Buscar

Vatican News
Un eslogan de protesta en las calles de Yangon Un eslogan de protesta en las calles de Yangon  

Myanmar: la ONU pide nuevas sanciones contra la junta militar

El Relator especial sobre los derechos humanos en Myanmar exhorta a la comunidad internacional a dirigirse al sector de la extracción de petróleo y gas, para quitarle recursos al golpe militar. En el terreno se registra un ataque de los militares a la ciudad de Depayin, con más de 40 muertos según testigos locales

Marco Guerra – Ciudad del Vaticano

Sanciones económicas contra el sector del petróleo y del gas de Myanmar. Es lo que pide un experto en derechos humanos de las Naciones Unidas a todos los países de la comunidad internacional, para paralizar la junta militar que tomó el poder con el golpe de estado del 1 de febrero.

Solicitud de nuevas sanciones

“Me refiero a la presión económica, al recorte de los ingresos que la junta militar necesita para seguir en el poder. Hablo de cortar el acceso a las armas y a la tecnología”

Estas son las declaraciones de Thomas Andrews, Relator especial sobre los derechos humanos en Myanmar, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Andrews, ex diputado de los Estados Unidos, pidió la formación de una "coalición de emergencia para el pueblo birmano", esencialmente un grupo de Estados, que prohibiera también las exportaciones de armas a los militares. "Tiene que haber presión", reiteró. Ningún Estado ha impuesto aún sanciones al sector del petróleo y del gas de Myanmar, aunque algunos ya las han aplicado a las empresas controladas por los militares y a los ingresos procedentes de las gemas, la madera y la minería, explicó además el funcionario de la ONU.

El papel de la ASEAN

Anteriormente, la máxima responsable de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, instó a los países de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) a entablar un diálogo político con la junta militar y los dirigentes elegidos democráticamente en Myanmar. Las Naciones Unidas quieren poder proporcionar ayuda humanitaria a los civiles de Myanmar, como se acordó con la ASEAN, sin ser "instrumentalizadas" por los militares, dijo Bachelet. "Animo a la ASEAN – añadió – a comprometerse con los líderes democráticos y la sociedad civil, no sólo con el frente militar".

Novecientos muertos en las protestas

Mientras tanto, las protestas y la represión militar en el país no disminuyen. Las manifestaciones comenzaron cuando los militares destituyeron al gobierno de Aung San Suu Kyi hace cinco meses. La brutal represión de las huelgas y manifestaciones se ha saldado con unos 900 muertos y 5.200 detenidos, según fuentes internacionales. Los combates entre las tropas del gobierno y las milicias de las minorías étnicas que apoyan las protestas también están haciendo estragos en el país.

 

Atacada la ciudad de Depayin

Ayer se difundió la noticia de una violenta acción del ejército contra la ciudad agrícola de Depayin. Los militares intervinieron para neutralizar a una milicia local opuesta a la junta golpista. Según informes recogidos por la agencia de noticias Reuters, los camiones del ejército llegaron a Depayin al amanecer del viernes; los jóvenes locales se reunieron para defenderse, pero fueron rápidamente dominados.

Los médicos locales dijeron que se encontraron 41 cuerpos sin vida. Las Fuerzas de Defensa del Pueblo (PDF) dijeron que habían perdido a 26 de sus miembros, pero prometieron seguir luchando. Miles de personas huyeron de la ciudad, cargando lo que podían llevarse.  Los medios de comunicación informan de disturbios en todo Myanmar, con informes regulares de enfrentamientos localizados y la detención de opositores. La frecuencia de los atentados también ha aumentado, sobre todo en Yangon, la antigua capital y que sigue siendo el centro de negocios. Según un recuento de Reuters, en julio ya se han producido al menos 12 ataques de este tipo en todo el país.

Gabusi (de la Universidad de Turín): las sanciones deben ser "quirúrgicas"

“La Junta tiene enormes intereses en el sector del gas, el petróleo y las materias primas en general, por lo que es necesario abordar esta cuestión, y hay que recordar que las multinacionales occidentales están implicadas en estos sectores”

Así lo declaró a Vatican News Giuseppe Gabusi, profesor de economía política internacional y de Asia Oriental en la Universidad de Turín. El experto recuerda, sin embargo, que a menudo las sanciones no han dado ningún resultado y han empeorado las condiciones de la población:

“Hay que ser muy cuidadoso e intervenir de forma quirúrgica; ciertamente, sectores como el textil implican más a la población civil y deben ser evitados”

China es esencial en la mediación

Gabusi se detiene en las divisiones regionales, que ven posiciones distantes entre un grupo de países más autoritarios, entre los que se encuentran Vietnam y Tailandia, y países como Malasia e Indonesia, más abiertos a la democracia y que ven con buenos ojos la vuelta al poder de un gobierno civil en Myanmar. "Ciertamente no es posible obtener una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, porque China y Rusia votarían en contra – dice en conclusión el profesor de la Universidad de Turín – pero no se puede ignorar a Pekín en la mediación, que no está conforme con la situación de inestabilidad en Myanmar".

09 julio 2021, 14:39