Buscar

Vatican News

Somalia, Save the Children: 70% de familias sin agua a causa de la sequía

Save the Children denuncia, a través de un comunicado, la grave situación de sequía que golpea a Somalia. "Los niños se llevan la peor parte de la creciente crisis climática en el país y, a menos que se tomen medidas urgentes, un número alarmante de ellos se enfrentará al hambre y al cierre de las escuelas por falta de agua en los próximos meses", explica la organización.

Ciudad del Vaticano

Debido a la intensificación de la sequía, las fuentes de agua en Somalia se están secando rápidamente y han dejado al 70% de las familias de todo el país sin acceso al agua potable. Esta es la denuncia que lanza hoy Save the Children, la organización que desde hace más de 100 años lucha por salvar a los niños en peligro y asegurar su futuro.

La crisis de agua empeorará en junio

Según Save the Children, miles de niños sobreviven actualmente gracias a la distribución de agua con tanques móviles y pozos sin protección, muchos de ellos se ven obligados a abandonar sus hogares en busca de nuevas fuentes. Si no se produce una intervención humanitaria inmediata, es probable que la crisis alcance su punto álgido en junio, cuando el número de niños y adultos que necesitarán ayuda alcance los 5,9 millones, es decir, un tercio de la población del país (un aumento de 700.000 personas desde 2020).

 

"Los niños se llevan la peor parte de la creciente crisis climática en Somalia y, a menos que se tomen medidas urgentes, un número alarmante de ellos se enfrentará al hambre, al cierre de las escuelas por falta de agua, al desplazamiento forzoso y a la explotación en los próximos meses", dijo Mohamud Mohamed Hassan, director de Save the Children en Somalia.

El ganado muere y los niños están malnutridos

Asimismo, Save the Children analizó los medios de vida de 632 hogares en ocho regiones de Somalia, y observó cómo la reducción de las precipitaciones y la grave escasez de agua están matando al ganado, poniendo en crisis las cosechas y, en consecuencia, reduciendo los ingresos de los hogares, y los niños comen cada vez menos al día y con alimentos poco nutritivos.  

De hecho, más de la mitad de los hogares encuestados no tenían suficientes alimentos para comer, y el 84% de los encuestados dijeron que estaban utilizando sus reservas de ganado para comprar alimentos o a reducir el número de comidas diarias. La pérdida de ganado también se traduce en un menor acceso a la leche para los niños, que se exponen aún más al riesgo de desnutrición.  

La invasión de langostas y el COVID

En este contexto, las comunidades luchan por sobrevivir al no poder recuperarse antes de ser golpeadas por una nueva crisis. A esto se suma el devastador aumento de las invasiones de langostas, que se desplazan rápidamente por el país y destruyen los cultivos a su paso, lo que supone una enorme amenaza para la seguridad alimentaria.

Este lamentable panorama se ve reflejado en los últimos datos estadísticos publicados por Save the Children, que afirma que el 97% de las familias de Somalia han sufrido al menos una plaga de langostas. El conflicto y las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19 también pesan sobre estas familias, llevándolas al límite de sus esfuerzos por no desfallecer.

22 marzo 2021, 10:25