Buscar

Vatican News

Costa Rica. Canciller Solano: junto a la UE buscamos una recuperación post Covid

“Las políticas y estrategias post pandemia, el aporte de Costa Rica para una economía azul, las relaciones con la Santa Sede”, son algunos de los temas al centro de la entrevista con el Canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano Quiroz, después de su participación en la X Conferencia Italia-América Latina y El Caribe.

Renato Martinez - Ciudad del Vaticano

“Las conversaciones con las autoridades de Italia y del Vaticano nos han permitido repasar la agenda regional de América Latina, ver cuáles son esos retos y desafíos para poder colaborar en ese mensaje, que es un mensaje no solamente de esperanza sino un mensaje de visión, de ilusión y de pasión por un mundo mejor”, lo dijo el Señor Rodolfo Solano Quiroz, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, explicando su participación en la X Conferencia Italia-América Latina y El Caribe, que se llevó a cabo los días 25 y 26 de octubre en Roma, Italia.

La Conferencia es un evento bianual organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Italia, junto con el Instituto Internacional Ítalo-Latinoamericano (IILA). Este año contó con la participación de Cancilleres de 20 países Latinoamericanos, que se reunieron para debatir sobre tres temas centrales: “Gente, planeta y prosperidad”, los mismos que son los ejes de la presidencia italiana del G20. La Conferencia, explica el Canciller Rodolfo Solano, representó un espacio de diálogo entre Ministros Latinoamericanos para intercambiar experiencias y propuestas respecto de la recuperación económica y social tras la pandemia.

Entrevista con el Canciller de Costa Rica

R.-Creo que esta Conferencia ocurre en un momento ideal, por las siguientes razones: ocurre días antes de que se realice el G20, en donde también Italia ejerce la presidencia del G20 y también días antes que celebremos la COP26 en Glasgow. Eso significa que la reunión permitió primero, ejercer una capacidad de convocatoria en dónde América Latina e Italia, y también, porque no decirlo los países de la Unión Europea, se vuelven a reencontrar con una sola meta, con una sola ruta, qué es buscar una recuperación post-Covid de nuestra economía, pero que sea verde, que sea inclusiva, y que sea resiliente.

En estos dos días de trabajos han intercambiado experiencias y propuestas con respecto a la recuperación económica y social tras la pandemia. ¿Cuál ha sido el resultado que se ha obtenido de estos debates?

R.- La pandemia del Covid-19 vino a desnudar una realidad que estaba presente en la Agenda de América Latina, que es precisamente los altos niveles de inequidad. Cuando hablamos de inequidad vemos que hay una afectación primordial sobre poblaciones vulnerables, me refiero básicamente a poblaciones afrodescendientes, aborígenes, a mujeres solas de hogar, a grupos de ciudadanos que no han tenido acceso a servicios básicos como educación, salud, y vivienda. La pandemia más bien nos debe ofrecer a nosotros una oportunidad para reencontrarnos con modelos de desarrollo que, más que nos presenten estadísticas, pongan al ser humano como el centro de toda su acción y cómo se ha señalado, que nadie se quede atrás. Ese ha sido el norte de nuestras conversaciones, conversaciones que yo tengo que definirlas como muy pragmáticas, porque los países hemos entendido que bajo la sombrilla de la cooperación internacional y la solidaridad, podemos abordar temas urgentes como son: buscar un financiamiento para la adaptación por el cambio climático, pero también que los países de renta media, que tenemos nuestros presupuestos fiscales sumamente estrechos a raíz de haber destinado recursos a atender la pandemia, podamos obtener recursos financieros frescos que nos permitan alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible.

Los trabajos de la X Conferencia se desarrollaron en tres paneles interactivos con los siguientes temas: gente, plantea y prosperidad. ¿Cuál ha sido el aporte y la propuesta de Costa Rica en el panel de trabajo sobre el tema del planeta?

R.- Junto con Jamaica, Costa Rica lideró el grupo de trabajo del planeta, que también hay que verlo enfocado como parte de un grupo de trabajo que se designo en Naciones Unidas para buscar un nuevo mecanismo de financiamiento. Específicamente en el tema del planeta, abordamos el tema de los océanos. Comprendemos que el 70% del planeta es mar y tenemos que buscar una economía azul. Los océanos están en peligro, nuestra biodiversidad ha sufrido un proceso de degradación sumamente acelerado, y tenemos que construir políticas públicas que no solamente competen a un país sino a todo el planeta para poder proteger nuestros recursos marinos, esos recursos marinos que tienen que dar no solamente sustento, sino también que tienen que colaborar en la captura de CO2 para poder cumplir nuestras metas de cara al reto del cambio climático. Pero que al mismo tiempo un océano con un manejo sostenible puede generar oportunidades para que las comunidades costeras en la región latinoamericana y particularmente en el Caribe podamos utilizar el mar, el océano, como motor de una economía azul que genere bienestar a tantas comunidades que viven y habitan en las zonas costeras de nuestros países.

El Canciller y Embajador de Costa Rica
El Canciller y Embajador de Costa Rica

¿Cómo ha sido la política de Costa Rica frente a la pandemia? ¿Cómo han manejado el tema del coronavirus y la campaña de vacunación?

R.- Ha sido duro, como en todos los países que lo han enfrentado, dichosamente Costa Rica tomo una decisión hace 70 años atrás, que fue abolir el ejército y dedicar los recursos que tradicionalmente se invierten en fuerzas armadas al bienestar de la gente en educación y en un sistema de salud robusto. El sistema de salud robusto nos permitió avanzar decididamente a enfrentar los retos de la pandemia, pero que también desnudo algunas debilidades de nuestro sistema que tenemos que mejorar. Más bien la pandemia tiene que demostrarnos a todas y a todos que un sistema de salud sólido es una inversión inteligente para garantizar el bienestar de la gente. Así la economía también se puede vacunar, si usted me lo permite, teniendo un sistema de salud robusto. Hay que invertir en salud, la salud no es un gasto es una inversión.

Las relaciones bilaterales entre Costa Rica y la Santa Sede

Esta mañana ha visitado la Santa Sede y se ha entrevistado con el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado Vaticano. ¿Cómo ha sido el encuentro y cuáles son los temas que han tratado en esta audiencia?

R.- Mi visita tiene por así decirlo dos momentos: uno de orden multilateral y bilateral. Multilateral en la X Conferencia, bilateral con las autoridades italianas en donde también me reuní con el Canciller italiano, Luigi Di Maggio y acordamos elevar nuestra relación diplomática entre Italia y Costa Rica a una alianza estratégica. Pero también hay un componente de relación entre Estados, entre la Santa Sede y Costa Rica, tuve dos reuniones tanto con el Cardenal Parolin, como también con Monseñor Gallagher para poder conversar ampliamente sobre agendas comunes. Compartimos no solamente los principios cristianos del bien común sino también los principios universales como la democracia, los derechos humanos, la libertad de expresión y sobre todo, entender que en el día de hoy, en pleno siglo XXI, lo más importante es el ser humano y poner al ser humano en el centro de todas nuestras acciones. Las conversaciones con las autoridades del Vaticano nos han permitido también repasar la agenda regional de América Latina, ver cuáles son esos retos y desafíos y como la Santa Sede con su liderazgo, con la orientación del Santo Padre, podemos también colaborar en ese mensaje, que es un mensaje no solamente de esperanza sino un mensaje de visión, de ilusión y de pasión por un mundo mejor.

¿Cuál es su mensaje para los pobladores de Costa Rica después de estos encuentros?

R.- Que Costa Rica, un país de cinco millones de habitantes, he podido comprobar que esta en el corazón de las autoridades de la Santa Sede, que se nos reconocen como un país amante de la paz, comprometidos con el desarrollo sostenible y que también tenemos una obligación irrenunciable que es colaborar y liderar por un mundo mejor en donde, repito, el ser humano, los valores universales, sean esa autopista que nos conduzcan al desarrollo común.

27 octubre 2021, 16:27