Buscar

Vatican News
Italia ganó la Eurocopa de fútbol en Wembley, Inglaterra Italia ganó la Eurocopa de fútbol en Wembley, Inglaterra  

Los valores del deporte probados en el campo

La Copa América, la Eurocopa de fútbol, los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos: nunca antes se habían concentrado tantos acontecimientos en tan poco tiempo. La pandemia pospuso algunas competiciones durante un año. En el campo ya hay algunos ejemplos de lealtad, fraternidad y juego limpio, que recuerdan los numerosos discursos pronunciados por el Papa sobre los valores más profundos del desafío competitivo

Andrea De Angelis – Vatican News

De Wembley al Maracanã, de Londres a Río de Janeiro con un eco que llega hasta Tokio. Los dos eventos continentales del deporte más popular del mundo, el fútbol, están llegando a su fin, y el más esperado a nivel mundial está a punto de comenzar. El verano más deportivo de la historia, en un año en el que el planeta sufrió y sigue soportando las heridas y los temores de la pandemia. Renacimiento, pues, en el sentido más profundo de la palabra, mezclado con prudencia y esperanza. Italia y Argentina, dos equipos especialmente cercanos al Papa – el primer obispo de Roma argentino de la historia – triunfaron en las últimas horas, y ahora los focos se dirigen a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se celebrarán en Japón.

Los Europeos

No hay enemigos, sino adversarios. El Papa Francisco lo repitió en varias ocasiones, por ejemplo en su discurso a los miembros del Centro Deportivo Italiano, a quienes recibió en audiencia el 11 de mayo de 2019:

“La lucha con los adversarios, en las competiciones deportivas, se llama siempre encuentro, y nunca enfrentamiento, porque al final, aunque es mejor ganar, en cierto sentido ganan los dos. Este es el mundo que soñamos y que queremos construir con determinación, sobre la base de una sana competencia, que siempre ve en el adversario también a un amigo y a un hermano. Este es el corazón de la visión cristiana del hombre, que para ti es también la base de la actividad deportiva”

En la Eurocopa que acaba de concluir con la victoria de Italia (los azzurri vencieron a Inglaterra en los penaltis) hubo al menos dos episodios que merecen ser subrayados. La primera fue también la más dramática y tuvo como protagonista al jugador más representativo de Daminarca, Christian Eriksen, que sufrió una parada cardíaca en el partido de debut contra Finlandia. En el campo todos los jugadores, sin distinción de camiseta, vivieron esos interminables minutos en un solo abrazo. Simon Kjaer, capitán de Dinamarca, le dio el mismo abrazo a su esposa, apoyándola y animándola después de haber sido el primero en ayudar a su compañero caído. Eriksen y Kjaer, compatriotas pero adversarios en el campeonato italiano, donde juegan respectivamente en el Inter y el Milán. La misma ciudad, unida para siempre. Incluso en las gradas ese día todos los aficionados se unieron en un coro, rezando por Eriksen y luego animando cuando fue declarado fuera de peligro


El otro episodio ocurrió en la semifinal entre Italia y España y tuvo como protagonista al entrenador de la selección ibérica, Luis Enrique. Al final de un partido equilibrado y competitivo, que acabó en los penaltis con la victoria de los azzurri, el seleccionador español pronunció unas palabras que rápidamente dieron la vuelta al mundo y fueron consideradas como un ejemplo de juego limpio y deportividad. En su discurso, de hecho, no sólo felicitó a la selección italiana, deseando que ganara el torneo, sino que luego hizo un llamamiento a los jóvenes, centrándose en la gestión de las derrotas. En efecto dijo:

“Estoy cansado de ver lágrimas en los torneos de chicos o niños, no sé por qué lloran. Hay que empezar a manejar la derrota, a felicitar al rival y tenemos que enseñar a los niños a no llorar. Hay que levantarse y felicitar al ganador”

Monseñor Melchor Sánchez de Toca

"Nos ha sorprendido el fair play que se ha visto en estos campeonatos europeos, cuando debería ser una condición normal. El ganador fue el juego limpio y el trabajo en equipo, en muchos equipos nacionales que han hecho del grupo su punto fuerte". Así lo afirmó monseñor Melchor Sánchez de Toca, subsecretario del Consejo Pontificio de la Cultura, donde es responsable del sector deportivo, en una entrevista concedida a Radio Vaticano - Vatican News. De Toca continuó diciendo:

“En el campo se aceptó la derrota con gran deportividad, esa es la esencia del deporte. El hecho de que la final se jugara el día de San Benito, patrón de Europa, es una coincidencia significativa y al ser italiano podemos decir que ahí estaba su mano”

De cara a las Olimpiadas, el prelado espera que los atletas puedan vivir esta esperada experiencia "juntos", haciendo equipo en el sentido más profundo del término. Y concluyó:

“Como repite a menudo el Papa Francisco: jugar en equipo, sin comerse la pelota y una de las cosas más bellas que se ven en estos días es precisamente la capacidad de jugar juntos, lo que podemos leer también como una esperanza para salir de la pandemia sin dejar a nadie atrás”

La Copa América

La belleza de ser un equipo, el juego de grupo. Brasil y Argentina se enfrentaron en una de las finales más esperadas de los últimos años. El ganador fue el blanco y celeste, 1-0 con un gol de Di Maria. Un éxito que devuelve la Copa a Buenos Aires después de 28 años y que dio la vuelta a los pronósticos, que habían favorecido al equipo verde-naranja.

Se trata de dos países en los que el fútbol es mucho más que un deporte. Como dijo el futbolista brasileño Pelé: “Brasil come, duerme y bebe fútbol. Vive del fútbol". Su colega argentino, Valdano, dijo en una entrevista que en muchos países americanos deberían poner porterías de fútbol en las fronteras, "para que al visitante le quede claro que son grandes campos de fútbol con algunas presencias accidentales, como árboles y edificios”. En todos los ámbitos suburbanos se aprende enseguida que las reglas y el grupo son la base del juego. Son valores que el mismo Francisco destacó en varias ocasiones. En su discurso a los participantes del encuentro promovido el 24 de mayo de 2019 por "La Gazzetta dello Sport" y la FIGC, el Papa afirmó:

El fútbol es un juego de equipo

“Escuchen bien esto: el deporte, no solos. Vivimos en una época en la que, gracias también a la presencia masiva de las nuevas tecnologías, es fácil aislarse, crear vínculos virtuales con muchos pero a distancia. Ataduras, pero solos. Lo bonito de jugar con un balón es poder hacerlo junto a otros, pasándoselo por el campo, aprendiendo a construir acciones de juego, reuniéndose en equipo”

“El balón – prosiguió diciendo Francisco en aquella ocasión – se convierte en un medio para invitar a personas reales a compartir la amistad, a encontrarse en un espacio, a mirarse a la cara, a retarse para poner a prueba sus habilidades”.

“Queridos amigos: el fútbol es un juego de equipo, ¡no pueden divertirse solos! Y si se vive así, puede ser realmente bueno para la cabeza y el corazón en una sociedad que exaspera el subjetivismo, es decir, la centralidad del yo, casi como principio absoluto. El fútbol es un juego de equipo, y esto es bueno para todos nosotros”

 

También a los miembros del Centro Deportivo Italiano, recibidos en audiencia el 11 de mayo de 2019, el Papa destacó la importancia de las reglas:

Una gran lección del deporte, que nos ayuda a afrontar incluso la fatiga diaria del estudio y del trabajo, así como las relaciones con los demás, es que uno sólo puede divertirse dentro de un marco de reglas muy precisas. De hecho, si en una carrera alguien se niega a respetar la regla del fuera de juego, o arranca antes de la señal, o en un slalom saltara algunas banderas, no habría más competición, sino sólo actuaciones individuales y desordenadas.

“Por el contrario, cuando se enfrentan a una competición, aprenden que las reglas son esenciales para la convivencia; que la felicidad no se encuentra en el desenfreno, sino en la persecución fiel de los objetivos; y también aprenden que no se sienten más libre cuando no tienen límites, sino cuando, con sus límites, dan lo mejor de sí. Debemos ser dueños de nuestros límites y no esclavos de nuestras limitaciones”

Los Juegos Olímpicos

Tokio 2020, en su nombre lleva el año en que deberían haberse celebrado los Juegos Olímpicos, aplazados por doce meses a causa de la pandemia de COVID-19. La nueva emergencia sanitaria llevó a los organizadores a ampliar aún más las medidas de seguridad: no habrá presencia de espectadores, ni siquiera local, como se había previsto inicialmente. Los Juegos Olímpicos siguen siendo el acontecimiento deportivo por excelencia: este año habrá 33 deportes con 50 disciplinas (un récord absoluto) repartidos en más de trescientas pruebas programadas del 23 de julio al 8 de agosto. El Papa Francisco también recordó el espíritu olímpico en su discurso a los Directivos y Atletas del Comité Olímpico Nacional Italiano a quienes recibió en audiencia el 19 de diciembre de 2014:

El lema olímpico "Citius, altius, fortius", no es una incitación a la supremacía de una nación sobre otra, de un pueblo sobre otro pueblo, ni siquiera a la exclusión de los más débiles y desprotegidos, sino que representa el reto al que estamos llamados todos, no sólo los atletas: el de asumir la fatiga, el sacrificio, para alcanzar las metas importantes de la vida, aceptando los propios límites sin dejarse bloquear por ellos, sino intentando superarse.

Y en su discurso a los delegados de los Comités Olímpicos Europeos, del 23 de noviembre de 2013, Francisco les dirigió estas palabras:

¡Es típico de la actividad deportiva unir y no dividir! Construir puentes y no muros. Incluso los cinco anillos entrelazados, símbolo y bandera de los Juegos Olímpicos, representan el espíritu de fraternidad que debe caracterizar el evento olímpico y la competición deportiva en general. Cuando el deporte se considera únicamente en función de parámetros económicos o de la consecución de la victoria a cualquier precio, se corre el riesgo de reducir a los deportistas a una mera mercancía de la que obtener beneficios.

Los Juegos Paralímpicos

Los Juegos Paralímpicos se celebrarán en Tokio del 24 de agosto al 5 de septiembre. El valor de la inclusión y el respeto a la dignidad de todo ser humano son algunos de los temas que marcaron, el 5 de octubre de 2016, la audiencia de Francisco a los participantes en el encuentro promovido por el Consejo Pontificio de la Cultura sobre el deporte y la fe:

Nuestras tradiciones religiosas comparten el compromiso de garantizar el respeto a la dignidad de todo ser humano. Por eso es bueno saber que las instituciones deportivas del mundo se han tomado tan a pecho el valor de la inclusión. El movimiento paralímpico y otras asociaciones deportivas que apoyan a las personas con discapacidad, como las Olimpiadas Especiales, han desempeñado un papel decisivo a la hora de ayudar al público a reconocer y admirar las extraordinarias actuaciones de los atletas con capacidades y habilidades diferentes. Estos eventos nos proporcionan experiencias en las que la grandeza y la pureza del gesto deportivo se ponen de manifiesto de forma admirable.

13 julio 2021, 17:01