Buscar

Vatican News

Italia. Centro Astalli: la pandemia no disminuye las llegadas, ni la solidaridad

En el Informe 2021 del Centro Astalli, la oficina italiana del Servicio Jesuita a Refugiados, presentado hoy en línea, se observa un aumento del número de desembarcos de refugiados en Italia, pero con una disminución de las solicitudes de asilo, porque las medidas del gobierno han dificultado la aparición de los llamados "irregulares". Padre Ripamonti: es necesario un nuevo reglamento europeo.

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

El drama está en las cifras: las llegadas de migrantes a Italia por mar en 2020 han vuelto a crecer, superando las 34.000 personas, tras dos años de descenso, 13.000 de ellas procedentes de Libia, pero las peticiones de asilo caen, 28.000. Esto se debe a que, según el Informe 2021 del Centro Astalli, la oficina italiana del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), han aumentado "los obstáculos para obtener una protección efectiva, una intensificación de las dificultades sociales y la marginación de los refugiados".

El drama de los emigrantes en la "Ruta de los Balcanes"

Y el drama está también en los testimonios e imágenes enviados desde la "Ruta de los Balcanes" en Bosnia por el padre Stanko Perica, director del JRS Sureste de Europa, donde los voluntarios y mediadores culturales de la ONG atienden a los inmigrantes que han regresado heridos de "The Game", en el intento desesperado de cruzar la frontera entre Bosnia y Croacia, o entre Eslovenia e Italia, y llegar a la Europa "de los ricos".

La nueva esperanza de Umba, una joven madre del Congo

La esperanza está, en cambio, en las palabras de Umba Mpemba, una refugiada de la República Democrática del Congo, cuyo vídeo abrió la presentación en línea del Informe. En Italia desde hace tiempo para huir de la guerra civil en su país, Umba, que tiene una hija de 8 años, tras perder su trabajo como recepcionista en un hotel de Roma a causa de la pandemia, llamó de nuevo a la puerta siempre abierta de Via degli Astalli, y en mayo debería empezar un curso para convertirse en trabajadora socio-sanitaria. Espero que el padre Perica también haya escuchado por teléfono las voces de la familia de los católicos pakistaníes que han conseguido llegar a Italia, tras pasar por Bosnia, y le pida que rece por ellos.

En el Centro Astalli no sólo hay refugiados, también italianos

En la Memoria del Centro Astalli, que este año cumple 40 años de actividad, se señala que en la Italia bajo pandemia desde finales de febrero de 2020, todos estamos en el mismo barco. Al igual que los italianos, muchos refugiados, empleados sobre todo en el sector de la restauración o la hostelería, han perdido su empleo debido a la crisis económica y los cierres relacionados con el Covid-19. Muchos han quedado excluidos del acceso a la seguridad social y han vuelto a pedir comida y apoyo económico en el comedor del Centro Astalli de Roma, que en 2020 repartió 55.000 comidas, una media de 210 al día. Por primera vez en muchos años, los italianos también han pedido ayuda.

Los servicios de los 8 centros, de Roma a Palermo

En el último año el Servicio Jesuita a Refugiados, en sus 8 centros italianos (Roma, Bolonia, Catania, Grumo Nevano, Palermo, Trento, Vicenza, Padua), ha estado al lado de más de 17.000 personas, 10.000 sólo en Roma. Con servicios como la cantina, las duchas, los paquetes de comida, las medicinas y las máscaras antivirales y el gel desinfectante. De los 3.500 usuarios del comedor de Roma, más del 30% son personas sin hogar, en estado de grave necesidad. Entre las 2.600 personas que llaman a la puerta del centro de día de Palermo, el servicio de comedor, con la distribución mensual de paquetes de comida, también se ha abierto a los ciudadanos italianos en condiciones de pobreza. En Trento, un dormitorio nocturno para la emergencia del frío se ha transformado en un servicio de acogida de bajo umbral con un mostrador de asistencia dedicado a los solicitantes de asilo sin hogar. En Bolonia, la última sede abierta, el Centro Astalli recibió la gestión de un espacio para crear una nueva residencia para solicitantes de asilo y refugiados.

La larga ola de decretos de seguridad

El Informe afirma que "la larga ola de decretos de seguridad y las políticas migratorias cerradas -cuando no discriminatorias- que han caracterizado la legislación sobre inmigración y asilo hasta finales de 2020, aumentan la precariedad de la vida, la exclusión y la irregularidad". Los reglamentos y las prácticas de las distintas oficinas convierten la burocracia en "un potencial callejón sin salida" que impide la protección de los derechos de los refugiados.  La crisis sanitaria también ha puesto de manifiesto "las lagunas del sistema sanitario y asistencial territorial", lo que ha debilitado "las medidas de protección y apoyo a la población más frágil de la que forman parte los refugiados".

Los bloqueos fronterizos no han detenido los flujos

El bloqueo de las entradas en 90 países a causa de la pandemia, la falta de acciones de rescate y búsqueda en el Mediterráneo central por parte de los gobiernos y la Unión Europea, la limitación de las acciones de las ONG, "no ha frenado los flujos irregulares de migrantes sino que sólo ha hecho menos visibles las consecuencias", señala el Centro Astalli. En 2020, más de 11.000 migrantes fueron rescatados o interceptados en el Mediterráneo, devueltos a Libia y detenidos allí en condiciones que las Naciones Unidas definen como "inaceptables". A esto hay que añadir las más de 1.400 víctimas de naufragios verificadas en el último año.

Violencia en Libia y en las fronteras de los Balcanes

Dramáticos son también los datos del centro SaMiFo (Salud de los Migrantes Forzados) que el Centro Astalli gestiona en Roma, en el ambulatorio de Via Luzzatti, cerca de Piazza Vittorio y de la estación Termini: 1.471 personas atendidas en 2020, de las cuales 763 nuevas. Muchas son víctimas de torturas, violencia intencionada o abusos sexuales, que dicen haber sufrido en Libia, pero SaMiFo también se ha encontrado con la certificación de la violencia infligida en los Balcanes por las fuerzas policiales y la causada por los rechazos en la frontera entre Italia y Eslovenia. Las dos clínicas ofrecen servicios especializados y nuevas actividades de cribado y tratamiento de Covid-19, incluyendo hisopos antigénicos y pruebas serológicas.

Demasiados inmigrantes sin asistencia sanitaria

 "Las consecuencias de los decretos de seguridad siguen siendo claramente visibles", afirma el Informe, que documenta cómo el 36% de las personas que acudieron al ambulatorio del Centro Astalli Palermo no estaban registradas en el Servicio Nacional de Salud, "debido a dificultades relacionadas con la residencia o el permiso de residencia". Esto hace que sea mucho más difícil motivar a las personas para que inviertan tiempo en vías de integración: "Muchos tienen prisa por encontrar cualquier tipo de trabajo (incluso ilegal o mal pagado), para no arriesgarse a perder su permiso de residencia".

Cardenal Tagle: los migrantes construyen puentes de solidaridad

La pandemia, subrayó el Cardenal Luis Antonio Tagle, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y Presidente de Caritas Internationalis, en un videomensaje durante la presentación, "ha empeorado su situación. Pero gracias a la acogida, el respeto, el acompañamiento del Centro Astalli, su oscuro viaje se ha visto salpicado de luz". "Los migrantes son puntos humanos entre sus países de origen y los de destino", añadió el cardenal filipino, "pero la experiencia del Centro Astalli también ha demostrado que los migrantes que han llegado a Italia han sido capaces de crear puentes de solidaridad entre voluntarios, escuelas, órdenes religiosas, oficinas gubernamentales, fundaciones humanitarias, medios de comunicación y muchas personas de buena voluntad". "Esta toma de conciencia me consoló", concluyó Tagle, "a menudo se acusa a los inmigrantes de causar problemas en la sociedad. Pero el testimonio del Centro Astalli ofrece, en cambio, un panorama diferente. Los migrantes evocan en nosotros lo que es genuinamente humano. Son capaces de formar comunidades de cuidados y de compartir. Pueden educarnos".

Continúa la sensibilización en las escuelas, también en DAD

Por último, en los proyectos de sensibilización del Centro Astalli, que continuaron a pesar de las dificultades de la enseñanza a distancia en unas 200 escuelas de 15 ciudades italianas, participaron unos 15.000 alumnos. Más de 400 son los voluntarios italianos y extranjeros en las 8 oficinas territoriales, que junto con los operadores del Centro Astalli tienen un objetivo común, recordado en la presentación por el presidente Padre Camillo Ripamonti: "Una vida digna y feliz con los refugiados".

Padre Ripamonti: la pandemia ha hecho visible lo invisible

"Hombres, mujeres y niños han vivido el año de la pandemia como si estuvieran atrapados, mostrando las penurias de años de políticas de inmigración ideológicas e instrumentales tocadas en su piel", subrayó el padre Ripamonti. "Durante años hemos hablado de una situación de creciente marginalidad de las personas con protección internacional, hemos denunciado cómo las políticas de seguridad y exclusión han precarizado la vida de los refugiados. La pandemia no ha hecho más que evidenciar todo esto, ha hecho visible lo invisible, extremando su condición". Así presenta el Informe 2021 a Vatican News:

R.- La imagen del Informe 2021 del Centro Astalli, en el año de la pandemia, es un mundo de refugiados que llegan más a Italia y esto nos dice cómo la pandemia no bloquea a las personas que huyen de las guerras, la persecución y la tortura y luego una imagen de un mundo en el que la integración de estas personas ha sido mucho más difícil porque precisamente la pandemia ha creado situaciones de mayor dificultad.

¿Han cambiado las nacionalidades de los refugiados a los que asiste?

R.- Generalmente no. Frente a las cinco nacionalidades más frecuentes en el mundo, tenemos también un elevado número de africanos, principalmente de Costa de Marfil y Congo y son aquellas nacionalidades que llegan a Italia a través del Mar Mediterráneo y desembarcan en el sur de nuestro país, para luego distribuirse en el territorio italiano.

Usted escribe que la pandemia ha hecho visibles a los invisibles, pero sobre todo en los encierros más estrechos, estos migrantes han encontrado todavía ayuda en la red de centros Astalli que nunca han cerrado...

R.- Paradójicamente, los que no consideramos ciudadanos de nuestras ciudades, durante el periodo de encierro fueron los únicos ciudadanos visibles de nuestras ciudades desiertas, y encontraron como punto de referencia la puerta siempre abierta del Centro Astalli, que intentó estar ahí para estas personas que estaban un poco perdidas en este periodo.

En la pandemia también se ha puesto de manifiesto la insuficiencia del sistema nacional de salud, al que, debido a los decretos de seguridad, muchos de estos migrantes ni siquiera pueden acceder...

R.- Exactamente. La dificultad para obtener un permiso de residencia, con la exclusión, por ejemplo, del permiso de residencia humanitario, ha dificultado el acceso al Sistema Nacional de Salud y, por tanto, también el acceso a ese sistema que podría proteger la salud de los inmigrantes, pero luego también la salud de la comunidad. Así que la integración y el reconocimiento de estas personas en nuestro territorio nacional, es una ayuda para toda la comunidad.

Con una mirada internacional, escribe que la pandemia ha dificultado aún más los viajes, con 90 fronteras cerradas. ¿Son necesarias nuevas normas en Europa para una acogida más humana?

R.- Sí, el Plan que Europa presentó en septiembre de 2020 sigue mostrando una visión excluyente y defensiva de Europa respecto a los refugiados. En cambio, necesitamos una Europa inclusiva, la Europa de los derechos, la Europa hacia la que suelen llegar estas personas porque esperan una vida mejor.

Este año el Centro Astalli celebra 40 años de vida. ¿Qué balance se puede hacer y qué mirada al futuro, por encima de la mascarilla?

R.- Han sido 40 años en los que hemos crecido con los refugiados, hemos caminado con ellos, hemos aprendido de ellos, cuál es el mejor camino para que se respeten los derechos de todos. La perspectiva es que sigamos en esta dirección, es más, que hagamos mucho más para que la gente se integre en el territorio italiano y europeo. Y convertirse en ciudadanos proactivos para su futuro, que será un futuro construido juntos.

20 abril 2021, 19:00