Buscar

La historia
Vatican News

Café Bruno: aroma y solidaridad en el respeto a la creación

Gracias a la Onlus “Laudato si’ social enterprise”, en Tailandia un grupo de misioneros de la región eclesiástica italiana de Triveneto puede garantizar una correcta ética del trabajo a los habitantes de las aldeas y el acceso a la educación de sus hijos.

Agata Rita Borracci* - Venecia

Los misioneros italianos "fidei donum" que prestan servicio pastoral en la parroquia de María Reina de la Paz de Chae Hom, en el norte de Tailandia, han puesto en marcha un proyecto de cultivo y comercialización de café que se caracteriza no sólo por la calidad del producto sino también, y, sobre todo, por el destino de los ingresos: becas para jóvenes, formación de los habitantes del pueblo en la gestión de cultivos sostenibles y mejora general de las condiciones de vida. La acción pastoral de la parroquia, establecida oficialmente hace más de diez años, ha abrazado los valores fundamentales expresados en la encíclica Laudato si' del Papa Francisco incluso antes de su publicación.

Los orígenes de la misión

La misión de Chae Hom, que pertenece a la diócesis de Chiang Mai, nació del deseo de colaboración misionera entre las diócesis de la región eclesiástica italiana de Triveneto, expresado por primera vez durante el congreso eclesial de Aquileia (Udine) en abril de 1990. Una intuición que se confirmó unos meses más tarde, en diciembre del mismo año, con la publicación de la encíclica Redemptoris Missio del Papa Juan Pablo II, que señalaba el continente asiático como un de los ámbitos territoriales que había que privilegiar.

Siete años después, los Padres Pietro Melotto y Gabriele Gastaldello, del clero diocesano de Vicenza, acompañados por Monseñor Antonio Mattiazzo, entonces Obispo de Padua, comenzaron su servicio pastoral en Chae Hom. En 1999 se sumaron los Padres Bruno Rossi y Lorenzo Biasion, procedentes de la diócesis de Padua, y cuatro años después el Padre Giuseppe Berti, perteneciente al clero de Verona. Para completar el grupo de Triveneto, llegaron las Hermanas Javerianas y la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida Touret y, entre los años 2008 y 2010, los Padres Attilio De Battisti y Raffaele Sandonà del clero de Padua y el Padre Bruno Soppelsa de la Diócesis de Belluno.

El 1 de mayo del año 2000 se estableció oficialmente la parroquia de María Reina de la Paz en Chae Hom, que se extiende por un territorio de más de 3.000 kilómetros cuadrados y a la que se confía el cuidado pastoral de 40 aldeas, dispersas en su mayor parte en terrenos montañosos y habitadas por una gran variedad de grupos étnicos: Akha, Lahu, Karen, Yao, Isaan, Lisu, Hmong, que mantienen su propia cultura, lengua y tradiciones.

La parroquia está construida sobre una estructura preexistente, tanto desde el punto de vista edilicio como de la acción pastoral, atendida inicialmente por los misioneros del PIME que se habían concentrado principalmente en las pequeñas comunidades procedentes de China, Birmania y Laos, ofreciéndoles asistencia material y espiritual. El porcentaje de cristianos, sobre una población de unos 120.000 habitantes, es de aproximadamente el 1%.

Recolección de café en los pueblos de la montaña
Recolección de café en los pueblos de la montaña

Actividad en los centros

Entre las primeras necesidades a las que tuvieron que hacer frente los misioneros del Centro María Reina de la Paz, estaba la de ofrecer a los niños y jóvenes que viven en los pueblos el acceso a la escolarización. El sendero discontinuo entre las montañas y las llanuras, la temporada de lluvias y la ausencia de figuras profesionales adecuadas han privado a los más jóvenes, durante mucho tiempo, de la oportunidad de asistir a cualquier tipo de escolarización. Así nacieron 4 centros, donde cientos de niños de más de 40 pueblos y 7 tribus diferentes han encontrado un punto de referencia y hospitalidad.

"A día de hoy sólo 2 están activos", explica el Párroco, el Padre Bruno Rossi, "señal de que las condiciones de movilidad para llegar a las escuelas de forma autónoma han mejorado". Gran parte de la actividad de la parroquia consiste también en la asistencia espiritual a los pueblos y la formación de catequistas locales ha permitido a los misioneros llegar a personas de diferentes tribus, culturas, lenguas y tradiciones.

En Tailandia, sólo el 0,5% de la población es católica. La mayor parte de la población es budista y dentro de las tribus locales la situación se segmenta aún más en varias afiliaciones. "Nuestra parroquia – continúa el Padre Bruno – está estrechamente relacionada con los servicios que ofrece el centro educativo para menores y viceversa. Lo primero que consideramos cuando alguien se dirige a nosotros es su necesidad, más allá de la pertenencia. Todos somos hijos de Dios, por lo que en nuestras acciones diarias tratamos de ayudar y amar a todos, sin condiciones. Los itinerarios de evangelización, pues, constituyen una propuesta clara, a la vista de todos. Los que quieren acercarse a nosotros lo hacen libremente, tal vez a partir de preguntas que han surgido al conocer nuestra comunidad".

Algunos alumnos huéspedes de la parroquia María Reina de la Paz de Chae Hom
Algunos alumnos huéspedes de la parroquia María Reina de la Paz de Chae Hom

Una respuesta a la contaminación

Un informe del Índice de Calidad de Vida del Aire de Chicago, publicado en 2019, reveló cómo la esperanza de vida se redujo en un par de años debido a la contaminación del aire: durante días, en el periodo de monitoreo, Chiang Mai fue la ciudad más contaminada del mundo, superando con creces los niveles máximos de contaminación establecidos por las normas internacionales.

Uno de los principales factores causantes de estos niveles descontrolados es una práctica, utilizada principalmente en el cultivo del maíz, que consiste en la quema de residuos agrícolas para aumentar la fertilidad y preparar el suelo para la siguiente cosecha. El uso de pesticidas y fertilizantes químicos rociados en los distintos cultivos también contribuye a la contaminación del medio ambiente y, durante la temporada de lluvias, confluyen abundantemente a los cursos de agua.

Prácticas que han producido graves consecuencias también en quienes acuden a la parroquia de María Reina de la Paz en Chae Hom. “Cuando los fieles se acercaban al altar para recibir la Eucaristía", explica el Padre Bruno Rossi, nos dimos cuenta de que sus manos estaban manchadas de polvo rojo, residuo de los pesticidas. Ese fue un punto de inflexión para nosotros: nos dimos cuenta de que entregábamos el Cuerpo de Cristo en manos enfermas, un gesto de vida plena y verdadera puesto en manos que devolvían signos de muerte".

Los misioneros propusieron entonces extender las plantaciones de café desde las zonas montañosas del país hasta las colinas y los valles. El Padre Bruno cuenta que la idea de empezar a cultivar de forma ecológica surgió tras probar unas judías cultivadas por familias de estudiantes que vivían en la parroquia. El producto era de gran calidad, pero el tueste realizado por los lugareños no daba el aroma al que los misioneros estaban acostumbrados en su tierra. Así, con la llegada de una primera máquina tostadora en 2012 y, posteriormente, realizando nuevas mejoras, se logró un proceso de producción y venta ecológica, capaz tanto de potenciar un recurso de alta calidad como de proteger la naturaleza y la salud de las personas. Las ventas, caracterizadas por un precio competitivo, permitieron devolver la dignidad y el descanso a los agricultores que viven en las aldeas de Chae Hom y financiar becas para estudiantes. Además, la actividad está regulada por la institución sin ánimo de lucro denominada precisamente “Laudato si’ social Enterprise”, creada con el objetivo de contribuir al bien común en pleno cumplimiento de la ley y la normativa estatal e inspirada en los valores contenidos en la encíclica del Papa Francisco de 2015.

El Padre Bruno Rossi controla una plantación de café
El Padre Bruno Rossi controla una plantación de café

Precursores de la Laudato si’

La producción del "Café Bruno" comenzó hace más de diez años, incluso antes de la publicación de la Laudato si', pero los principios inspiradores de la acción de los misioneros y sus colaboradores se encuentran plenamente en las palabras que el Papa Francisco entregó en el documento para orientar el cuidado de la casa común. "Hemos tratado de proteger el trabajo y el descanso, explica el padre Bruno Rossi, así como el deseo de las comunidades de mantenerse sanas y en un entorno seguro. También hemos tratado de cuidar la casa común, respetando la naturaleza y armonizando con ella el trabajo del hombre. Es una exigencia que nace de lo más profundo del espíritu, una atención que lleva consigo valores plenamente compartidos también por la cultura asiática. Una orientación, para nosotros espontánea, que luego encontramos descrita y sistematizada en la encíclica del Papa Francisco: dio voz y mayor motivación a nuestras acciones. La naturaleza, para nosotros los cristianos, también puede ser un vehículo importante para acercarnos a Dios, como nos enseñó San Francisco y como reitera la Laudato si': este documento nos ofrece sustento y debemos aprender a respetarlo para desencadenar un círculo virtuoso".

El padre Bruno, en broma, también compara a sus feligreses con los granos de café: cada uno es diferente del otro, cada uno con su propia historia única e irrepetible. Lo que marca la diferencia, pues, es la tostadura, es decir, la capacidad de extraer lo mejor de cada uno, como hace un buen educador con sus chicos. "Conseguimos producir unos 800 kilogramos de café tostado al mes, que se envían a toda Tailandia. Las mayores peticiones suelen venir de los hoteles – continúa el párroco – y de los turistas que tienen curiosidad por probar un café tostado al estilo italiano. La pandemia ha creado muchas dificultades por la falta de turistas, pero no por ello se ha detenido el proyecto. Por el contrario, pretendemos fomentar el cultivo de plantas de té autóctonas y seguimos trabajando en un proyecto recientemente lanzado que implica el cultivo y la transformación del cacao, que puede crecer fácilmente incluso en las llanuras, ofreciendo sustento a los feligreses que viven allí y no pueden cultivar el café".

El procesamiento del "Café Bruno"
El procesamiento del "Café Bruno"

*Cube Radio - Instituto Universitario Salesiano de Venecia y Verona

27 abril 2021, 10:30