Buscar

Vatican News
Bangladesh, Etnia Rohingya, campo refugiados Bangladesh, Etnia Rohingya, campo refugiados  (AFP or licensors)

Bangladesh Siete muertos en un ataque en un campo de refugiados

Creciente clima de miedo en los campos de refugiados rohingya. El 22 de octubre, siete personas murieron por disparos y al menos 20 resultaron heridas con cuchillos en un atentado contra un seminario islámico en el campo de Balukhali, cerca de la ciudad de Cox's Bazar, en el sureste de Bangladesh.

Anna Poce - Ciudad del Vaticano

Las tensiones en los campos de refugiados aumentan tras el asesinato de un líder de la comunidad étnica, defensor de los derechos humanos y fundador de la Sociedad Arakan Rohingya para la Paz y los Derechos Humanos (ARSPH), Mohib Ullah, el 29 de septiembre en Cox's Bazaar, a manos -según algunos activistas- del Ejército de Salvación Arakan Rohingya. Sin embargo, la ARSA, una milicia rohingya que lucha contra el ejército de Myanmar, niega su implicación en el asesinato y pide una investigación para averiguar quiénes son los verdaderos culpables. La policía, que también está investigando las causas del último tiroteo, informó de que se ha reforzado la seguridad en los campamentos, donde residen más de 900.000 refugiados. Además, varios programas de asistencia social promovidos por Cáritas Bangladesh y ACNUR siguen animando a los refugiados a vivir con dignidad.

Caritas Bangladesh

Immanual Chayan Biswas, jefe de operaciones del Programa de Respuesta de Emergencia de Cáritas Bangladesh, explicó a la Agencia Fides que en los tres años que lleva trabajando en el programa de acogida, tratando de ofrecer solidaridad concreta y esperanza, se ha visto a los refugiados pasar de albergues temporales a otros más estables, y a las mujeres y niños que llegaron aquí con traumas psicológicos volver a vivir una vida normal.

Visita del cardenal D'Rozario a Cox's Bazar

El cardenal Patrick D'Rozario, arzobispo emérito de Dhaka, que visitó hace unos días el mayor campo de refugiados del mundo en Cox's Bazar, explicó a la Agencia Fides cómo esta minoría étnica consigue aquí "satisfacer algunas necesidades básicas de la vida y tener un refugio decente", y cómo esto es ya un paso adelante. Explicó que la labor de Cáritas, "la dedicación, la asistencia, la buena planificación de la ayuda han dado realmente un rostro humano al medio ambiente". Cuando llegué aquí por primera vez", recuerda, "todo el mundo estaba triste. Ni siquiera se acercaron a mí llamando. Ahora veo campos bien organizados, donde la gente vive humanamente". "Estamos a su lado", añadió, pero también es necesaria la solidaridad de otras naciones.

Garantizar la protección de la comunidad rohingya 

La esperanza de todos es que los rohingya puedan regresar a Myanmar y la comunidad internacional está trabajando para que así sea. Pero si los refugiados no se sienten seguros de sus derechos, incluidos los de la ciudadanía, no querrán volver. Hay que acoger bien a estas personas, protegerlas y acompañarlas en su desarrollo y promoción humana", dijo, pero la situación sigue siendo muy complicada. De hecho, Myanmar no reconoce a los rohingya como ciudadanos, lo que complica el proceso de solicitud de asilo en el extranjero. "Abramos nuestros corazones a las personas que necesitan nuestro apoyo", concluyó el cardenal, "para garantizarles una existencia en este mundo".

Más de 700.000 niños y adolescentes rohingya ven violados sus derechos básicos

Según el informe de Save the Children "No safe haven", publicado en junio con motivo del Día Mundial del Refugiado, más de 700.000 niños y adolescentes rohingya de toda Asia sufren graves discriminaciones y violaciones de sus derechos fundamentales y la mayoría de ellos viven fuera de Myanmar, su país de origen. "Hay una necesidad inmediata de garantizar la seguridad, el respeto y la protección de los rohingya, concediéndoles la ciudadanía en Myanmar", dijo Hassan Noor, director regional de Save the Children para Asia, "pero también garantizando que se respeten sus derechos como refugiados en otros países, incluido el derecho a la educación de los niños". Sin todo esto, toda una generación de niños rohingya no podrá tener una vida mejor ni contribuir al desarrollo de los países donde viven".

 

26 octubre 2021, 18:07