Buscar

Vatican News

ONU, Guterres sobre el clima: "Estamos al borde del abismo, actuemos ya"

En la 76ª Asamblea General de la ONU en Nueva York, el Secretario General de las Naciones Unidas habló sobre la crisis climática. La Asamblea se celebra pocas semanas antes de la crucial reunión de la Cop26 en Glasgow, que se realizará en noviembre. Andrea Masullo, director científico de Greenaccord declara: "Releyendo Laudatos si', no a las soluciones a medias".

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano 

No hay un minuto que perder. Una vez más, la cumbra del poder señala directamente al cambio climático y pide acciones concretas y rápidas para evitar una catástrofe natural. En la 76ª Asamblea General de las Naciones Unidas, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, no se anduvo con rodeos a la hora de expresar este concepto: "Estamos viendo señales de alarma en todos los continentes y regiones, las altas temperaturas, es impactante la pérdida de biodiversidad, la contaminación del aire y del agua, los desastres relacionados con el clima son evidentes", dijo en su discurso, subrayando que la conferencia de la ONU sobre el clima que se celebrará en Glasgow en noviembre está cerca, mientras que las naciones están "aparentemente a años luz de alcanzar sus objetivos".

"Los científicos nos dicen que no es demasiado tarde para mantener vivo el objetivo de 1,5 grados del Acuerdo Climático de París", continuó, "pero la ventana se está cerrando rápidamente".  Por ello, Guterres advirtió que "necesitamos un recorte del 45% de las emisiones para 2030, aunque un reciente informe de la ONU muestra que las emisiones aumentarán un 16% para 2030". Esto nos condenaría al infierno de un aumento de la temperatura de al menos 2,7 grados por encima de los niveles preindustriales". 

Tenemos que despertar 

"El mundo nunca ha estado más amenazado ni más dividido, estamos al borde del abismo y avanzamos en la dirección equivocada. Estoy aquí para hacer sonar la alarma, el mundo debe despertar", dijo el Secretario General de la ONU. "Nos enfrentamos a la mayor serie de crisis de nuestra vida", dijo, citando no sólo la cuestión medioambiental, sino también la pandemia de Covid-19, la situación en Afganistán, Yemen y Etiopía, y la ola de desconfianza y desinformación. El riesgo es que también estamos asistiendo a una crisis de valores. "Covid y la crisis climática han puesto de manifiesto profundas fragilidades como sociedad y como planeta. "La gente a la que servimos y representamos", subrayó, "puede perder la confianza no sólo en sus gobiernos e instituciones, sino en los valores que han animado el trabajo de la ONU durante más de 75 años". Por tanto, según Guterres, "el colapso de la confianza está llevando a un colapso de los valores. Las promesas, al fin y al cabo, no sirven de nada si la gente -concluyó- no ve resultados en su vida cotidiana".  

La huelga climática mundial 

El viernes 24 de septiembre, cientos de plazas en todos los continentes han organizado con el movimiento "Fridays For Future", (Viernes por el Futuro), una huelga general también llamada con cierto sarcasmo "Fiesta del Fin del Mundo". En la protesta participarán todos los activistas cercanos a Greta Thunberg que, junto con la joven sueca de 18 años, apoyan la causa de la emergencia climática, reclamando la descarbonización y la limitación del aumento de la temperatura a 1,5 grados para 2030. Además de la huelga general del 24 de septiembre, se celebrarán numerosas iniciativas en varias ciudades.

Entre ellos se encuentra Milán, donde, del 28 al 30 de este mes, en colaboración con Youth4Climate, está previsto el foro social Eco. Una especie de cumbre independiente, que tendrá lugar en espacios de la ciudad, para debatir una transición ecológica alternativa a la diseñada por los gobiernos. Otros dos actos, la Huelga de Estudiantes y la Marcha Mundial por la Justicia Climática, están programados respectivamente el viernes 1 y el sábado 2 de octubre en la capital lombarda. 

El hombre es frágil, pero se cree todopoderoso

Por ello, el evento de Glasgow se presenta en varias ocasiones como un último llamado ​para el planeta. Ya se habían utilizado tonos similares en el pasado, pero luego se incumplieron las promesas. ¿Qué es, entonces, lo que impide a individuos y pueblos enteros tomar medidas drásticas para evitar lo que es un desastre medioambiental anunciado? Andrea Masullo, director científico de Greenaccord, responde a estas y otras preguntas en una entrevista con Radio Vaticano - Vatican News. 

- Estos días, los líderes de la Tierra están debatiendo y trabajando de cara a la crucial reunión de Cop26 en Glasgow. Este evento se presenta como una especie de última llamada para salvar el planeta. Pero no es la primera vez que esto ocurre, ¿verdad?

Por supuesto. La primera Cop se celebró hace 26 años en Berlín y, desde entonces, es cierto que se ha avanzado, tanto tecnológica como científicamente, pero, desgraciadamente, los resultados concretos son, permítanme decirlo, desarmantes. En cuanto al dióxido de carbono, tenemos niveles que se remontan a dos millones de años, mientras que para el metano y el óxido nitroso nos remontamos a 800.000 años. El Homo sapiens no existía. Esta es la realidad de los hechos, así que algo falla y con estos encuentros hay mucho que reformar. 

- Pero, ¿qué es lo que frena el cambio, lo que impide la acción concreta? ¿No hay políticas de desarrollo sostenible, hay una mala percepción del riesgo?

El hombre es un ser extremadamente frágil. Hace sólo 40.000 años corría el riesgo de extinguirse y hoy se siente omnipotente. No queremos cambiar nuestras costumbres; todo se hace para mantener una lógica de producción que ya no tiene sentido. Debemos cambiar el modelo de desarrollo para reducir las emisiones, no debemos producir en exceso todo lo que es aceptable en el mercado. Ahora es impensable pensar de esta manera, y nos detenemos en hipotéticas tecnologías futuras, mientras las fuentes de energía renovables están esencialmente bloqueadas. 

- ¿Puede la encíclica Laudato si' ser un punto de partida, un faro ante un acontecimiento tan importante como el de Glasgow en noviembre?

¡Con esta pregunta me iluminas el día porque detrás de mis palabras está Laudato si'! Para que surjan nuevos modelos de progreso, hay que cambiar el modelo de desarrollo global, dice el Papa, y en esta cuestión el término medio es sólo un pequeño retraso en el desastre. Sin embargo, ¡todavía estamos buscando los caminos intermedios! Debemos entender que la familia humana o se salva junta, protegiendo y defendiendo la casa común, o no se salva. También podemos ver el conflicto que existe en estos días, el tema de los submarinos nucleares: estamos en el camino equivocado. Debemos leer y releer Laudato si', extrayendo las profundas reflexiones contenidas en cada una de las palabras...

22 septiembre 2021, 15:10