Buscar

Vatican News

Italia, diez regiones en zona roja. ACLI: "No se olviden del tercer sector"

El Consejo de Ministros ha puesto en marcha nuevas medidas para frenar el crecimiento de los contagios del Covid-19. Un paquete de ayuda de 32.000 millones de euros está listo. Vatican News entrevista a Emiliano Manfredonia, presidente de las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos (ACLI): "Los movimientos del gobierno, dice, están ligados a un plan de vacunas, pero este aún debe despegar".

Amedeo Lomonaco - Ciudad del Vaticano

En Italia, el gobierno aprobó el viernes el decreto ley, que sustituye al último Dpcm, para la contención de los contagios de Covid-19. La medida entrará en vigor a partir de mañana, 15 de marzo, y estará vigente hasta el 6 de abril. Hay diez regiones en la zona roja. Desde el punto de vista económico, está prevista una ayuda de 32.000 millones de euros. Estos fondos se destinarán a las empresas, los trabajadores, las familias y la salud. Además, ya se ha definido un paquete de medidas en favor de las familias que entrará en vigor a partir de mañana. 

Se destinarán 290 millones de euros a los permisos parentales, que tendrán carácter retroactivo (desde el 1 de enero de 2021) y se pagarán al 50% para quienes tengan hijos menores de 14 años. Para los padres de hijos de 14 a 16 años es posible un permiso, pero sin remuneración. Sobre las medidas decididas por el Gobierno se pronuncia Emiliano Manfredonia, presidente de las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos (ACLI). "Pedimos que no se olvide el tercer sector". Un sector que "va al encuentro de la gente y trata de ayudar a los últimos".

Vencer la pandemia y ayudar a los trabajadores

"Estas medidas del Gobierno son necesarias. Hay que tener más paciencia. Pero es necesario, en primer lugar, vencer esta pandemia. Me parece que estos movimientos están vinculados a un plan de vacunación que, sin embargo, aún no ha despegado", explica Emiliano Manfredonia y añade:

“Un plan que entonces será el que realmente nos ayude a salir del túnel. Se han asignado 32.000 millones de euros. Parece que se concederán otros 15.000-20.000 millones de euros a empresas y familias. Este es un hecho importante”

En primer lugar -continúa el presidente de la ACLI- pedimos ayuda para los trabajadores del sector de los cuidados personales. Este año ha habido un gran abandono, salvo un par de meses en los que se han concedido prestaciones de trabajo doméstico. A menudo son las personas que realizan trabajos domésticos y de cuidados las que ayudan a las familias a superar esta situación. Cuidan de los ancianos y ayudan a las personas que trabajan. Hay un gran vacío al respecto. Esperamos que se pueda llenar. Otra cuestión que planteamos al Gobierno es la del tercer sector. Pedimos que no se olvide, como desgraciadamente ocurrió en los últimos decretos del Gobierno de Giuseppe Conte. Esperamos que esta vez no se olviden de este sector que, de verdad, va al encuentro de la gente y trata de ayudar a los últimos.

- Ya se ha decidido un paquete de medidas para las familias, que incluye el permiso parental. ¿Son suficientes estos instrumentos para las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos?

 

- Son buenos, pero no son del todo suficientes porque las familias lo están pasando mal. Quienes tengan hijos menores de 14 años no pueden dejarlos solos en casa. Existe un problema relacionado con el DAD (aprendizaje a distancia) porque no todos los niños pueden seguir las lecciones a distancia.

Hay quienes están más atrasados y no tienen las herramientas tecnológicas. Las familias numerosas también luchan por tener varios dispositivos. Están luchando de verdad. Por tanto, son medidas necesarias, pero no suficientes.

- Entretanto, las consecuencias del Covid-19 también se dejan sentir en el trabajo y el empleo. El número de empleados en Italia en 2020, según los datos del ISTAT, disminuyó en 444 mil unidades.

Los datos son alarmantes. Y es aún más alarmante si se comprueba que más del 90% de estos empleos perdidos son de mujeres. Esto se debe a que las mujeres suelen ser las que cuidan de sus familias y, por lo tanto, sacrifican sus trabajos. Por eso es una cifra dramática, a pesar de la congelación de los despidos. Una congelación que, esperamos, se prolongue a la espera de medidas que reactiven la economía. 

15 marzo 2021, 13:14