Buscar

Vatican News
2021.02.02 Una delegación de la parroquia de Trappes encuentra al Papa Francisco el 19 de febrero de 2020 2021.02.02 Una delegación de la parroquia de Trappes encuentra al Papa Francisco el 19 de febrero de 2020 

La parroquia de Trappes, crisol de una fraternidad concreta y sorprendente

El padre Etienne Guillet, de 44 años, sacerdote de la diócesis de Versalles desde 2006, vive su sacerdocio con entusiasmo en esta ciudad del extrarradio parisino, donde la fraternidad humana propugnada por el papa Francisco no es un mero concepto, sino una realidad cotidiana vivida por los feligreses.

Cyprien Viet - Ciudad del Vaticano

Trappes es una ciudad de 32.000 habitantes, situada a sólo 10 kilómetros de Versalles, pero con una sociología muy diferente a la de la prefectura de Yvelines, que se percibe como socialmente homogénea o incluso "chic". Por el contrario, el municipio de Trappes, que ha crecido a medida que los trabajadores inmigrantes se han visto atraídos por las fábricas de la región de París, ha visto crecer y mezclar su población a lo largo de los años. En la actualidad, hay 70 nacionalidades presentes en la ciudad, de las cuales 45 son feligreses.

El multiculturalismo ha dinamizado la comunidad cristiana, que es modesta en tamaño pero "en buena forma", se alegra el padre Guillet, que cuenta con entre 500 y 600 feligreses regulares. Cabo Verde, Congo, Costa de Marfil, India, con muchos católicos de la comunidad tamil de Pondicherry, Madagascar y los territorios franceses de ultramar constituyen una gran parte de los miembros.

El padre Guillet visitando a una familia tamil
El padre Guillet visitando a una familia tamil

"La parroquia es un reflejo de esta joven ciudad", en la que "los cristianos son una minoría, pero viven su fe de forma radiante", explica el párroco, que no ve ninguna contradicción entre ser una franca minoría y vivir la fe con libertad y entusiasmo. "La mezquita de Trappes tiene una capacidad de 3.000 personas, y nuestra iglesia sólo tiene 400 plazas: no estamos en la misma escala", dice el padre Guillet, que sin embargo vive un ministerio profundamente feliz en este contexto de catolicismo popular.

Feligreses visitando una mezquita
Feligreses visitando una mezquita

La diócesis de Versalles, un territorio alegremente contrastado

Esta parte de la realidad diocesana no es marginal, aunque no corresponda a la imagen de "diócesis rica y privilegiada" que muchos tienen cuando observan los datos sociológicos de la diócesis de Versalles, que conserva una notable cantera de seminaristas y jóvenes sacerdotes, a menudo procedentes de familias burguesas. Es el caso del padre Étienne Guillet, que había asistido a una escuela de negocios antes de entrar en el seminario. Pero esto no le impide vivir hoy su sacerdocio en un medio obrero con gran felicidad, en la dinámica de una diócesis donde la multiculturalidad es una realidad viva y dinámica. "Nuestro antiguo obispo, Mons. Aumonier, decía a menudo: "Soy el obispo de Versalles, pero también soy el obispo de Trappes, el obispo de Les Mureaux", una forma de desplazar la mirada. Estaba muy apegado a estas parroquias, porque están vivas, hablan de la juventud de la Iglesia. Se había dado cuenta de que en estos barrios se inventan muchas cosas, y se inventan en paz", explica el padre Guillet, que lamenta la imagen negativa que se da de estas zonas suburbanas parisinas.

Organiza regularmente encuentros con sus cohermanos de otras seis parroquias de los barrios populares, para reflexionar juntos sobre las cuestiones que afectan a la gente, como la emigración, la precariedad, el lugar de los jóvenes y su futuro profesional. "Es estupendo ser párroco en estos barrios, porque hay una aventura evangélica", exclama el padre Guillet. "En la parroquia conseguimos vivir bien en paz según el Evangelio, en 45 países diferentes, en estilos de vida distintos... No todos se entienden muy bien, pero esta comunión, esta armonía, es un signo para todo nuestro entorno. Se puede sentir con la punta de los dedos, en lugares como éste, hasta qué punto una parroquia tiene vocación de mundo. Y una vocación feliz", insiste.

Bendición de las mochilas de los niños
Bendición de las mochilas de los niños

"Me alegró oír a personas que nunca venían a la iglesia decir el verano pasado: "Sentimos que se lleva bien en la iglesia parroquial de Trappes". Esto significa que, en una ciudad compleja, no siempre armoniosa, somos un signo de armonía. Cristo nos une, y esto está destinado a crecer", recuerda.

 

Las intuiciones del Papa Francisco llegan a la vida cotidiana de los feligreses

"Nuestros feligreses no necesariamente van directamente a leer las declaraciones y los textos del Papa Francisco, pero han entendido bien sus llamados a no centrarnos en nosotros mismos, a no sucumbir a la tentación de otro comunitarismo que sería un catocomunitarismo, estando bien entre nosotros, en las fiestas parroquiales, en la catequesis parroquial, entre nosotros", explica.

El 19 de febrero de 2020, durante una peregrinación parroquial a Roma organizada poco antes del encierro, algunos de ellos habían podido encontrarse con el Papa Francisco al final de una audiencia general. Con la ayuda del obispo auxiliar de Versalles, monseñor Bruno Valentin, que traducía del francés al italiano, el Papa pudo mantener una conversación improvisada con la delegación. "El Papa nos hizo muchas preguntas: "¿Lo hacéis con los musulmanes? ¿Cómo están sus hijos? ¿Logran transmitirles la fe?". Los feligreses de Trappes se sintieron muy conmovidos por su atención y escucha.

Esta peregrinación fue también un momento excepcional para sus feligreses, que en su mayoría nunca habían viajado fuera de Trappes y de su país de origen, y que pudieron tomar conciencia del compromiso fraternal de la Iglesia también en Roma, especialmente a través de las acciones de la Comunidad de Sant'Egidio. "Esto es exactamente lo que estamos viviendo", se entusiasmaron los feligreses. Por tanto, las llamadas del Papa a vivir la fraternidad humana no son desestabilizadoras para los feligreses de Trappes. "Se reconocieron plenamente en este mensaje, en este aliento", explicó el padre Guillet.

Construir una relación de confianza con los musulmanes

"Cuando el Papa pidió que se acogiera a los inmigrantes, varios musulmanes se acercaron a mí en la rectoría y me dijeron: 'Hemos oído lo que ha dicho tu Papa'. Escuchamos lo que dijo su Papa. Y este proceso de vínculo entre culturas, de vínculo con los más frágiles, y de vínculo entre religiones, nos habla y queremos hacerlo con ustedes". Se han creado amistades duraderas, y algunos musulmanes vienen regularmente a comer al presbiterio. "Quiero ir por el camino con los cristianos", dicen algunos musulmanes vinculados al padre Guillet, especialmente en el contexto de la ayuda a los refugiados.

"Esto nos ha dado un horizonte de diálogo, que tal vez no sea compartido con todo el mundo, pero sí con una gran parte de los líderes musulmanes y de la población. Nos ha dado una base feliz para establecer un diálogo permanente, en una ciudad que no es sencilla, que ha sido atravesada por atentados mortales", reconoce el padre Guillet, que señala que al menos 60 jóvenes de Trappes se han marchado a hacer la yihad a Irak y Siria, muchos de los cuales no han vuelto.

Operación de ayuda alimentaria
Operación de ayuda alimentaria

"La ciudad no es violenta en la superficie, pero tiene sus redes subterráneas, que son reales", observa el padre Guillet. Este hecho no le desanima. " Y en la comunidad musulmana tenemos muchos aliados, que han llorado al ver que nuestra ciudad está de luto por la pérdida de tantos jóvenes en la yihad. Era un secreto vergonzoso para nuestra ciudad. Nadie quería eso. Así que tenemos toda una red de amigos, incluso entre los musulmanes, para tirar en la otra dirección, a través de la educación, la amistad, los proyectos de solidaridad. No es inevitable que una ciudad vaya mal", explica el padre Guillet. "Ahora hay una lucha cuerpo a cuerpo para mejorar esta ciudad, para que la gente hable entre sí, no se repliegue. Queremos asegurarnos de que los que se vean tentados por una ideología disparatada estén anclados en el diálogo. En seis años tengo la impresión de que esta ciudad está mejorando, que la gente habla entre sí, que las cosas están menos divididas", explica.

También se ha creado una dinámica "inteligente y constructiva" con el nuevo equipo municipal, que está al frente desde las últimas elecciones. El párroco, de 40 años, y el alcalde, de 30, de cultura musulmana, se tutean y se llaman regularmente. El equipo municipal no se toma la religión a la ligera, lo que refleja una importante evolución generacional e ideológica en esta ciudad marcada por una cultura política de izquierdas, donde las relaciones entre la Iglesia y el municipio no siempre han sido fáciles. Pero las tensiones del pasado ya no están presentes.

"Tras el atentado de Niza, todos los líderes religiosos musulmanes y los miembros del consejo municipal vinieron a la salida de la misa de Todos los Santos y juntos plantamos un olivo. El hecho de que nos hayamos reunido todos, religiosos y políticos, para decirnos que la paz requiere que nos arremanguemos juntos fue algo único", dice el padre Guillet.

Tras la misa del Día de Todos los Santos de 2020, se plantó un olivo delante de la iglesia parroquial de Trappes, en presencia de los representantes electos locales y de los representantes de la fe musulmana.

Asumir plenamente la propia fe con respecto a los demás creyentes

Más allá de estos momentos álgidos y de la gestión de la crisis, la relación entre cristianos y musulmanes se vive a diario, sobre todo en la escuela Sainte-Marie de Trappes, que acoge a una gran mayoría de alumnos musulmanes "con una proclamación explícita de la fe cristiana y sin el menor impedimento. "Para nosotros, una escuela de 350 niños, donde los pequeños cristianos y los pequeños musulmanes crecen juntos, de forma confesional y respetuosa, es una inmensa plataforma de encuentro", explica el padre Guillet, que se inspira especialmente en el pensamiento espiritual del beato Pierre Claverie, obispo de Orán martirizado en 1996.

La parroquia de Trappes cuenta también con un oratorio, que acoge cada tarde a los niños musulmanes del barrio y a los refugiados para darles apoyo educativo. "Todos estos pequeños que pasan a la sombra del campanario habrán visto la Iglesia como un lugar acogedor que les habrá ayudado a crecer. Si podemos ser un signo de la autoridad de Cristo, del que hablaba el Evangelio el domingo pasado, ayudando a estos pequeños cristianos y musulmanes a crecer, es estupendo, explica el párroco de Trappes, con entusiasmo. "Como en otros lugares, como en Oriente Próximo, la Iglesia, por pequeña que sea, tiene un papel que desempeñar. Si tenemos la experiencia de una concordia "ad intra", y Cristo nos llama a ver en cada hombre un amigo, nos da la motivación para levantarnos por la mañana".

 

La cercanía con los feriantes y cirqueros

Además de sus funciones como párroco, el padre Étienne Guillet es también capellán de los artesanos de la fiesta, es decir, de los feriantes y cirqueros. "Poner en contacto a personas que no se cruzarían" en otros lugares forma parte del "patrimonio genético" de la Iglesia, insiste el padre Guillet, a quien le gusta esta frase de la "Oración eucarística por la reconciliación de los pueblos", en la que el celebrante dice al Señor: "Te reconocemos en acción cuando personas que no se hablan se ponen de acuerdo para hacer juntos parte del camino". Para él, la Iglesia se encarna allí, en este viaje.

Bautismo bajo una carpa
Bautismo bajo una carpa

"Veo mi ministerio como sacerdote como un ministerio de reconciliación y comunión", explica el padre Guillet, que ha querido aprovechar la Navidad para dar una oportunidad a la gente del circo. "El mundo del circo, ya de por sí precario, se encuentra en inmensas dificultades ante la pandemia de coronavirus. Así que invité a dos familias de circo a animar la Nochebuena. Fue maravilloso", recuerda con emoción, y añade que no se trataba sólo de una cuestión de entretenimiento, sino de un enfoque pastoral. "Ellos son nómadas, nosotros somos sedentarios. No nos cruzamos demasiado, incluso nos tememos, pero bajo el techo de la iglesia rezamos juntos toda la noche de Navidad”.

La frase de San Pablo: "Ya no hay judíos, ni griegos, ni hombres, ni mujeres, ni esclavos, ni libres", es digna de actualizarse. "Nosotros, si seguimos conjugando esta fraternidad humana a la que nos invita el Señor Jesús, deberíamos añadir "Ya no hay nómadas ni sedentarios, ya no hay gadjés ni gitanos". ¡Nos reconocemos como hermanos! Los cristianos deben mantener una fraternidad más fuerte que las etiquetas y la estigmatización.

El padre Guillet con dos jóvenes artistas de circo
El padre Guillet con dos jóvenes artistas de circo

La pandemia, un nuevo contexto planteado con serenidad

En el último año, el contexto de la pandemia de coronavirus, que ha alterado los ritmos de vida en todo el mundo, no ha impedido que la parroquia siga viviendo como una red de fraternidad activa y dinámica. El padre Olivier Rousseau, vicario de la parroquia de Trappes, el seminarista Géraud Patris de Breuil y el diácono Alain Oura trabajan conjuntamente con el párroco y los miembros del consejo pastoral para que nadie quede olvidado. "Hemos elaborado una lista de personas aisladas, unas 80 personas identificadas, a las que se llama por teléfono por turnos. La prioridad, de acuerdo con el obispo, era también llevar la comunión a los enfermos. Y, sobre todo, no nos quedamos en la rectoría, sino que recorremos los barrios para visitar físicamente a nuestros feligreses, para romper la soledad, manteniendo una distancia prudencial para no correr riesgos innecesarios." Los pacientes con coronavirus también son visitados en el hospital, respetando las medidas sanitarias.

Es admirable", dijo, al tiempo que precisó que cuando la iglesia pudo reabrir sus puertas, todos volvieron. "Para ellos, no había sido un gran problema. Habían perdido un poco la comunión, pero la vida en Dios, la vida en Jesús, había continuado, tranquilamente. Con el rosario, la oración de los niños, la misa en la televisión, los grupos de WhatsApp para la meditación de la Palabra de Dios que cada familia dirigía por turnos a las 7 de la mañana, con la preocupación por los pobres y los vecinos, seguimos adelante".

La urgencia de la fraternidad

Este compromiso con la confraternidad no es tan consensuado como podría parecer a primera vista. "No todo el mundo está en esta línea, incluso en la comunidad cristiana", reconoce el sacerdote. No sólo se hacen amigos diciendo eso, sino que no se está necesariamente seguro diciendo eso. ¡Pero estamos aquí para comprometer nuestras vidas! El Evangelio es una aventura, que tiene su espesor con su parte de riesgo".

En los meses venideros, la dinámica se basará en una consigna: "Desconfiemos de nuestros corazones". Cualquiera que sea la magnitud de los retos a asumir y las nuevas fragilidades sociales que aparecerán en la ciudad de Trappes, la urgencia de la fraternidad se agudizará aún más. "Si dejamos de creer en esta amistad, si dejamos de comprometer nuestras fuerzas en el encuentro, el cuerpo social se fracturará. Pero este no es el plan de Dios.

03 febrero 2021, 14:52