Buscar

Vatican News

El Papa: “Dios ayude a los gobernantes, únanse en tiempos de crisis por el bien de los pueblos”

En la misa de hoy en casa Santa Marta, Francisco ha rezado por los gobernantes que tienen la responsabilidad de cuidar a los pueblos. En su homilía, ha explicado que en tiempos de crisis uno debe ser muy firme y perseverante en la convicción de la fe, no es el momento de hacer cambios: El Señor nos envía el Espíritu Santo para ser fieles y darnos la fuerza para no vender la fe.

VATICAN NEWS

Hoy, sábado de la tercera semana de Pascua, Francisco ha presidido la misa en la Casa Santa Marta dirigiendo su pensamiento a los gobernantes:

“Oramos hoy por los gobernantes que tienen la responsabilidad de cuidar a sus pueblos en estos momentos de crisis: jefes de estado, presidentes de gobierno, legisladores, alcaldes, presidentes de regiones ... para que el Señor los ayude y les dé fuerzas, porque su trabajo no es fácil. Y cuando haya diferencias entre ellos, entiendan que, en tiempos de crisis, deben estar muy unidos por el bien de los pueblos, porque la unidad es superior al conflicto”.

Hoy, sábado 2 de mayo, 300 grupos de oración se unen a nosotros en oración, los llamados "madrugadores": aquellos que se levantan temprano para rezar, hacen un "madrugón", para rezar. Se unen hoy, ahora mismo, a nosotros.

En la homilía, el Papa ha comentado las lecturas de hoy, comenzando por el pasaje de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 9, 31-42) que relata cómo la primera comunidad cristiana se consolidaba y, con el apoyo del Espíritu Santo, creció en número. Luego, relata dos eventos con Pedro al centro: la curación de un paralítico en Lidda y la resurrección de un discípulo llamado Tabità. "La Iglesia - dice el Papa - crece en momentos de consuelo. Pero hay tiempos difíciles, persecuciones, tiempos de crisis que ponen a los creyentes en dificultades. Como dice el Evangelio de hoy (Jn 6, 60-69) en el cual, después del discurso sobre el pan vivo que descendió del cielo, la carne y la sangre de Cristo que da vida eterna, muchos discípulos abandonan a Jesús diciendo que su palabra es dura. Jesús sabía que los discípulos murmuraron y en esta crisis recuerda que nadie puede venir a Él a menos que el Padre lo atraiga".

El momento de crisis es un momento de elección que nos coloca frente a las decisiones que tenemos que tomar. Esta pandemia es también un momento de crisis. En el Evangelio, Jesús pregunta a los Doce si ellos también quieren irse y Pedro responde: «Señor, ¿a quién iremos? Tienes palabras de vida eterna y hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios». Pedro confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, pero no entiende lo que dice Jesús: come la carne y bebe la sangre, pero confía. "Esto - continúa Francisco - nos ayuda a vivir los momentos de crisis. En tiempos de crisis, uno debe ser muy firme en la creencia de la fe: hay perseverancia, no es el momento de hacer cambios, es el momento de la fidelidad y la conversión. Los cristianos debemos aprender a manejar tanto los momentos de paz como los momentos de crisis". "Que el Señor - es la oración final del Papa - nos envíe el Espíritu Santo para resistir las tentaciones en tiempos de crisis y ser fieles, con la esperanza de vivir después de momentos de paz, y darnos la fuerza para no vender la fe".

A continuación se muestra el texto de la homilía (transcripción no oficial):

Comienza la primera Lectura: En aquellos días, las comunidades cristianas gozaban de paz en toda Judea, Galilea y Samaria, con lo cual se iban consolidando, progresaban en la fidelidad a Dios y se multiplicaban, animadas por el Espíritu Santo". Tiempo de paz. Y la Iglesia crece. La Iglesia es pacífica, tiene el consuelo del Espíritu Santo, está en consuelo. Los buenos tiempos ... Luego sigue la curación de Enea, luego Pietro cría a Gazzella, Tabità ... cosas que se hacen en paz.

Pero existen tiempos sin paz en la Iglesia primitiva: tiempos de persecuciones, tiempos difíciles, tiempos que ponen a los creyentes en crisis. Tiempos de crisis. Y un momento de crisis es lo que el Evangelio de Juan nos dice hoy. Este pasaje del Evangelio es el final de toda una secuela que comenzó con la multiplicación de los panes, cuando querían hacer rey a Jesús, Jesús va a rezar, no lo encuentran al día siguiente, van a buscarlo, lo traen y Jesús les reprocha que buscan alimentarse y no las palabras de vida eterna ... y toda esa historia termina aquí. Le dicen: "Danos este pan", y Jesús explica que el pan que dará es su propio cuerpo y sangre.

En aquel tiempo, muchos de los discípulos de Jesús, después de escuchar esto, dijeron: "Esta palabra es difícil: ¿quién puede escucharla?". Jesús dijo que quien no comiera su cuerpo y su sangre no tendría vida eterna. Jesús también dijo: "Si comes mi cuerpo y mi sangre, resucitarás el último día". Estas son las cosas que Jesús dijo y “esta palabra es difícil, es demasiado difícil. Algo no funciona aquí. Este hombre ha ido más allá de los límites". Y este es un momento de crisis. Hubo momentos de paz y momentos de crisis. Jesús sabía que los discípulos murmuraban: aquí hay una distinción entre los discípulos y los apóstoles. Los discípulos eran esos 72 o más, los apóstoles eran los Doce. De hecho, Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo traicionaría. Y por eso, frente a esta crisis, les recuerda: "Es por eso que les dije que nadie puede venir a mí si el Padre no se lo concede". Se reanuda la atracción por el Padre: el Padre nos atrae hacia Jesús, y así es como se resuelve la crisis.

Y a partir de ese momento, muchos de sus discípulos regresaron y ya no fueron con él. Se distanciaron. "Este hombre es un poco peligroso, un poco ... pero estas doctrinas ... sí, es un buen hombre, predica y sana, pero cuando se trata de estas cosas extrañas ... por favor, vámonos". Y lo mismo hicieron los discípulos de Emaús, en la mañana de la resurrección: "Ah, sí, algo extraño: las mujeres que dicen que la tumba ... pero esto huele mal", dijeron, "vamos temprano porque los soldados vendrán y nos crucificarán". Los soldados que vigilaban el sepulcro hicieron lo mismo: habían visto la verdad, pero luego prefirieron vender su secreto y "asegurémonos: no nos metamos en estas historias, que son peligrosas".

Un momento de crisis es un momento de elección, es un momento que nos coloca frente a las decisiones que tenemos que tomar: todos en la vida han tenido y tendrán momentos de crisis. Crisis familiares, crisis matrimoniales, crisis sociales, crisis laborales, muchas crisis ... Esta pandemia es también un momento de crisis social.

¿Cómo reaccionar en ese momento de crisis? "En ese momento, muchos de sus discípulos regresaron y nunca más fueron con él". Jesús toma la decisión de interrogar a los apóstoles: "Entonces Jesús dijo a los Doce:" ¿También quieren irse? Tomen una decisión". Y Pedro hace la segunda confesión: “Simón Pedro le respondió:« Señor, ¿a quién iremos? Tienes palabras de vida eterna y creímos y supimos que eres el Santo de Dios». Pedro confiesa, en nombre de los Doce, que Jesús es el Santo de Dios, el Hijo de Dios. La primera confesión - "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" - e inmediatamente después, cuando Jesús comenzó a explicar la pasión que vendría, él lo detiene: "¡No, no, Señor, esto no!", y Jesús lo reprende. Pero Pietro ha madurado un poco y aquí no lo regaña. Él no entiende lo que Jesús dice: "come la carne, bebe la sangre": no entiende. Pero confía en el Maestro. El confía. Y hace esta segunda confesión: "Pero a quién iremos, por favor, tienes palabras de vida eterna".

Esto nos ayuda a todos a vivir los momentos de crisis. En mi tierra hay un dicho que dice: "Cuando vas a montar a caballo y tienes que cruzar un río, no cambies de caballo en medio del río". En tiempos de crisis, se debe ser muy firme en la convicción de fe. Los que se fueron, cambiaron de caballo, buscaron otro maestro que no fuera tan duro, como le dijeron. En tiempos de crisis hay perseverancia, silencio; quedarse donde estamos, parados. Este no es el momento de hacer cambios. Es el momento de fidelidad, de fidelidad a Dios, de fidelidad a las cosas que hemos tomado antes; además, es el momento de la conversión porque esta fidelidad sí, nos inspirará algunos cambios para bien, no para alejarnos de lo bueno.

Momentos de paz y momentos de crisis. Los cristianos debemos aprender a manejar ambos. Los dos. Algún padre espiritual dice que el momento de crisis es como atravesar el fuego para fortalecerse. Que el Señor nos envíe al Espíritu Santo para saber cómo resistir las tentaciones en tiempos de crisis, para saber cómo ser fieles a las primeras palabras, con la esperanza de vivir después de momentos de paz. Piensen en nuestras crisis: crisis familiares, crisis de vecindario, crisis laborales, crisis sociales en el mundo, en el país ... muchas crisis, muchas crisis.

Que el Señor nos dé la fuerza, en tiempos de crisis, para no vender la fe.

Al termine, el Papa ha invitado a quienes no pueden comunicarse a hacer una comunión espiritual con esta oración:

“Mi Jesús, creo que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todo y te deseo en mi alma. Como no puedo recibirte sacramentalmente ahora, al menos espiritualmente ven a mi corazón. Como ya llegó, los abrazo y me uno a todos. No dejes que nunca me separe de ti.”

02 mayo 2020, 08:30
Leer todo >