Versión Beta

Cerca

Vatican News
2018-05-08 Messa Santa Marta El Papa Francisco celebra la misa matutina en la capilla de la Casa de Santa Marta  (Vatican Media)

Papa: No dialogar con el diablo, el gran mentiroso

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el segundo martes de mayo, el Santo Padre se detuvo a considerar el modo de obrar del demonio que seduce y engaña, y que a pesar de ser un derrotado, sigue siendo peligroso. Francisco explicó también cómo luchar y vencer sus tentaciones

Ciudad del Vaticano

No tenemos que acercarnos al diablo, ni hablar con él: es “un derrotado”, pero peligroso, porque seduce y, como un perro rabioso y encadenado, muerde si le haces una caricia. Es la admonición del Papa Francisco en su reflexión de esta mañana sobre la figura del diablo que no está muerto, sino que ya fue condenado, como dice el pasaje evangélico de hoy, tomado del Evangelio según San Juan (16,5-11)

Atención a la seducción del diablo

“Podemos decir que está moribundo” – dijo el Papa – pero es, de todos modos, “un derrotado”. Y no es fácil convencerse de esto porque “el diablo es un seductor”, que “sabe qué palabras decirnos”, y “a nosotros – añadió Francisco – nos gusta ser seducidos”:

“Y él tiene esta capacidad. Esta capacidad de seducir. Por esta razón es tan difícil comprender que es un derrotado, porque se presenta con gran poder, te promete tantas cosas, te trae regalos lindos, bien envueltos.  “Oh, ¡Qué hermoso!”;  pero tú no sabes qué cosa hay dentro. “Pero, el papel de regalo es lindo…”. Nos seduce con el paquete sin dejarnos ver qué cosa hay dentro. Sabe presentar sus propuestas a nuestra vanidad, a nuestra curiosidad”.

Su luz es fulgurante pero se desvanece

En efecto, los cazadores dicen que no hay que acercarse  al cocodrilo que está a punto de morir, porque con un golpe de cola aún puede matar. Del mismo modo el diablo que “es peligrosísimo”: Se presenta con todo su poder, “sus propuestas son todas mentiras”, y “nosotros, tontos, creemos”, afirmó el Papa Bergoglio.  El diablo, efectivamente, “es el gran mentiroso, el padre de la mentira”. “Sabe hablar bien”, “es capaz de cantar para engañar”: “Es un derrotado, pero se mueve como vencedor”. Su luz es fulgurante “como los fuegos artificiales”, pero no dura, se desvanece, mientras la del Señor es “suave pero permanente”.

Rezar, vigilar y ayunar

El Obispo de Roma reafirmó que el diablo “nos seduce, sabe tocar nuestra vanidad, nuestra curiosidad y nosotros compramos todo”, es decir, “caemos en la tentación”. Es, por lo tanto, “un derrotado peligroso”. “Debemos estar atentos al diablo”, exhortó el Pontífice e invitó, como Jesús, a vigilar, rezar y ayunar. Sólo así – dijo el Papa – se vence la tentación.

No acercarse al diablo, perro rabioso encadenado

Además, el Papa recordó que es fundamental “no acercarse a él” porque como decía un Padre de la Iglesia, es como un perro “enfurecido”, “rabioso” y encadenado, pero al cual no se lo debe acariciar porque muerde:

“Si yo sé que si me acerco espiritualmente a aquel pensamiento, si me acerco a ese deseo, si yo voy por ese lugar, o por ese otro, me estoy acercando al perro furioso y encadenado; pero por favor, no lo hagas. ‘Tengo una herida grande...’. – ‘¿Quién te la hizo?’ – ‘El perro’ – ‘Pero ¿estaba encadenado?’ – ‘Y, sí, yo fui a acariciarlo’ – ‘Pero te la fuiste a buscar’. Es así: jamás acercarse porque está encadenado. Dejémoslo allí, encadenado”.

No dialogar con el demonio

Por último – dijo el Santo Padre – debemos estar atentos a no dialogar con el diablo como hizo  Eva: “Se creyó la gran teóloga y cayó”. Jesús no lo hace: en el desierto, responde con la Palabra de Dios. Expulsa a los demonios, algunas veces les pregunta el nombre, pero no mantiene un diálogo con ellos. De ahí que el Papa haya exhortado firmemente: “Con el diablo no se dialoga, porque él nos vence, es más inteligente que nosotros”.

Buscar amparo en la Madre de Dios

El diablo se disfraza de ángel de luz, pero es “un ángel de sombra, un ángel de muerte”:

“Es un condenado, un derrotado, es uno que está encadenado, que está a punto de morir, pero es capaz de hacer estragos. Y nosotros debemos rezar, hacer penitencia, no acercarnos, no dialogar con él. Y al final, ir a la madre, como los niños. Cuando los niños tienen miedo, van con su mamá: ‘Mamá, mamá… ¡tengo miedo!’, cuando tienen pesadillas… van de su mamá. Ir a la Virgen; ella nos custodia. Y los Padres de la Iglesia, sobre todo los místicos rusos, dicen: en el tiempo de las turbaciones espirituales, hay que refugiarse bajo el manto de la gran Madre de Dios. Ir a la Madre. Que ella nos ayude en esta lucha contra el derrotado, contra el perro encadenado, para vencerlo.

Homilía del Papa en Santa Marta

 

08 mayo 2018, 13:05
Leer todo >