Buscar

Vatican News

La historia de Christian y Luca, unidos por el hilo rojo del amo

Las historias del Obispo electo de Rumbek herido en Sudán del Sur y del Embajador italiano asesinado en el Congo muestran cómo sus vidas están unidas por los mismos sentimientos y los mismos deseos. Padre Eliseo Tacchella, misionero comboniano: "Ambos son sólidos puntos de referencia y apoyo para todos".

Federico Piana - Ciudad del Vaticano

Hay un hilo rojo que une los acontecimientos humanos de dos hombres que vivieron con el trasfondo de un continente africano atravesado por evidentes contradicciones políticas y sociales. Es el hilo de la caridad y el amor a los demás lo que ha unido sus vidas, aunque nunca hayan tenido la oportunidad de encontrarse ni siquiera con sus propios ojos. Y sin embargo, Christian Carlassare, el Obispo electo de Rumbek, en Sudán del Sur, herido en las piernas la noche del 25 al 26 de abril pasado por dos pistoleros mientras estaba en su casa, tiene mucho en común con Luca Attanasio, el Embajador italiano asesinado al norte de Goma, en el Congo, el 21 de febrero de este año durante una misión humanitaria del Programa Mundial de Alimentos.

La renuncia de sí mismos

Ambos han asumido, hasta lo más profundo de su ser, la actitud de quienes renuncian a sí mismos para dedicarse, con abnegación, a exportar la paz y la solidaridad, ayudando, con iniciativas concretas, a los pueblos que han encontrado en su camino. Uno que los conoce bien es el padre Eliseo Tacchella, misionero comboniano, en el Congo desde hace más de treinta años. De su hermano Christian Carlassare dice que "es verdaderamente un hijo de San Daniele Comboni porque, después del atentado, nunca utilizó el término ‘bandidos’ o ‘asaltantes’, sino el término ‘pueblo’. Y entonces me impresiona el perfume de perdón que emanan sus palabras, un perdón que sale del corazón".

Carlassare, pastor conquistado por el Evangelio

La clara señal de que Christian Carlassare está conquistado por el Evangelio y por el amor a Jesús, el padre Tacchella la percibe en el apego de su hermano al pueblo de Sudán del Sur: "Siempre ha trabajado por la reconciliación de todo el pueblo y después de este atentado ha querido hacer saber al mundo que durante años su pueblo ha sufrido mucho más que él, alcanzado por las balas de los Kalashnikov".

Attanasio, empático con el sufrimiento de los demás

Cuando Luca Attanasio fue abatido en el convoy humanitario del Programa Mundial de Alimentos que se dirigía a la ciudad congoleña de Rutshuru, su vida estaba comprometida con numerosos proyectos de apoyo social en colaboración con la Comunidad de Sant'Egidio, y no perdía la oportunidad de desplegar cualquier esfuerzo para intentar la pacificación nacional. He aquí otro punto fuerte de contacto con el padre Carlassare: la identificación con los sufrimientos de los demás.

Apoyo sin límites

El padre Eliseo Tacchella, también conocía bien a Luca. "Nos escribimos varias veces -dice- porque me pidió noticias sobre el Congo cuando llegó al país. Lo que Luca y Christian tienen en común es la voluntad de hacer el bien, el deseo de crear unidad. Si llamabas a Luca por un problema, lo solucionaba en poco tiempo. Incluso las monjas combonianas, a las que visitaba regularmente, veían en Luca un apoyo, un respaldo". La misma actitud que el padre Tacchella ve ahora en Carlassare: "Christian es un hombre de paz, el pastor que quiere la reconciliación".

El precio de la verdad

Figuras que, sin embargo, molestan. Hasta el punto de ser el objetivo, en un intento de derribarlos. "¿Por qué ocurre esto? - se pregunta el Padre Tacchella - encuentro una respuesta en Jesús crucificado. Uno que hace milagros, que hace el bien a todos, es puesto en la cruz porque rompe los intereses egoístas de algunos. Así, el comportamiento de Luke y Christian es molesto porque saca a la luz cosas que uno quisiera mantener ocultas".

30 abril 2021, 18:11