Buscar

Vatican News
Protestas por la inseguridad y la falta de combustible en Port-au-Prince Protestas por la inseguridad y la falta de combustible en Port-au-Prince 

En Haití mujeres y niños corren peligro en hospitales por falta de combustible

UNICEF Haití afirma que 300 niños, 45 mujeres y 150 pacientes de COVID-19 necesitan atención de emergencia en los centros de salud y corren el riesgo de morir si no se encuentran soluciones a la escasez de combustible -cada vez más frecuente- que sufre la isla desde hace semanas debido a la inseguridad.

Beatrice Filibeck-Ciudad del Vaticano

Varios hospitales de todo el país han enviado mensajes de SOS directamente a UNICEF y sus socios, a través de los medios de comunicación y las redes sociales, ya que carecen de combustible para mantener sus generadores de energía y permitir que sus departamentos de emergencia respondan de manera eficiente.

"Con la inseguridad que reina en Puerto Príncipe, la vida de muchas mujeres embarazadas y de los recién nacidos está en peligro porque los hospitales que deben prestarles atención vital no pueden funcionar con normalidad debido a la falta de combustible. Corren el riesgo de morir si los servicios de salud no pueden proporcionarles una atención adecuada", dijo Raoul de Torcy, Representante Adjunto de UNICEF.

En Haití, la red eléctrica nacional es insegura, la electricidad va y viene y es escasa en muchas zonas del país. Los cortes de electricidad son frecuentes y prolongados, y la mayoría de los hospitales dependen de generadores alimentados por combustible para mantener vivos a los pacientes, especialmente a los niños y las mujeres embarazadas.

Las vidas de 300 niños, 45 mujeres en situación de maternidad y otros 70 adultos -entre los que se encuentran los pacientes del COVID-19- están en peligro, ya que dos importantes hospitales de la capital haitiana podrían dejar de prestar atención si no reciben combustible de inmediato, según informaron el sábado medios locales con credibilidad.

Como solución temporal y de emergencia, UNICEF ha conseguido un contrato con un proveedor local para suministrar a los hospitales del área metropolitana de Puerto Príncipe 10.000 galones de combustible, unos 37.850 litros. Sin embargo, debido a la inseguridad, el proveedor finalmente dijo que no podía transportar el combustible a la capital haitiana ni a otras provincias, incluido el suroeste de Haití, donde 12.200 personas aún necesitan tratamiento tras resultar heridas en el terremoto del 14 de agosto.

Aunque el combustible está disponible en las terminales de Puerto Príncipe, su transporte a través del país se ha vuelto más difícil porque muchos camioneros no quieren conducir por las carreteras que atraviesan las zonas controladas por las bandas por miedo a ser secuestrados y a que sus camiones sean secuestrados.

"Ningún niño debería morir por un corte de luz. Es frustrante ver cómo el aumento del riesgo de secuestros y saqueos en Haití pone en peligro la vida de bebés y madres, sólo porque el combustible tan necesario no puede llegar a los hospitales debido a la creciente inseguridad", continuó De Torcy.

Más de 150 pacientes hospitalizados de COVID-19 que necesitan atención de urgencia corren un riesgo especial porque, sin combustible para hacer funcionar los generadores de energía, no pueden recibir oxígeno en los hospitales que no están equipados con paneles solares. Hasta el 19 de octubre, se han notificado 23.619 casos de COVID-19 y 662 muertes en Haití.

UNICEF apoya al Ministerio de Salud proporcionando a los hospitales combustible y oxígeno cuando lo necesitan, y ha instalado más de 900 refrigeradores solares en instituciones sanitarias para mantener las vacunas a la temperatura adecuada. Pero los paneles solares instalados no pueden dar soporte a todos los servicios de urgencias de los hospitales.

La inseguridad y la crisis del combustible también han repercutido en las operaciones humanitarias, ya que el transporte de los suministros de emergencia se ha encarecido y los plazos de entrega son mucho más largos. La agencia de agua potable y saneamiento de Haití, DINEPA, no puede utilizar su capacidad de bombeo a su nivel óptimo, lo que ha reducido el suministro de agua a los hogares, las escuelas y las instituciones sanitarias.

UNICEF insta a todas las partes interesadas a que se abstengan de utilizar la violencia para propagar la inseguridad y el miedo y poner en peligro la vida de las mujeres y los niños, incluidos los que buscan atención en las instituciones sanitarias. UNICEF hace un llamamiento al Gobierno de Haití para que tome medidas para restablecer la seguridad y permitir el acceso sin restricciones a los servicios básicos.

 

 

26 octubre 2021, 14:06