Buscar

Vatican News
Ahmad Hamra, es fotografiado con sus hijos fuera de una tienda de campaña en un campamento de desplazados internos sirios, en el norte de Alepo, cerca de la frontera sirio-turca, Siria 17 de febrero de 2021. Ahmad Hamra, es fotografiado con sus hijos fuera de una tienda de campaña en un campamento de desplazados internos sirios, en el norte de Alepo, cerca de la frontera sirio-turca, Siria 17 de febrero de 2021. 

10 años de guerra en Siria. El 90% de los niños necesita ayuda humanitaria

“Este no puede ser otro hito sombrío que pase desapercibido ante el resto del mundo mientras los niños y las familias de Siria siguen sufriendo”: lo afirma la directora general del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Henrietta Fore. Como consecuencia de la guerra de Siria, la vida y el futuro de una generación entera de niños penden de un hilo. La situación de muchos niños y familias sigue siendo precaria: casi un 90% de los niños necesitan asistencia humanitaria, una cifra que ha aumentado un 20% solo en el último año.

Son números impresionantes aquellos publicados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, en un informe en el décimo aniversario de la guerra en Siria. Se trata de datos verificados por el organismo entre 2011 y 2020: “unos 12.000 niños han muerto o resultado heridos, una media de más de tres al día; más de 5.700 niños -algunos de tan sólo 7 años- han sido reclutados para los combates; más de 1.300 centros de salud y educación y su personal han sido atacados”.

90% de los niños necesitan ayuda humanitaria 

Una situación agravada también por la pandemia de Covid-19, que ha visto aumentar de 20% la precaria situación de los niños y sus familias: alrededor del 90% de los niños necesitan ayuda humanitaria, señala Unicef. Además, “los niños que muestran síntomas de trastornos psicosociales se duplicaron en 2020, ya que la continua exposición a la violencia, la conmoción y el trauma ha tenido una grave repercusión sobre su salud mental, con implicaciones a corto y largo plazo”. Más de medio millón de niños menores de cinco años de Siria sufren retraso en el crecimiento como resultado de la desnutrición crónica. Y aproximadamente 2,45 millones de niños de Siria y otros 750.000 niños sirios que viven en países vecinos no van a la escuela y, de ellos, un 40% son niñas - leemos.

Entre otros datos que publica el Fondo, además de los arriba mencionados, se encuentra el del precio medio de la canasta alimentaria, que ha aumentado de un 230% el año pasado.

Niños reclutados para combates: algunos de tan sólo 7 años

A lo largo de estos 10 años, UNICEF ha ampliado sus operaciones de respuesta a la crisis en Siria para abordar las necesidades inmediatas y a largo plazo y continúa proporcionando asistencia humanitaria que salva vidas a niños y familias en Siria y países vecinos. Los niños asociados a los grupos armados, (recordamos aún: fueron unos 5700 en este decenio) especialmente los que viven en el noreste del país, “deben ser reintegrados en las comunidades locales”, enfatiza el comunicado. Pero no sólo: los niños de otras nacionalidades – continúa - deben ser devueltos de forma segura a sus países de origen

La situación hoy: preocupa el norte de Siria

El comunicado indica especial preocupación por la situación en el norte del país, en donde “millones de niños siguen desplazados y muchas familias han escapado de la violencia en busca de seguridad en repetidas ocasiones, algunos hasta siete veces”. "Han sufrido otro largo invierno (y han luchado contra las inclemencias climáticas, como las lluvias torrenciales y la nieve) viviendo en tiendas de campaña, refugios y edificios destruidos o sin acabar. Más del 75% de las graves violaciones contra los derechos registradas en 2020 tuvieron lugar en el noroeste del país". En el campamento de Al-Hol y en todo el noreste de Siria, 27.500 niños de unas 60 nacionalidades y miles de niños sirios asociados con grupos armados languidecen en campamentos y centros de detención”, se lee aún en el comunicado, que señala, asimismo, el agravarse de la violencia en Al-Hol.

“Las partes del conflicto deben abstenerse de atacar a los niños y las infraestructuras civiles, como las escuelas, los hospitales, las clínicas y los puntos de agua.”

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia exige “la renovación de la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas relativa a la asistencia transfronteriza de manera que permita mantener la prestación de asistencia vital al otro lado de las fronteras sirias”. En esta guerra no hay ganadores; - concluyen - la mayor pérdida es la que están sufriendo los niños sirios.

“Es hora de que las partes beligerantes dejen las armas y se sienten a negociar. La paz y la diplomacia son la única forma de salir de este abismo.”

 

11 marzo 2021, 13:39