Buscar

Vatican News
Plantaciones en India Plantaciones en India 

Ziller del FIDA: agricultores en pequeño muestran que las cosas pueden ser diferentes

El vicepresidente del FIDA, Dominik Ziller, califica de "escándalo" que muchos pequeños productores de alimentos de todo el mundo se mueran de hambre o no puedan alimentarse de forma equilibrada. Abordar estas y otras injusticias es la preocupación de una conferencia de la ONU que se celebra estos días en Roma.

Ciudad del Vaticano

"Alimentos para todos": el Vaticano acoge una serie de seminarios web

Con la conferencia, que se reunirá en Roma durante tres días a partir de este lunes, las Naciones Unidas invitan a los participantes a prepararse para la cumbre mundial de la alimentación, la Cumbre de los Sistemas Alimentarios de la ONU, que se celebrará en Nueva York en septiembre. Su objetivo es servir esencialmente a la lucha contra el hambre y a la promoción de una mayor sostenibilidad y compatibilidad medioambiental en los sistemas alimentarios.

Radio Vaticano (RV) ha hablado con el vicepresidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Dominik Ziller, y ha querido saber en primer lugar de qué manera la conferencia de Roma puede ser útil aquí.

Dominik Ziller (Vicepresidente del FIDA): El objetivo de cambiar los sistemas alimentarios debe ser hacerlos más resistentes. Hemos visto con Covid que una pandemia puede afectar tanto al suministro de semillas a los pequeños agricultores como a su acceso a los mercados. Tenemos que procurar que en el futuro se controle mejor esto. Luego, por supuesto, hay otras cuestiones como el cambio climático: ¿cómo podemos ver que el cambio climático no afecta a los sistemas alimentarios? Y también hay cuestiones como la fragilidad, como los conflictos que afectan al suministro de alimentos una y otra vez: también tenemos que pensar de forma más sistémica en este aspecto.

RV: ¿Dónde ve usted actualmente la mayor necesidad de acción al pensar en los sistemas alimentarios y la economía alimentaria mundial?

Ziller: Creo que el tema más importante en el que podemos actuar es el cambio climático. Por ejemplo, promoviendo el uso de semillas mejor adaptadas al cambio climático y equipando a los pequeños agricultores para que puedan afrontar mejor las sequías o los fenómenos meteorológicos extremos. La segunda cosa, que creo que es muy importante, es que los pequeños agricultores tienen un método de cultivo que tiene un impacto mucho menor en el clima que el de nuestra agricultura industrial en Europa, por ejemplo. Pero tienen mucho menos acceso a los fondos que la comunidad internacional pone a disposición para la adaptación al cambio climático. Así que sólo el 1,7% aproximadamente va a parar a los pequeños agricultores, y eso es, por supuesto, también un agravio que tenemos que abordar urgentemente: Tenemos que garantizar un mejor acceso a la financiación para los pequeños agricultores y para los pobres de las zonas rurales.

“"Tenemos que garantizar un mejor acceso a la financiación para los pequeños agricultores y para los pobres de las zonas rurales"”

RV: El Papa Francisco promueve incansablemente una conversión ecológica y una forma diferente de hacer negocios que sea ecológica, sostenible y -con respecto a los pobres y hambrientos del mundo- inclusiva. ¿Cómo se puede reducir el hambre y la pobreza en el mundo cambiando los sistemas alimentarios?

En línea con el Papa

Ziller: Estamos muy contentos de tener al Papa de nuestro lado en esta cuestión, porque ese es, por así decirlo, el corazón y el alma del FIDA, que apoyamos a todos estos grupos especialmente desfavorecidos, los pequeños agricultores de los países más pobres y de las regiones más pobres, que promovemos su prosperidad. Y aquí se da el caso de que en muchos casos estos pequeños agricultores, que en algunos países producen hasta el 80% de los alimentos que se consumen en ellos, no disponen ellos mismos de dinero suficiente para garantizar una dieta equilibrada. Esto significa que los que producen alimentos se están muriendo de hambre. Y eso, por supuesto, es algo que sólo puede calificarse de escándalo. Y aquí es donde tenemos que empezar urgentemente, concediendo préstamos para comprar más tierras de cultivo, para ampliar las explotaciones, donde tenemos que crear un mejor acceso a los mercados, para que una mayor parte de los ingresos de los alimentos en estos mercados llegue a los verdaderos productores y no acabe en los intermediarios.

RV: Si pensamos en la industria agrícola, la producción de alimentos y los beneficios están de facto en manos de grandes productores que no responden precisamente a los intereses de los pequeños agricultores, las empresas familiares y los pueblos indígenas. En la reunión de Roma se sientan a la mesa actores muy diferentes: ¿en qué medida la cumbre tiene en cuenta este desequilibrio de poder?

Ziller: En el período previo a la cumbre, el FIDA inició más de 40 diálogos nacionales en los que las asociaciones de pequeños agricultores y de pueblos indígenas pudieron formular sus preocupaciones concretas para la cumbre y para la mejora de los sistemas alimentarios. Y, por supuesto, lo introduciremos en la pre-cumbre de estos tres días y, sobre todo, en la cumbre de septiembre. Efectivamente, hay una brecha. Pero no se trata de que las grandes empresas alimentarias no compren los alimentos producidos por los pequeños agricultores. Tenemos que procurar que en estas cadenas de suministro se garantice un trato justo a los pequeños agricultores. Y hay toda una serie de medidas para ello, que esperemos que también reciban un impulso adicional de la cumbre. En Alemania, por ejemplo, existe ahora una ley sobre la cadena de suministro que aborda cuestiones como el trabajo infantil, el pago justo, etc., y en la que se está tratando de limitar el poder de mercado de estas grandes empresas y de garantizar que los responsables de la producción real en la cadena de suministro también reciban una remuneración adecuada.

“"Los pequeños agricultores nos demuestran que las cosas se pueden hacer de otra manera".”

RV: ¿Están previstas estas obligaciones también en el ámbito de los sistemas alimentarios? ¿Existen mecanismos para frenar a los grandes productores, que son los que más destruyen el espacio medioambiental y vital, o para animarles a operar de otra manera?

Los consumidores también demandan

Ziller: Los pequeños agricultores nos muestran que las cosas se pueden hacer de otra manera. Saben cómo maximizar el rendimiento de sus tierras sin degradarlas, en parte porque se han transmitido en sus familias durante siglos. Y, por regla general, funcionan sin productos químicos: Cómo producir alimentos, y alimentos sanos, de forma natural, sin contaminar el suelo, sin generar contaminación química. En lo que respecta al cambio climático, hay que ver ciertamente que gran parte se genera también por el consumo de carne. Por supuesto, la carne de vacuno desempeña un papel especialmente importante. No se puede prohibir a los pequeños agricultores y a otros que produzcan carne de vacuno ahora, que críen ganado. Las proteínas también forman parte de una dieta equilibrada. Pero creo que los consumidores de todo el mundo también están llamados a garantizar que una dieta equilibrada no sólo sea saludable, sino también compatible con la protección del clima mundial.

RV: En su observación, ¿diría que en los últimos años se ha producido un cambio, un replanteamiento a nivel mundial, hacia una economía ecológica, más sostenible y también más inclusiva, como prevé el Papa?

“"Luchar junto al Papa para actuar de forma más responsable a nivel mundial".”

Ziller: Creo que hay que distinguir entre dos cosas. Una de ellas es que la gente suele pensar primero en sí misma. En otras palabras, lo primero que le preocupaba a la gente era: ¿Qué estoy comiendo realmente? ¿Es saludable para mí? Y todos aquellos que, por así decirlo, han garantizado en sus cadenas de suministro que los productos sean menos perjudiciales para los consumidores, para las consumidoras, han sido recompensados por ello. La segunda es la cuestión de la responsabilidad global: ¿Lo que hago en mi patrón de acción, en mi comportamiento de consumo, es también bueno para los bienes públicos globales como el clima? Y aquí, con el movimiento “Viernes por el Futuro”, hemos recibido realmente una señal alentadora de que especialmente la generación joven, sobre todo los más jóvenes, se están alineando detrás del Papa aquí y luchando junto con el Papa para que actuemos de forma más responsable a nivel mundial.

RV: Algunas organizaciones de ayuda señalan que la gran Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU corre el peligro de equiparar los sistemas alimentarios opuestos en lugar de promover la agricultura agroecológica. ¿Qué opina de esto? ¿No sería necesario un cambio más radical para promover con más fuerza una economía diferente?

Hambre cero en el mundo para 2030

Ziller: Puedo entender la preocupación... Y hay, por supuesto, formas muy diferentes de agricultura. Lo crucial en este momento debe ser que, a través de esta cumbre, por la especial visibilidad pública que el tema de la alimentación y la seguridad alimentaria recibirá como resultado, estaremos en mejores condiciones de alcanzar el objetivo de desarrollo mundial número dos: "no más hambre en el mundo para 2030". Estamos muy atrasados en este aspecto, y más aún gracias al Covid. Y creo que esta cumbre es un marco de transmisión muy importante para ello, porque volverá a concienciar a la gente. Quizá también en la mente de los gobiernos de los países donantes tradicionales, que sin duda tendrán que abrir sus carteras aún más de lo que lo hemos hecho hasta ahora.

Y lo segundo es que, con motivo de esta cumbre, debemos hablar también, por supuesto, de la siguiente cuestión: ¿Cómo conseguimos que nadie en el mundo pase hambre? Y cómo podemos garantizar que aquellos para los que el hambre no es un problema, pero que luchan con problemas de lujo cuando se trata de comida, que pueden permitirse fácilmente una comida mejor que se produzca de forma más ecológica, lo hagan realmente: que estén dispuestos a invertir más dinero en comida. Este ha sido un gran problema durante años en los países de habla alemana, en Suiza, en Austria, en Alemania: ¿Cómo nos alejamos de la "tacañería es genial" y de la mentalidad de descuento? Y esto es, sin duda, algo que ahora debe perseguirse enérgicamente a nivel mundial.

Antecedentes

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) es un organismo especializado de las Naciones Unidas. Una de sus principales tareas es aumentar la producción de alimentos y mejorar la situación alimentaria. La "Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU" convocada por el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, para el mes de septiembre se centrará en nuevas iniciativas en la agricultura y la industria alimentaria para alcanzar los objetivos de sostenibilidad de la ONU para 2030.

La pre-cumbre alimentaria, que tiene lugar en Roma del 26 al 28 de julio de 2021, marcará el rumbo de esta gran cumbre alimentaria y reflexionará sobre el cambio de los sistemas alimentarios en todo el mundo. La reunión de Roma congrega a jóvenes, agricultores, pueblos indígenas y representantes de la sociedad civil, la investigación y el sector privado, así como a responsables políticos y ministros de agricultura, medio ambiente, sanidad, alimentación y finanzas.

27 julio 2021, 11:02