Buscar

Vatican News
Silvia Heredia Martínez. Silvia Heredia Martínez. 

Misionera laica en Honduras: “las leyes no protegen a la mujer”

La Española Silvia Heredia Martínez, misionera laica, lleva media vida luchando en defensa de la mujer en Honduras, unos de los países de Centroamérica con el mayor índice de feminicidios. “En Honduras existe ese sistema de patriarcado muy fuerte en el que se ve a la mujer inferior y las leyes no la amparan”.

Mireia Bonilla y Manuel Cubias – Ciudad del Vaticano

La española Silvia Heredia Martínez, de 43 años, lleva la mitad de su vida en Honduras comprometida con la prevención de la violencia a la mujer y el fortalecimiento educativo con menores, mediante un programa socio-educativo llamado “Paso a Paso” en la Diócesis hondureña de San Pedro Sula. Esta oportunidad, de misionar en Honduras, se la dio hace 20 años la ONG OCASHA-Cristianos con el Sur. Silvia asegura ante los micrófonos de Vatican News que es “trabajadora social de profesión y misionera laica por vocación”.

Silvia Heredia Martínez
Silvia Heredia Martínez

Programa “Paso a Paso” apuesta por la educación y la mujer

En 2013, Silvia junto a otros dos compañeros crearon “Paso a Paso”. Se trata de un programa católico preventivo de trabajo socio-educativo y de desarrollo comunitario. Tal y como lo define ella – “es una apuesta por la educación para darles la oportunidad a las chicas de no salir embarazadas a temprana edad, de no casarse jóvenes, de cuidar y respetar la vida”. Paso a Paso no solo esta centrado en la mujer, también propone una educación alternativa para que los jóvenes tengan la oportunidad de formarse y caminar en otra dirección que no sean las drogas, vender drogas, consumir drogas o por ejemplo matar, “porque ser sicario es muy fácil en estos sectores y este país que se ha caracterizado siempre por la violencia, por los grupos de maras, por la venta de drogas y por la delincuencia en sus barrios”.

Paso a Paso nace un 24 de marzo, memoria de Monseñor Romero. “Para nosotros es un obispo de El Salvador que nos inspira, un obispo que dio su vida por el pueblo” dice Silvia. En este programa social, nuestra entrevistada explica que hay tres grupos de trabajo dedicados a la mujer: hay una apuesta por la soberanía alimentaria, en el que trabaja el grupo de siembra, otras mujeres trabajan en el taller de costura y otras mujeres trabajan en el grupo de espiritualidad.  “Las mujeres que trabajan en nuestro programa, no pueden dar dinero, pero si dan su trabajo y su tiempo y ahí es donde yo veo mi experiencia del Dios de la Vida” asegura la misionera laica.

Silvia Heredia Martínez
Silvia Heredia Martínez

La realidad de la mujer en Honduras

“Es una realidad complicada, somos unos de los países de Centroamérica con el mayor índice de feminicidios y eso significa que el Estado permite el asesinato de mujeres”. Silvia nos cuenta que ser mujer en Honduras significa ser inferior y no tener las mismas oportunidades laborales que un hombre. Además, en el tema de feminicidios, “las leyes no son efectivas” añade la misionera española: “Como las leyes están hechas por hombres y ejecutadas por hombres, no se investigan los asesinatos a una mujer. Si una a mujer va a poner una denuncia por maltrato familiar no le hacen caso”. Esto se traduce en que “muchas no denuncian y luego aparecen asesinadas”.

En Honduras, muchas niñas no tienen oportunidad de ir a la escuela “porque les toca cuidar de sus hermanos”, “están inscritas en la escuela, pero no van” puntualiza. A esto se le suma también la Trata de menores, donde luego muchas niñas son engañadas con “una vida mejor” y acaban ejerciendo la prostitución en prostíbulos en otras partes del mundo: “por eso digo – insiste Silvia – en que las leyes no cuidan y no protegen a las mujeres. Que un país permita que niñas menores de edad puedan salir de un país a otro y que acaben en redes de trata de personas es intolerable”.

¿Como afronta Paso a Paso esta dura realidad?

“Yo creo que la dignidad de las personas es muy importante, es algo sagrado” dice Silvia. En base a este principio, su programa social católico pretende crear oportunidades de autonomía, apostando para que la mujer sea autónoma y no tenga que depender de nadie: “para que las mujeres que son desechadas por la sociedad y por los empresarios, tengan aquí la oportunidad de ganar algo económicamente y de tener menos gastos, ya que se les apoya en la educación de sus hijos y en la nutrición” dice Silvia. Después, apuntan a la formación: “educamos para que se respeten, para que cuiden la familia, porque aquí en honduras se ven a muchas mujeres que tienen muchos hijos de distintos hombres y a edades muy tempranas”.

Silvia Heredia Martínez
Silvia Heredia Martínez

¿Qué es lo que vamos a celebrar hoy 8 de marzo?

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha que ha sido el resultado de un duro camino de luchas y reivindicaciones encabezadas por mujeres en defensa de sus derechos e igualdades laborales desde finales del siglo XIX. Si bien su origen es incierto, las primeras manifestaciones están vinculadas a la época de la revolución industrial en Estados Unidos y a las penosas condiciones laborales de las mujeres. El episodio más violento se produjo el 25 de marzo de 1911, cuando se incendió la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. Según el informe de los bomberos, una colilla mal apagada tirada en un cubo de restos de tela fue el origen del incendio. Las trabajadoras y sus compañeros no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas de las salidas, algo habitual entonces para evitar robos. Al no poder huir, muchas de las trabajadoras saltaron a la calle desde los pisos más altos del edificio. La mayoría de las víctimas murieron por quemaduras, asfixia y lesiones por impacto. Este episodio supuso la introducción de nuevas normas de seguridad y salud laboral en Estados Unidos.

“Precisamente el 8 de marzo se está recordando el asesinato de aquellas mujeres en una fábrica que las prenden fuego porque están exigiendo el aumento salarial y mejores condiciones de trabajo, yo creo que esa es la lucha diaria de todas las mujeres, es decir esas mujeres que agarran fuerza, conciencia, valor, que exigen y luego que un empresario, un maltratador, que eso es el patriarcado, las encierra y les prende fuego. El 8 de marzo estamos recordando a esas compañeras” explica la laica misionera.

Silvia además subraya que en Honduras existe ese sistema de patriarcado y aun es muy fuerte: “nos está arrinconando y nos quiere tener estúpidas pensando que lo más importante es el cuerpo y no el espíritu y la mente”, por eso – dice – es importante la celebración de hoy, “para salir y exigir condiciones de igualdad entre hombre y mujer”.

“Tenemos que seguir defendiendo los derechos, tenemos que luchar para poder vivirlos y para que todas las mujeres los ejerzan, porque antes que nosotras a unas mujeres se les arrebató la vida para que hoy nosotras podamos llegar a la universidad y tengamos mejores condiciones laborales” concluye.

08 marzo 2021, 15:27