Buscar

Vatican News
Foto de archivo Foto de archivo  (AFP or licensors)

35 años después de Chernóbil, entre heridas abiertas y temores

El accidente nuclear más grave de la historia ocurrió en Ucrania, en la noche del 26 de abril de 1986. La repentina ola de energía provocó una explosión con una liberación de radiactividad mayor que las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas. Es imposible determinar el número exacto de víctimas. Los Papas, desde Juan Pablo II hasta Benedicto XVI y Francisco, realizaron numerosas oraciones y llamamientos.

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano 

La conciencia de lo ocurrido no llegó en esas horas, ni tampoco el día después. Pasó algo de tiempo, el suficiente para entender que fue una primera y dramática vez. El accidente nuclear de Chernóbil, ocurrido el 26 de abril de 1986, es un acontecimiento histórico de indeleble recuerdo para más de una generación. Han pasado siete décadas desde entonces, pero las consecuencias siguen siendo claramente visibles en las historias de innumerables personas. En su presente, en el pasado reciente. En las preguntas sobre un futuro en el que, globalmente, podrían repetirse incidentes similares.

Lo que ocurrió hace 35 años 

Según la versión más acreditada, durante la ejecución de una prueba de simulación de fallo del sistema de refrigeración del reactor número 4 (no es la primera, se habían hecho otras en años anteriores), debido a un error humano las barras de uranio del núcleo del reactor se sobrecalentaron, provocando la fusión de su núcleo. Se alcanzó un valor de hasta cien veces el límite establecido. El repentino aumento de energía provocó una explosión con una liberación de radiactividad mayor que la de las bombas de Hiroshima y Nagasaki juntas. Hay que decir que ya en 1986 el OIEA -Organismo Internacional de la Energía Atómica- había señalado a los operadores como la principal causa del accidente. Siete años después, el propio OIEA revisó su análisis del accidente, atribuyendo la causa principal al diseño del reactor, no a los operadores. La consecuencia de ese accidente, que se produjo poco después de la 1 de la madrugada, fue la liberación de toneladas de material radiactivo que el viento transportó por toda Europa y llegó al Mediterráneo durante las dos semanas siguientes. 

Las consecuencias

Los datos sobre las víctimas directas e indirectas de lo ocurrido el 26 de abril de 1986 en Chernóbil no son inequívocos. Veinte años después, la Organización Mundial de la Salud estimó en un informe que podría haber al menos 10.000 muertes excesivas por cáncer atribuibles al accidente de Chernóbil entre las personas pertenecientes a los equipos de emergencia, los evacuados y los residentes de las regiones de alta y baja contaminación de Bielorrusia, Rusia y Ucrania, las tres regiones más afectadas de la Unión Soviética. Las cifras son obviamente más altas, teniendo en cuenta los otros países afectados por el material radiactivo liberado esa noche. Luego están las 116.000 personas evacuadas inmediatamente después de la tragedia: todos los residentes en un radio de treinta kilómetros fueron reubicados en un mes, en su mayoría por medios militares. En los meses y años siguientes, al menos el doble de personas se vieron obligadas a abandonar definitivamente las zonas más afectadas. Volviendo a las consecuencias sanitarias del accidente, mucho más dramáticas son las cifras presentadas por los Verdes europeos, que calculan decenas de miles de víctimas. Greenpeace habla de al menos 67 mil muertos en los 18 años siguientes, mientras que el número de personas que murieron inmediatamente después de la explosión sería de 66. En realidad, determinar el número de víctimas de Chernóbil puede resultar imposible. La aparición del cáncer depende de muchos factores de riesgo, ambientales y genéticos, y en la mayoría de los casos no se puede establecer una relación de causa y efecto. Además, como las enfermedades están muy extendidas y la zona contaminada es muy grande, ni siquiera la epidemiología podrá resolver la incertidumbre detectando el aumento de tumores debido al accidente.

Oraciones y llamamientos de los Papas

En el Regina Coeli del 4 de mayo de 1986, Juan Pablo II recordó la celebración de la Pascua del Señor por parte de las Iglesias orientales, expresando un pensamiento particular para el pueblo de Kiev y Ucrania:

Hoy las Iglesias orientales celebran la Pascua. Quisiera invitaros a los presentes a uniros en la oración y en el ferviente deseo de que esta celebración sea para ellos una fuente de alegría y de luz. La Resurrección del Señor es el acontecimiento fundamental de los cristianos [...] A todos los que celebran hoy la Pascua, ortodoxos y católicos, dirijo mi pensamiento, con especial afecto a los que, por cualquier motivo, sufren. Pienso, con especial intensidad de sentimiento, en el pueblo de Kiev y de Ucrania.

Con motivo del decimoquinto aniversario del accidente nuclear de Chernóbil, Juan Pablo II se reunió entonces con las asociaciones, movimientos, familias y parroquias que habían acogido a los niños de la región. En un pasaje de su discurso pronunciado el 26 de abril de 2001 - dos meses antes de su viaje apostólico a Ucrania - el Papa hizo un fuerte llamamiento: 

Al evocar los trágicos efectos causados por el accidente del reactor nuclear de Chernobyl, el pensamiento va a las generaciones futuras, que representan estos niños. Hay que prepararles un futuro de paz, sin esos miedos y amenazas. Se trata de un compromiso que todos deben asumir. Para ello, es necesario realizar un esfuerzo técnico, científico y humano, a fin de poner todas las energías al servicio de la paz, respetando las exigencias del hombre y de la naturaleza. De este compromiso depende el futuro de todo el género humano.

Cinco años después, en la Audiencia General del 26 de abril de 2006, Benedicto XVI lanzó un nuevo y enérgico llamamiento, expresando su agradecimiento a quienes habían acogido y atendido a las víctimas del desastre nuclear: 

Precisamente hoy se cumple el vigésimo aniversario del trágico accidente de la central nuclear de Chernóbil. En esta ocasión, me siento en el deber de expresar mi profundo agradecimiento a las familias, las asociaciones, las administraciones civiles y las comunidades cristianas que, a lo largo de estos años, han trabajado para acoger y atender a los adultos y, sobre todo, a los niños afectados por las consecuencias de ese doloroso acontecimiento. Mientras rezamos una vez más por las víctimas de una calamidad de tan gran magnitud y por quienes llevan en sus cuerpos las huellas de la misma, invocamos del Señor la luz para los responsables del destino de la humanidad, para que con un esfuerzo conjunto se pongan todas las energías al servicio de la paz, con respeto a las necesidades del hombre y de la naturaleza.

En la Audiencia General del 20 de abril de 2016, el Papa Francisco quiso rezar por las víctimas y expresar su agradecimiento a quienes ayudaron a los afectados por el accidente treinta años antes: 

Saludo a los peregrinos venidos de Ucrania y Bielorrusia, con motivo de la conferencia internacional sobre el 30º aniversario de la tragedia de Chernóbil. Mientras renovamos nuestras oraciones por las víctimas de esa catástrofe, expresamos nuestra gratitud a los socorristas y por todos los esfuerzos realizados para aliviar el sufrimiento y los daños.

Al final del Viaje Apostólico a Japón y Tailandia, en el diálogo en el vuelo de Tokio del 26 de noviembre de 2019 que lo trajo de vuelta a Roma, el Papa Francisco respondió a muchas preguntas de los periodistas que lo acompañaban. Shinichi Kawarada, periodista de "The Asahi Shimbum", al señalar que "Japón es productor de energía nuclear, lo que conlleva un gran riesgo para el medio ambiente y la humanidad", se preguntó si "habría que apagar las centrales nucleares".  Esta es la respuesta de Francisco: 

Vuelvo al tema de la posesión de industrias nucleares. Siempre puede ocurrir un accidente. Vosotros lo habéis experimentado, también el triple desastre [terremoto, tsunami y accidente nuclear], que ha causado tanta destrucción. La energía nuclear está al límite. Excluyamos las armas, porque eso es destrucción. Pero el uso de la energía nuclear está muy al límite, porque todavía no hemos alcanzado la seguridad total. No hemos llegado a eso. Podrías decirme: “Sí, incluso con electricidad puedes causar un desastre por falta de seguridad”. Pero es un pequeño desastre. Un desastre nuclear, de una central nuclear, será un gran desastre. Y la seguridad no se ha logrado aún. Pero esta es una opinión personal; no utilizaría la energía nuclear hasta que no exista una seguridad total en su uso. Pero soy profano en esto y expongo una idea. Algunos dicen que la energía nuclear es contraria a la custodia de la creación, que la destruirá y que debe desaparecer. Se está debatiendo. Yo me detengo en la seguridad. No existe la seguridad para prevenir una catástrofe. Sí, ocurre una vez en el mundo en diez años, pero entonces afecta a la creación: el desastre de la energía nuclear repercute en la creación, y también en la persona. La catástrofe nuclear en Ucrania todavía perdurará durante muchos años. No me refiero a la guerra, a las armas. Pero aquí digo que debemos investigar sobre la seguridad, sea sobre las catástrofes o sobre el medio ambiente. Y en cuanto al medio ambiente, creo que hemos ido más allá del límite, más allá del límite: en la agricultura, por ejemplo, el uso de plaguicidas, o la cría de pollos ―los médicos recomiendan a las madres que no alimenten a sus hijos con pollos de granja, porque han sido cebados con hormonas y esto puede ser perjudicial para la salud de los niños―; hay tantas enfermedades raras que existen hoy en día debido a un uso que no es bueno del medio ambiente. Son enfermedades raras. Cables eléctricos y muchas otras cosas... La custodia del medio ambiente es algo que hay que hacer hoy o no se hará. Pero volviendo a la energía nuclear: construcción, seguridad y protección del medio ambiente.

La antorcha olímpica vuelve a partir de Fukushima

Hace poco más de diez años, el 11 de marzo de 2011, un terremoto de magnitud 9 con epicentro en la costa noreste de Japón, el más fuerte jamás registrado, generó un enorme tsunami que arrasó el país. Una ola destructiva que dañó tres reactores de la central nuclear de Fukushima, provocando su fusión, en lo que ha sido el mayor desastre atómico desde el accidente de Chernóbil. Más de 19.000 personas murieron, sin contar el aumento del cáncer de tiroides en la región, y más de 160.000 residentes se vieron obligados a abandonar sus hogares por las consecuencias del accidente. Desde entonces, el gobierno ha gastado unos 250.000 millones de euros para reconstruir toda la región de Tohoku, y más del 75% de la tierra contaminada se ha transportado a lugares de almacenamiento especiales. Una operación que se espera que esté terminada para el próximo año.

26 abril 2021, 16:45