Buscar

Vatican News
2019.04.19 Víctima de la trata 2019.04.19 Víctima de la trata 

Francisco: la economía no debe favorecer la trata. La historia de Blessing

En la víspera de la Jornada Mundial de Oración contra la Trata, el Papa recordó en el Ángelus la historia de una joven nigeriana engañada por los traficantes que la llevan a Italia para echarla a la calle. La fe y el amor de sus lejanos padres, pero también la ayuda de la Casa Rut, la liberaron de las cadenas del dolor, hasta el punto de fundar una asociación para ayudar a las mujeres con dificultades.

Benedetta Capelli y Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

Este 8 de febrero, memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita, una monja sudanesa que experimentó la humillación y el sufrimiento de la esclavitud, es la Jornada de Oración y Reflexión contra la trata de personas.

Con estas palabras, al final del Ángelus, el Papa anticipa la cita de mañana, la VII Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, que se celebrará el 8 de febrero, precisamente, la memoria litúrgica de Santa Bakhita, una esclava vendida y violada desde los 9 años, en una pequeña aldea de Darfur en el siglo XIX, y que luego se convirtió en canosiana, santa y símbolo del compromiso de la Iglesia contra la esclavitud. La séptima edición, con motivo de la pandemia, se desarrollará íntegramente online, en un auténtico maratón coordinado por Talitha Kum -la red de vida consagrada contra la trata de personas de la Unión Internacional de Superiores Generales (UISG)- desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde, en streaming, en directo en el canal de YouTube de la Jornada Mundial (www.youtube.com/c/preghieracontrotratta), con traducciones en cinco idiomas. El Papa también participará con un videomensaje que llevará su voz a las distintas zonas del planeta, para encender los focos y sensibilizar a la opinión pública sobre una de las principales causas de la trata de personas, el modelo económico dominante, cuyas limitaciones y contradicciones se ven agravadas por la pandemia de Covid-19. De hecho, el tema de esta edición es: "Economía sin tráfico de personas".

Francisco lo recordó al final del Ángelus, expresando la esperanza de que, con la ayuda de Santa Bakhita, los hombres y las mujeres nunca sean considerados mercancía:

Este año el objetivo es trabajar por una economía que no favorezca, ni siquiera indirectamente, estos innobles tráficos, es decir, una economía que nunca haga del hombre y la mujer una mercancía, un objeto, sino siempre el fin. El servicio al hombre, a la mujer, pero no para utilizarlos como mercancía. Pidamos a Santa Josefina Bakhita que nos ayude en esto.

Muchas veces Francisco nos ha guiado hacia el dolor de las víctimas de la trata. Lo hizo recientemente, en su conmovedora carta a Joy, la protagonista del libro de Mariapia Bonanate, una mujer crucificada por el dolor, una presencia fantasmal en nuestras calles de la que huimos de la mirada.

La de Joy es una historia compartida por muchas otras personas, como ella, secuestradas en una cadena infernal y golpeadas por la tragedia de la invisibilidad de la trata. Una historia tan desconocida como siniestramente omnipresente en nuestras sociedades globalizadas. Si se observa con detenimiento, su vía crucis se despliega como un mosaico de realidades vividas por los hermanos y hermanas más vulnerables, hechas "transparentes" a los ojos de los demás.

El aroma de la libertad

La de Blessing Okoedion es una historia con las mismas asonancias. De su lado está la fuerza de una leona, la determinación de no rendirse, el deseo de elegir su futuro. A los 26 años, cuando ya se había licenciado en informática en Nigeria, cayó en las redes de una mujer que le ofreció un trabajo. Le hace una entrevista, le ayuda con los documentos del visado. Todo parece regular. En cambio, la carretera la espera. No partimos de aquí sino de hoy, de la redención, de su compromiso con otras mujeres gracias a su asociación "Tejedoras de esperanza" que salva a las personas de la trata.

Entrevista con Blessing Okoedion

¿A quién bendice hoy?

R.- Es una mujer emancipada que sabe lo que significa la libertad, no sólo para mí sino también para otras mujeres. Soy una mujer que ha vivido la trata, un fenómeno que le quita la dignidad. Esto es lo que siempre me empuja a luchar contra estas injusticias, contra esta esclavitud que impide y destruye los sueños de tantas mujeres y niñas.

Usted fundó "Tejedores de esperanza", ¿cómo surgió este proyecto? ¿Y de qué manera se realiza su compromiso?

R. - Antes de hablarles de mi proyecto, debo recordar el importante papel que ha desempeñado la hermana Rita Giaretta en nuestras vidas, ya que las mujeres que fundaron la asociación conmigo son todas mujeres supervivientes de la trata. La hermana Rita no sólo nos acogió, sino que creyó en nuestra emancipación. Recuerdo que un día, hablando con ella, me dijo que no podíamos quedarnos callados, aplastados por el pasado, porque todos los años hay muchas mujeres que son víctimas de la trata, que son maltratadas y privadas de sus derechos. La historia de uno es muy importante, pero no es suficiente. Necesitamos una plataforma para poder decirles a las chicas que fuimos como ellas pero que hoy estamos viviendo, hoy también estamos luchando por su libertad, estamos viviendo realmente una buena vida.

Blessing Okoedion
Blessing Okoedion

¿Cómo conoció a la hermana Rita Giaretta?

R. - En 2013, cuando llegué a Italia, me di cuenta de que lo que me pedían no era el trabajo por el que dejé Nigeria. Cuando llegué a Italia, comprendí que todo era un engaño y entonces presenté una denuncia. La policía me llevó a la Casa Rut. Allí conocí a la hermana Rita, no me fiaba de ella porque la persona que me había traído era una mujer que profesaba ser cristiana. Estaba decepcionada, pero cuando llegué a la Casa Rut, vi otro mundo, el amor verdadero, vi la pasión por luchar por los débiles, vi la pasión por los seres humanos, vi la pasión que impulsa a otras chicas a comprometerse.

Has denunciado, pero para llegar a hacerlo hay pasos: desde la conciencia de haber sido engañado, hasta estar en la calle. ¿De dónde viene la fuerza para presentar una denuncia?

R. - Tengo que agradecer a Dios el valor que me dio, agradecer a mis padres que creyeron en la educación de una mujer, algo que no se da por sentado en un pueblo de Nigeria. Es la educación la que da el conocimiento. Antes de mi partida tenía una licenciatura en informática, vine a Italia a trabajar. Pero caí en manos de una mujer que logró ganarse mi confianza. Cuando llegué a Italia me dijeron que tenía una deuda de 65 mil euros, así que enseguida comprendí que estaba atrapado. En mi interior trataba de entender cómo salir de esta situación. Al llegar a la calle, donde había sobre todo chicas menores de edad, todas me recibieron, pero luego todas lloraron, otras se enfadaron porque decían que en Italia no había trabajo y en cambio nosotros habíamos creído lo contrario. En mi primer día en la calle, llegó el coche de un cliente, yo estaba llorando y en un momento dado los demás me dijeron que tenía que reír y no hablar, tenía que fingir como si ese fuera realmente el trabajo que quería hacer. He llorado mucho. Esto es esclavitud y hay que romper estas cadenas invisibles.

Blessing Okoedion
Blessing Okoedion

Usted asistió a la reunión presinodal con el Papa Francisco y le dijo que si le obligaban a seguir en ese camino sería mejor morir, porque era como si ya estuviera muerta...

R. - Estaba aterrorizada, no era realmente la vida que quería vivir. Tenía 26 años y no quería vivir como un robot, sin poder elegir qué ponerme, dónde ir, qué hacer, para mí era la muerte. Los traficantes te miran como un producto, los clientes te miran como un producto para comprar, para usar, tus emociones no importan. Es una trampa que viví y entendí lo que significa ser una víctima.

Para esta Jornada Mundial de Oración contra la Trata, ¿cuál es su deseo?

R. - Lo que deseo es una economía sin tráfico, una economía en la que no haya disparidades, sin explotación infantil, este es mi deseo porque todos tenemos que trabajar juntos para combatir esta economía hecha de esclavitud.

08 febrero 2021, 10:47