Buscar

La historia
Vatican News

Tiempo de la Creación: una casa para todos siguiendo el ejemplo del Padre Dall'Oglio

Desde mañana hasta el 4 de octubre se celebra el Tiempo de la Creación, un tradicional momento ecuménico de sanación y esperanza. Cecilia Dall'Oglio, del Comité Directivo Mundial, habla con Vatican News sobre la edición de este año y el vínculo con la experiencia de diálogo de su hermano Paolo, el jesuita desaparecido en Siria desde 2013. También comparten sus testimonios Christina Leaño, cofundadora del Movimiento Laudato si', y Barbara Battilana, presidenta de Agesci.

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

La hospitalidad como misión de diálogo, como compromiso de construir un refugio para el otro, "hacer nuestra parte ahora y hacerlo juntos". Así resume Cecilia Dall'Oglio, directora asociada de los programas europeos del Movimiento Laudato si', el significado del Tiempo de la Creación 2021, un tiempo de sanación y esperanza en el que participan cada año cristianos de todas las confesiones, y recuerda la experiencia de vida y de fe de su hermano, el padre Paolo Dall'Oglio, del que no se tienen noticias desde 2013, y el compromiso del jesuita con la refundación del monasterio de Mar Musa en Siria.

Desde mañana 1 de septiembre, Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, hasta el 4 de octubre, fiesta de San Francisco de Asís, los fieles de todo el mundo se movilizan para renovar su relación con el Creador y con toda la creación mediante la celebración, la conversión y el compromiso concreto. El tema de este año es: "¿Una casa para todos? Renovar el oikos de Dios", explica la representante del Comité Directivo Mundial Ecuménico para el Tiempo de la Creación, que también indica en la "Tienda de Abraham" el símbolo clave de todos los acontecimientos.

Padre jesuita Paolo Dall'Oglio
Padre jesuita Paolo Dall'Oglio

"Creo que el padre Paolo, mi hermano, estaría muy contento de ver tantas "Tiendas de Abraham" levantadas en todas las comunidades del mundo, en los lugares simbólicos de todos los continentes, tantas declaraciones de compromiso de los cristianos de todo el mundo para construir una casa para todos, para renovar el oikos de Dios, para que la hospitalidad, que es el carisma, uno de los pilares de la comunidad de Mar Musa, sea para todos nosotros una línea en la que movernos: la hospitalidad es también hacer espacio, estrechar otras manos".

 

Centrándose en la pregunta "¿Una casa para todos?" del tema central, Cecilia Dall'Oglio destacó la urgencia de "iniciar un proceso de conversión ecológica": es necesario, explicó, que "nuestras comunidades se detengan y reflexionen, que recen al Señor para que les dé el don del discernimiento para entender si realmente están construyendo una casa para todos". Renovar el "oikos" de Dios pasa por tomar conciencia -añade- de que la tierra es del Señor, como todo lo que hay en ella. Esta tierra, esta casa común, como la llama el Papa Francisco en Laudato si', este oikos está hecho de relaciones: sabemos que el Creador ha dado al hombre una vocación especial para cuidar su casa, por lo que estamos llamados a apoyar juntos unas relaciones ecológicas, sociales, económicas y políticas justas".

Cecilia Dall'Oglio con jóvenes de Agesci
Cecilia Dall'Oglio con jóvenes de Agesci

Christina Leaño, directora asociada y cofundadora del Movimiento Laudato si', también señala que el Tiempo de la Creación es un compromiso compartido por los cristianos de todo el mundo. "En los últimos siete años", dice, "hemos trabajado estrechamente con socios ecuménicos, el Consejo Mundial de Iglesias, representantes de la Comunión Ortodoxa, la Iglesia Anglicana, luteranos y otros, para unirnos como seguidores de Cristo en el cuidado de nuestro planeta. El resultado fue una "motivación para una colaboración ecuménica más fuerte" que se ha traducido en acciones concretas, "desde peregrinaciones a lo largo de los ríos locales en Canadá hasta congregaciones religiosas que trabajan para reducir el consumo de carne", desde la participación en movilizaciones climáticas por parte de jóvenes de todo el mundo hasta la inclusión de los temas de la creación "en las liturgias dominicales en América Latina".

Los jóvenes de Agesci montaron su tienda en Asís, frente a la Basílica de Santa Clara
Los jóvenes de Agesci montaron su tienda en Asís, frente a la Basílica de Santa Clara

Entre las iniciativas de la edición de 2021, también se encuentra "Una tienda para todos", con una invitación a montar tiendas en lugares simbólicos. Agesci, la Asociación Italiana de Guías y Scouts Católicos, lo hizo en la plaza de Santa Chiara de Asís. La presidenta, Bárbara Battilana, recuerda que allí mismo, en la Basílica, "se conserva el Crucifijo de San Damián, ante el que rezaba el "Pobrecito de Asís" cuando recibió la petición del Señor de reparar su casa". Para los chicos de Agesci, asegura Bárbara Battilana, "un ejemplo y un punto de referencia continuo para poder montar tiendas en cualquier lugar y transmitir el mensaje de cuidar nuestra casa común, no como una empresa individual, sino comunitario".

31 agosto 2021, 08:00