres que es el “mirar a otro lado cuando el hermano pasa necesidad, es cambiar de canal cuando una cuestión seria nos molesta, es también indignarse ante el mal, pero no hacer nada. Dios, sin embargo, no nos preguntará si nos hemos indignado con razón, sino si hicimos el bien”. Francisco precisó luego que nos hará bien acercarnos a quien es más pobre que nosotros, recordándonos lo que verdaderamente cuenta: amar a Dios y al prójimo. “Sólo esto dura para siempre, todo el resto pasa; por eso, lo que invertimos en amor es lo que permanece, el resto desaparece”.

“Hoy podemos preguntarnos: «¿Qué cuenta para mí en la vida? ¿En qué invierto? ¿En la riqueza que pasa, de la que el mundo nunca está satisfecho, o en la riqueza de Dios, que da la vida eterna?». Esta es la elección que tenemos delante: vivir para tener en esta tierra o dar para ganar el cielo. Porque para el cielo no vale lo que se tiene, sino lo que se da, y «el que acumula tesoro para sí» no se hace «rico para con Dios» (Lc 12,21)”.

El Pontífice deseó que el Señor, “que tiene compasión de nuestra pobreza y nos reviste de sus talentos, nos dé la sabiduría de buscar lo que cuenta y el valor de amar, no con palabras sino con hechos”, porque “todos somos mendigos de lo esencial, del amor de Dios, que nos da el sentido de la viday una vida sin fin”.

Homilía completa del Papa Francisco

 

19 noviembre 2017, 13:28